Français | English | Español | Português

República de Irlanda Política

Pese a que el pasado sábado entraron en vigor las recién aprobadas subidas de impuestos a grandes empresas, alcohol y tabaco en España, en un buen número de países se acumulan las promesas para aliviar la fiscalidad que soportan las compañías. La globalización provoca que la competencia fiscal entre países tenga al mundo por tablero y en este entorno los tipos de Sociedades, que gravan los beneficios empresariales, no han dejado de bajar en las últimas décadas en el contexto internacional. Si el tipo nominal entre los países industrializados estaba en el 47,5% en 1981, en 2013 había caído al 25,5%, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE). La política no ha quedado indemne de esta batalla por atraer empresas a un país u otro. En las últimas semanas se han acumulado las promesas de rebajas tributarias. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se comprometió en campaña a rebajar el Impuesto de Sociedades del 35% al 15% en lo que ha sido un eje en su campaña que recuerda a la política de Ronald Reagan. Precisamente, Reagan bajó los impuestos a las empresas en EE.UU. al nivel actual guiado por el economista Arthur Laffer, creador de la famosa «curva de Laffer». Según esta teoría, si un sistema fiscal tiene un grado alto de impuestos y grava por encima del 50% de la renta, al bajar los impuestos por debajo de este umbral aumentará la recaudación al espolear la actividad. Reagan bajó impuestos pero el resultado no fue el esperado: los ingresos cayeron y el déficit se disparó. Como símbolo de la tendencia de bajadas tributarias a las empresas que han seguido los países en las últimas décadas, cuando Reagan redujo el Impuesto de Sociedades, el tipo nominal en Estados Unidos estaba en el 46%. La oleada iniciada por Trump la han seguido más países. La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, anunció la semana pasada que iba a bajar la fiscalidad a las empresas para tener los impuestos más bajos del G20. El candidato presidencial conservador galo, François Fillon, también cuentacon un discurso de bajadas de impuestos a las empresas –en la actualidad Francia tiene uno de los tipos más altos en Sociedades, del 34,4%–. El último en incorporarse a este alud de promesas de rebajas ha sido el italiano Matteo Renzi hace unos días. «Elecciones recientes o a la vista y la incertidumbre del efecto Brexit pueden haber jugado un papel relevante en estos anuncios, así que habrá que ver si se consuma esa carrera a la baja», analiza Daniel Vaccaro, profesor de fiscalidad en EAE, que añade que la tendencia en Europa es «observarse de reojo». La UE también ha acusado esta tendencia a la baja: cuando arrancó el euro en 2001, la media de tipos en Sociedades era del 30,4%, antes de la crisis en 2008 estaba en el 23,8% y este año oscila en torno al 22,5 %. Estaba bajada de tipos generalizada ha ido de la mano de una menor recaudación en la mayor parte de los países. En 1965, la media de los países de la OCDE ingresaba un 2,1% del PIB por Sociedades. Desde entonces la aportación de los impuestos a las arcas públicas fue creciendo hasta llegar al 2007, año previo al estallido de la crisis mundial en el que alcanza un 3,6% del PIB de estos países. Desde entonces el bajón ha sido considerable y en 2013 la media arrojaba un 2,8%. La tendencia ha cambiado. Si antes las empresas debían hacer frente a doble tributación al operar en varios países, ahora el peligro es el contrario. Un riesgo acrecentado por la desviación de beneficios a paraísos fiscales o acuerdos ventajosos fiscalmente como el que denunció recientemente la Comisión Europea entre Apple e Irlanda o los que firmó Luxemburgo con multitud de multinacionales con Jean-Claude Juncker como primer ministro. «El resultado global de esa pugna por la localización de beneficios en tu territorio a costa de otros países se ha retratado como una carrera hacia el precipicio para el Estado del Bienestar», lamenta Vaccaro. En Europa, si bien los ingresos en relación al peso de la economía han menguado, la recaudación sigue más o menos en niveles parecidos: en 2001 la UE ingresaba un 2,7% de su PIB por Sociedades, en 2008 recaudaba un 2,9% y en 2015 alcanzó el 2,5%. España, camino opuesto En esta carrera de rebajas, España ha seguido el camino opuesto en los últimos cuarenta años. En parte ello se ha dado porque tradicionalmente venía de unos niveles de recaudación muy bajos. En 1965 recaudaba un 1,3% de su PIB en Sociedades, casi la mitad que los países desarrollados. Hasta los noventa, España no se acercaría a los niveles de ingresos de las principales economías mundiales, cuando comienza a recaudar más de un 2% del PIB. En los años de bonanza, España llegó a superar a la media europea al ingresar un 4,8% de su PIB frente al 3,2% de media europea: era época de beneficios récord en los balances de las empresas por el boom de la construcción y de ingresos históricos para Hacienda, que en 2007 llegó a ingresar 44.823 millones. Desde entonces, la recaudación de Sociedades pasó a ser de menos de la mitad. Las últimas reformas fiscales han acercado el tipo nominal de Sociedades de España –que ha caído del 35% al 25% en diez años– al de la media europea y en los años de crisis la recaudación ha recuperado poco a poco niveles cercanos a la media continental, al ingresar un 2,4% de su PIB en 2015, una décima menos que la UE. En 2015 ingresó 20.649 millones pero la idea es que los ingresos den un salto más. Como recordó el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, el objetivo es que el rango de recaudación esté en los 26.000 millones de euros y así recuperar parte de los ingresos pérdidos durante la crisis. El reto es cerrar agujeros en el impuesto, ya que las empresas en 2015 tuvieron beneficios récord desde 2007 pero tributaron menos de la mitad. Vaccaro cree que en los últimos años, el Gobierno ha dado pasos en la dirección adecuada, al reducir el tipo nominal al 25% «casi alineado con la media mundial» al mismo tiempo que se cerraban agujeros. En este sentido, España sigue la tendencia mundial. Como recoge el Global Tax Rate Survey 2015 elaborado por la consultora KPMG, los países en los últimos años están haciendo lo mismo: reducir el tipo nominal y quitar deducciones. Mientras Sociedades baja, la tendencia es que el IVA aumente, recoge el estudio. Este camino continúa con el ramillete de deducciones y bonificaciones que desaparecieron ayer en el impuesto. Más impuestos al consumo Mientras las empresas parecen contar con tipos más reducidos, el IVA aparece como el impuesto en el que más países coinciden en subir en los últimos tiempos. Así lo asegura el informe Global Tax Rate Survey elaborado por KPMG. El tipo nominal de IVA entre los pocos –solo trece– países que tenían el impuesto en 1975 era del 15,5% de media en la OCDE. En 2007 ya lo aplicaban los 35 países industriales que forman parte del llamado «club de los ricos» y de media el tipo general era del 17,7%. Con la crisis, el IVA ha aumentado más, y el tipo medio en 2016 ha ascendido al 19,2%. Algo parecido ha ocurrido con la recaudación: si en 1965 el IVA ingresaba un magro 0,7% del PIB de los países de la OCDE, este porcentaje se ha elevado hasta el 6,8% en 2014. España ingresa un 6,5% frente al 7% de la UE, lo que ha llevado a Bruselas a pedir reclasificar productos que ahora están gravados a tipos reducidos (10%) al general (21%).
www.abc.es | 6/12/16
El secretario de Estado de Hacienda, José Enrique Fernández de Moya, reclamó ayer que se deje actuar a la Agencia Tributaria Estatal (AEAT) «con absoluta normalidad», al tiempo que recuerda que el sistema de recaudación fiscal en España está dirigido por «magníficos profesionales». En la cadena de reacciones, los técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) han solicitado a la AEAT que remita a la Fiscalía los datos relacionados con las revelaciones publicadas este fin de semana por la red de periodismo de investigación EIC sobre el desvío de capitales y el impago de impuestos en el fútbol, en las que figura con letras mayúsculas la estrella del Real Madrid Cristiano Ronaldo. El asunto ha llegado al presidente del Gobierno, madridista declarado, quien ha delegado en los profesionales de la AEAT: «Sobre eso que se moje la Agencia Tributaria, yo procuro no opinar de lo que no sé», afirmó Mariano Rajoy. Aunque se dice sereno y con ganas de aclararlo todo, Cristiano Ronaldo vive horas tensas en España. Pesa sobre él la sospecha de haber desviado 150 millones a las Islas Vírgenes, que no habría declarado a Hacienda. En el trasfondo de la cuestión, aparece el segmento por el que ha empezado a zozobrar la estabilidad de los astros del fútbol (Messi, Xavi Alonso, Mascherano, Falcao...), los derechos de imagen, el actual caballo de batalla de CR. Los derechos de imagen de los deportistas enlazan con un derecho de las personas protegido en la Constitución (artículos 10 y 18.1) y por una Ley Orgánica de 1982 que garantiza el honor, la intimidad y la imagen de las ciudadanos españoles. «Desde el punto de vista constitucional, el derecho a la imagen es un derecho fundamental. Y desde el punto de vista del derecho civil es un derecho de la personalidad», explica a ABC el abogado cántabro Ignacio Arroyo. Aplicados a cualquier ser humano, el asunto presenta un doble sector. Desde la vertiente positiva, sería la facultad de obtener, reproducir y publicar la propia imagen y a autorizar a terceros a que lo hagan. Desde la negativa, consistiría en impedir la obtención, reproducción y publicación de la propia imagen por un tercero que carece del consentimiento del titular. El derecho de imagen se ciñe, en realidad a tres polos: la voz, el nombre y la imagen de las personas. Limbo legal Trasladado al deporte, los derechos de imagen se encuentran en un cierto limbo legal, al decir de algunas consultadas por ABC. No se hace ninguna referencia a ellos en la Ley del Deporte de 1990 que rige el sistema jurídico-deportivo en España. En el caso del fútbol, los rendimientos del trabajo de un jugador en la relación laboral con un club no pueden ser inferiores al 85 por ciento del salario. El otro 15 por ciento se recibe a través de derechos de imagen. Por el 85 por ciento, el futbolista tributa a Hacienda el 47 por ciento de su sueldo federativo, según el IRPF español, y por el 15 por ciento paga un tipo menor según el impuesto de sociedades, el 28 por ciento. Este tipo de relación laboral existente en el fútbol (la doble contratación, individual y derechos de imagen) solo se da en deportes de equipo, ya que en los individuales (motociclismo, tenis, golf...) se establece un sistema de contratación mercantil. Según la ley española, los deportistas con residencia en España deben tributar todos sus ingresos, incluidos los derechos de imagen, en nuestro país. El fraude se produce cuando los futbolistas crean empresas en países con una fiscalidad mucho más baja o incluso cero, a través de las cuales cobran ese 15 por ciento de su salario. En ese punto se encuentra Cristiano Ronaldo y los 150 millones que supuestamente han podido ser desviados a través de Irlanda (tiene el impuesto de sociedades más bajo de la Unión Europea) y las Islas Vírgenes. «En realidad, el asunto es sencillo y se puede resumir en tres preguntas. ¿Cuál es la norma en España? ¿Cuánto se ha pagado? ¿Y cuánto se debería haber pagado», matiza Ignacio Arroyo. Los derechos de imagen son base fundamental en el trabajo de los atletas fuera de la competición. La pauta de comportamiento es bastante similar en la mayoría de los deportes. El futbolista, piloto o ciclista adquiere un compromiso publicitario con una firma, y ésta tiene derecho a utilizar al deportista durante un tiempo pautado. Una hora, dos o tres. Y periodos de tiempo establecidos por contrato durante un año. Cincuenta minutos para un evento, setenta para una firma de autógrafos, ochenta para una sesión con clientes, etc, etc. Las grandes estrellas cobran una tarifa por horas extras. Si la firma o el acto se alargan del tiempo reglamentado por contrato, la parte contratante tendrá que añadir algún cero adicional a la factura que se encontrará su director financiero.
www.abc.es | 6/12/16
La OCDE ha publicado este martes los resultados del estudio PISA 2015 que evalúa cada tres años los conocimientos y las competencias de los jóvenes escolarizados de 15 años de 72 países en las áreas de Lectura, Matemáticas y Ciencias, aunque este año la competencia en la que más se ha profundizado ha sido la de Ciencias. Y la evaluación de los alumnos españoles ha sido, en general, positiva. Por primera vez nos situamos en la media de los 34 paises de la OCDE, los más avanzados de mundo. En palabras del ministro de Educación, los resultados son «muy satisfactorios porque hemos conseguido romper la brecha educativa». Por ello, Íñigo Méndez de Vigo ha querido felicitar a los docentes, «que son los principales responsables». Como novedad, en el caso de España, destaca que se trata de la primera vez que todas las Comunidades Autónomas han participado en la evaluación de PISA. Además, es la primera vez que la prueba se ha desarrollado íntegramente por ordenador y con resolución de problemas colaborativos. Por encima, en Lectura Los datos del Informe PISA 2015 sobre Lectura para España son «históricos», según Educación, en cuanto a que nuestro país consigue una puntuación media de 496, tres puntos por encima de la media de la OCDE (493). Se trata, efectivamente, de la primera vez que España se sitúa por encima de la media en Lectura. Pero si miramos al podio, la distancia es considerable. Los mejores resultados los obtienen Singapur (535), Canadá (527), Finlandia (526) e Irlanda (521), y traduciendo esos puntos a diferencias educativas, eso querría decir que a nivel de conocimientos, nuestros alumnos de 15 años están un curso por debajo de los estudiantes de Singapur de la misma edad (40 puntos en PISA equivalen a lo que un alumno aprende en un curso escolar). Mirando además la evolución de esta prueba, vemos que los buenos resultados, que lo son, se consiguen fundamentalmente por la bajada de los resultados del conjunto de los países. De hecho, en 2000 la media de la OCDE en Lectura fue de 500 puntos y la de España de 493. En cuanto a las Comunidades Autónomas españolas, las mejores puntuaciones en Lectura corresponden a Castilla y León (522), Comunidad de Madrid (520), Navarra (514) y Galicia (509), que son significativamente superiores al promedio del conjunto de los países de la OCDE (493). Prácticamente en la media, en Matemáticas En Matemáticas sucede algo parecido. España mejora muy poco respecto de 2003 (de 485 subimos a 486) mientras que la media de la OCDE desciende de 500 a 490 puntos, dejándonos a solo 4 puntos de la convergencia. Los mejores resultados vuelve a obtenerlos Singapur (564), seguido en este área por Japón (532), Corea del Sur (524) y Suiza (521). Esto supondría, respecto del primero, casi dos años de retraso para nuestros estudiantes. En cuanto a las Comunidades Autónomas españolas, las puntuaciones más elevadas en Matemáticas corresponden a Navarra (518), Castilla y León (506), La Rioja (505) y Comunidad de Madrid (503), por encima del promedio del conjunto de los países de la OCDE (490). Igualados en Ciencias Al igual que ocurre con Lectura y Matemáticas, los resultados en Ciencias dejan unas buenas cifras para los alumnos españoles, que con 493 puntos igualan la media de la OCDE. Aunque también se trata de la primera vez en la historia que España consigue situarse a la altura de la OCDE en esta disciplina, la lectura de la evolución nos revela que ha sido porque mientras nosotros hemos mejorado desde los 488 puntos de 2006 hasta los 493 de 2015, la OCDE ha descendido de 500 a 493 puntos. Una vez más, los mejores resultados los obtiene Singapur (556) y Japón (538), seguidos en este área por Estonia (534) y Finlandia (531). Aquí, el retraso de nuestros alumnos respecto de los de Singapur sería de un curso y medio. En cuanto a las Comunidades Autónomas españolas, las puntuaciones más elevadas en Ciencias corresponden a Castilla y León (519), Comunidad de Madrid (516), Navarra (512), y Galicia (512), superiores al promedio del conjunto de los países de la OCDE (493). Un sistema equitativo En la presentación de los datos del informe PISA para España. Méndez de Vigo quiso destacar que nuestro sistema educativo «evidentemente puede mejorar. Pero es un buen sistema». Y subrayó que España es el tercer país en los que menos influencia tiene la procedencia social y económica de los alumnos, lo que nos ha permitido en esta edición de PISA, reducir significativamente el porcentaje de alumnos rezagados por debajo del que presenta la media de países de la OCDE. La disminución del porcentaje de alumnos rezagados ha sido clave Mientras que en Lectura los alumnos españoles rezagados representan el 16% frente al 20% de la OCDE, en Matemáticas suponen el 22%, frente al 23% de la OCDE y en Ciencias, un 18% frente al 22% de alumnos rezagados de la OCDE. En la mejora de este segmento de alumnos está otra de las claves de los datos positivos -en promedios- obtenidos por España en PISA 2015. Estos estudiantes rezagados lastraron significativamente los resultados de los anteriores informes pero, como ha explicado el secretario de Estado de Educación, Marcial Marín, «desde 2012, las políticas del Gobierno se han dirigido a reforzar la autonomía de los centros y el liderazgo pedagógico en cuanto a la atención a la diversidad y evaluación del sistema». Diferentes resultados obtenemos en los niveles de alumnado excelente. Aquí aún seguimos por debajo de la media. Así nuestros porcentajes son de un 5% de alumnos excelentes en Lectura (OCDE 8%), de un 7% en Matemáticas (OCDE 10%), y de un 5% en Ciencias (OCDE 8%).
www.abc.es | 6/12/16
El Gobierno en minoría de Irlanda ha anunciado este jueves que no bloqueará la proposición de ley sobre la legalización de la marihuana con fines médicos, una iniciativa que ha sido respaldada por el resto de partidos en el Parlamento irlandés.
www.europapress.es | 1/12/16
David Van Reybrouck es un ensayista belga, autor de «Contra las elecciones» un libro donde retrata los males del sistema electoral contemporáneo y propone explorar otras alternativas, entre otras esencialmente la de la elección por sorteo de asambleas deliberativas. El presente artículo ha sido publicado en varios medios europeos. El Brexit en el Reino Unido o la elección de Donald Trump para la Casa Blanca ilustran dolorosamente el peligroso camino emprendido por todas las sociedades occidentales: la reducción de la democracia al ejercicio del voto. Nuestra negativa a cambiar nuestros métodos ha hecho de la agitación y la inestabilidad política perfiles distintivos de la democracia en Occidente. Esta constatación podría aplicarse igualmente a la Unión Europea que preside Jean-Claude Juncker. Y esto no es todo. En diciembre Austria puede elegir a su primer jefe del Estado de extrema derecha en la era moderna, lo que deja indiferente a la UE en el mejor de los casos. Italia podría verse gravemente sacudida si el primer ministro Matteo Renzi pierde su referéndum sobre la reforma parlamentaria. Polonia, por su parte, está en el camino de alcanzar a Hungría en términos de régimen autoritario. Bulgaria mira cada vez más hacia Rusia después de las elecciones del 13 de noviembre. Y Alemania, donde el partido euroescéptico Altrernative für Deutschtland (AfD) ya ha superado a la democracia cristiana de la canciller Angela Merkel en ciertas elecciones regionales, vive un aumento constante del populismo de derecha conforme se acercan las elecciones de 2017 Crisis existencial Decenas de sociedades occidentales se ven afectadas por lo que podríamos llamar el «síndrome de la fatiga democrática». Sus síntomas pueden ser tanto la fiebre de los referéndums como la baja del número de militantes de los partidos políticos, la escasa participación electoral o incluso la impotencia de los gobiernos y la parálisis política, ello frente a la observación incesante de los medios, la desconfianza generalizada del público y los levantamientos populistas. Sin embargo, el problema no es la democracia, sino el voto. El continente europeo se hunde. En su discurso sobre el estado de la UE, en septiembre, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, admitió que Europa atraviesa «al menos en parte una crisis existencial». Entonces, ¿por qué no tenemos aún ni siquiera el esbozo de una idea audaz de lo que podría representar la democracia europea? Hasta ahora, la UE ha dado la peor de las respuestas posibles ante el Brexit, alzando los hombros y volviendo a las consideraciones técnicas cotidianas. Como si quisiera decir: «La campaña del Brexit estaba tan plagada de mentiras que la UE no necesita hacer ninguna introspección porque no habrá reacción en cadena». Hasta ahora, Juncker ha dado también la peor de las respuestas a la elección norteamericana, al reprochar al presidente electo su ignorancia: «Perderemos dos años hasta que Trump haya dado la vuelta a un mundo que no conoce». Puede que sea cierto, pero el hecho de descartar sin contemplaciones a los Trump, los Farage y otros Johnson tratándolos de idiotas y mentirosos, al tiempo que se niegan a tomar en serio la cólera y los temores de millones de electores que están tras ellos, no hace más que arrojar leña al fuego. Existen otra vez dos Europas. Y esta vez no es el Este contra el Oeste o el capitalismo contra el comunismo. La división se traza entre aquellos que se sienten representados políticamente y los que tienen la impresión de que los han dejado de lado... hasta que llega un dirigente populista. Martin Schulz, el presidente socialista del Parlamento Europeo, ha hecho hace poco un llamamiento al «levantamiento de los decentes», lo que de hecho constituye la estigmatización de buena parte de esa otra Europa, los «indecentes». Una sorpresa para alguien que, como yo, aún creía que el socialismo consiste en ocuparse de los más desfavorecidos. Y según Guy Verhofstadt [el líder de los liberales en el Parlamento Europeo] la respuesta a Trump no es más democracia en Europa, sino más defensa. ¡Como si el mayor peligro no viniese del interior! La principal amenaza para la UE no es Rusia, sino la UE misma. Y eso no le ha impedido decir recientemente al expresidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy: «Me muero de risa cuando la gente habla de déficit democrático. Reconozco que la UE debe funcionar mejor, pero su cualidad democrática es irreprochable». Las gentes quieren ser escuchadas No estoy de acuerdo con esa opinión. La principal razón del hundimiento de la UE es esa brecha que existe a ojos del público entre los ciudadanos y Bruselas. Y ya es hora de que los primeros tengan la palabra sobre Europa, no solamente a través de la representación sino también a través de la participación. Marcar una papeleta cada cinco años ya no es suficiente. ¿Dónde está la voluntad razonada del pueblo en todo este debate? ¿Dónde tienen los ciudadanos europeos la posibilidad de obtener la mejor información posible, de dialogar entre ellos y de decidir colectivamente su porvenir? Ciertamente no en la cabina de voto. Las gentes quieren ser escuchadas. Existe un medio mucho mejor que las elecciones y los referéndums para permitir que la población se exprese, que es volver al principio central de la democracia ateniense: la designación por sorteo. Desde los escritos de Bernanrd Manin, Loic Blodiaux e Yves Sintomer ya sabemos en la Grecia clásica la gran mayoría de las funciones públicas se atribuían por sorteo. Las ciudades-Estado del Renacimiento, como Venecia y Florencia, funcionaban bajo el mismo principio y conservaron varios siglos de estabilidad política. Una innovación irlandesa Con la selección por sorteo no se le pide a todo el mundo que se pronuncie sobre una cuestión que pocos son capaces de comprender verdaderamente, sino que se designa al azar una muestra de población y se procura que estudien en profundidad el tema con el fin de que adopten una decisión razonada. Una muestra representativa de la sociedad que esté bien informada puede actuar de forma más coherente que el conjunto de una sociedad que no lo esté. Tomemos en serio entonces a los europeos. Dejémoslos expresarse. De qué sirve instruir a las masas si no se les permite hablar. Tomemos el ejemplo de Irlanda, la democracia más innovadora de Europa. A mediados de octubre, cien irlandeses escogidos al azar se reunieron en el seno de una asamblea ciudadana. He aquí un país que confía en sus ciudadanos en lugar de temerlos. A lo largo del año que viene debatirán sobre cinco asuntos, principalmente el aborto, los referéndum y el cambio climático. E invitarán a los expertos que deseen escuchar. Esta es la segunda asamblea de este tipo. En 2012-2014 se utilizó un procedimiento similar para pedir a los ciudadanos irlandeses que formulasen orientaciones políticas sobre ciertos temas, entre ellos el matrimonio homosexual. Su proposición de reforma constitucional fue sometida inmediatamente a referéndum nacional. Era la primera vez en la historia moderna que una Constitución era modificada como resultado de una deliberación de una muestra de la población escogida al azar. He aquí una manera de practicar la democracia en el siglo XXI. Dinámica de diálogo ¿Y si Juncker convocase una asamblea ciudadana similar en la UE? Cada pais miembro podría seleccionar una muestra de cien ciudadanos escogidos al azar para reunirlos durante cuatro días con el fin de dar respuesta a una gran pregunta: «Cómo hacer a la UE más democrática de aquí a 2020». Desde Portugal a Estonia los participantes dispondrian del mismo tiempo y los mismos elementos de información. Al cabo de tres meses, veinte delegados de cada convención nacional, nuevamente elegidos por sorteo, se reunirían en Bruselas para completar una lista de 25 prioridades comunes para la política futura. Eso constituiría un cambio real. Dejando expresarse a los ciudadanos, el presidente Juncker obtendría un orden del día de las acciones futuras que habría sido generado desde la base. Ello concedería a los ciudadanos un papel activo en la definición de su Europa. Mostraría una vía innovadora entre los que piden «más Europa» y los que quieren «recuperar su país» y crearía una nueva dinámica entre los estados miembros y Bruselas. Y, sobre todo, llevaría a las dos Europas a dialogar realmente, en lugar de seguir intercambiando diatribas virtuales.
www.abc.es | 30/11/16
Italia es, con mucha diferencia, el país de la Unión Europea que ha celebrado un mayor número de referéndums. Uno de cada cuatro consultas directas en la UE ha sido italiana. El próximo domingo celebrará otro para autorizar la reforma Constitucional que pretende romper su sistema bicameral perfecto, rebajando el poder del Senado frente al Congreso. Una reforma de enorme calado, cuyo resultado tendrá, a su vez, la lectura de un plebiscito sobre el primer ministro, Matteo Renzi, y que ha despertado la inquietud en el continente por la posible inestabilidad política. Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, Italia ha celebrado 70 referéndums, 71 contando el del 4 de diciembre, según el recuento del Centre for Research on Direct Democracy (C2D), con sede en Suiza, país que ha celebrado 661 consultas directas. Ningún país de la Unión Europea ha celebrado tantos durante todo su periodo democrático, diferente según cada país. El segundo, Irlanda, ha celebrado menos de la mitad, 34; el último, el año pasado, para decir sí a las parejas del mismo sexo. En el tercer puesto empatan, con 22, Dinamarca y Eslovenia; aunque este último celebra casi uno por año desde su independencia de Yugoslavia, en 1991. La media de la Unión Europea está en 11 referéndums. España, con tres, está a la cola. En los tres se voto «sí»: a la Constitución Española (1978), a la permanencia en la OTAN (1986) y a la Constitución de la UE (2005). Hay miembros con menos. Países Bajos solo convocó uno, en 2005, en el que los holandeses dijeron «no» a la Constitución Europea y cerraron la puerta definitivamente al tratado tras el «no» en la consulta francesa. Bélgica, también con uno, es el país que hace más tiempo que no convoca un referéndum. El último fue en 1950 para autorizar el regreso de Leopoldo III como rey de los belgas. La República Checa también ha convocado solo uno, en 2003, para autorizar su entrada en la UE. Alemania es el único país de la UE que no ha consultado directamente a sus ciudadanos desde la Segunda Guerra Mundial, ni como país unificado ni antes en la República Federal. Reformas constitucionales Italia, no obstante, ha rebajado el ritmo de convocatorias de referéndums en los últimos años. En la década de los 90 hizo 32 consultas; entre 2000 y 2009, 19; pero desde entonces solo ha llevado a las urnas a los italianos para una consulta directa una vez, en 2011. Entonces dijeron «sí» a abolir, entre otras cuestiones, el plan de construcción de nuevas centrales nucleares y la privatización parcial del suministro de agua. Solo en la tercera parte de los referéndums en Italia ha vencido el «sí» en la república actual. De las 19 consultas en la primera década del siglo XXI, en 17 ocasiones ganó el «no», bien por recoger el mayor número de votos o bien por no concurrir el número suficiente de votantes para dar validez al resultado. Así, no salió adelante la reforma electoral en 2009; ni la reforma constitucional de Berlusconi en 2006, que incluía mayores poderes para el primer ministro, reducción del número de miembros del Congreso y del Senado, y una mayor descentralización. La reforma constitucional vetada en 2006 pretendía ahondar en la regionalización aprobarada en 2001, después de un referéndum consultivo con un «sí» mayoritario, aunque con solo el 34% de participación. En aquella ocasión, los italianos dieron su beneplácito a la modificación del Título V de la Constitución, en lo que supuso la primera alteración tras una consulta directa del texto que entró en vigor el 1 de enero de 1948, aprobado por los italianos, a su vez, en un referéndum. El domingo se conocerá si la Constitución tendrá una nueva modificación. Lo que votan los italianos La reforma que plantea Renzi afecta a 47 artículos de los 139 con que cuenta la Constitución italiana, que ya había tenido algunos ligeros cambios desde que entró en vigor, el 1 de enero 1948. En realidad, cinco son los temas fundamentales que serán reformados y que son los que constan en la papeleta que deberán depositar en la urna los italianos. A los ciudadanos se les pregunta si aprueban o rechazan estos cinco puntos, informa Ángel Gómez Fuentes: 1. Superación del bicameralismo perfecto. El Senado perdería su función legislativa. Ahora ambas cámaras tienen el mismo poder. 2. La reducción del número de parlamentarios. El número de senadores pasaría de 315 a 100. 3. Contener los costes del funcionamiento de las instituciones. 4. La supresión del CNEL, Consejo Nacional de la Economía y del Trabajo, un ente público inútil. 5. Revisión del Título V de la Constitución. Se trata de una modificación importante, porque se quitan poderes a las regiones que pasan al Estado, en diversos campos como Energía, Turismo o Transporte. En caso de contencioso entre regiones y poder central, el Estado siempre tiene la última palabra por encima de las regiones. Los partidarios del «no» argumentan que se dan excesivos poderes al primer ministro, con el riesgo de una deriva autoritaria. Incluso el semanario británico «The Economist» lo subraya en su último número: «Italia ha producido Benito Mussolini y Silvio Berlusconi y es preocupantemente vulnerable a los populismos», asegura. Pero esta reforma no modifica el poder del primer ministro.
www.abc.es | 30/11/16
La OCDE revisa al alza su previsión de crecimiento económico en España este año para igualarla a la del Gobierno (3,2%), pero se mantiene menos optimista para 2017, al augurar que la cadencia se moderará al 2,3% y que esa tendencia se prolongará en 2018, con un 2,2%. En su informe semestral de perspectivas publicado este lunes, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) manifiesta su inquietud por que el Gobierno en minoría de Mariano Rajoy pueda reducir su capacidad para hacer las reformas que den un impulso a la actividad de forma sostenible. Más allá de alertar sobre los riesgos de turbulencias en los mercados financieros internacionales, la OCDE eleva en cinco décimas la progresión del PIB español en 2016, que tendrá así el quinto más alto de sus 35 países miembros, solo por detrás de Islandia (6%), Nueva Zelanda (3,7%), Israel (3,6%), Eslovaquia (3,3%) e Irlanda (3,1%).
www.abc.es | 28/11/16
Recep Tayyip Erdogan y Angela Merkel son dos de los líderes mundiales elegidos en las urnas que más años llevan en el poder. Esta semana los dos han sido noticia porque podrían sumar aún más tiempo al frente de sus países: él, hasta 2029, ella hasta 2021. Cada uno, en cambio, intenta seguir a su manera. La canciller alemana desde 2005, erigida hoy como principal muro de contención en Europa frente a la ola populista del Brexit, Orban, Wilders, Haider, Kaczynski o Le Pen, acaba de confirmar que se presenta a las elecciones alemanas de 2017. Tras una década gobernando con el apoyo de otros partidos, Merkel se enfrenta a «nuevos problemas». La ultraderecha de Alternativa para Alemania (AfD) va ganando terreno y ella aboga por plantarles cara «juntos, con respeto mutuo y con la aceptación de opiniones políticas muy diferentes». The New York Times escribió hace unos días que «al salir Obama de la escena mundial, Ángel Merkel puede ser la última defensora del orden liberal de Occidente». Si Merkel representa la contención frente al populismo, a Erdogan lo llaman ya el último sultán de Europa. En las últimas horas ha recibido un gran impulso en su intento de transformar a Turquía en una república presidencialista, después de que los nacionalistas en el parlamento mostraran su apoyo a una polémica propuesta para enmendar la Constitución y permitirle permanecer en el cargo hasta 2029. Por el momento, según la Constitución turca, los presidentes sólo pueden gobernar durante un máximo de dos mandatos, pero el AKP, fundado por Erdogan hace más de una década, pretende celebrar un referéndum sobre la reforma dentro de unos meses. Desde que llegó al gobierno del país otomano en 2003, el hoy presidente turco ha pasado de ser un dirigente islamista moderado y dialogante a líder autoritario inspirado en la mano dura de Putin. Pero la popularidad de la señora Merkel no es lo que era, a pesar de que, según una encuesta citada por la BBC, el 55% de los alemanes quieren que cumpla un cuarto mandato. Un porcentaje similar al de Erdogan, pero con sensaciones distintas. Su tasa de aprobación ha aumentado 10 puntos desde el fallido golpe de estado, según Metropoll. Pocos líderes aguantan El semanario «The Economist» ha dedicado esta semana un número al «nuevo nacionalismo». «Por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, las grandes potencias emergentes están al mismo tiempo sujetas a diversos tipos de chovinismo», escribe. Para la revista británica, uno de ellos es Erdogan, por haberse alejado de la Unión Europea y de las conversaciones de paz con la minoría kurda, en favor de un nacionalismo estridente e islámico que «detecta rápidamente los insultos y las amenazas del extranjero». En Europa, otro de los líderes que más resisten en el poder es el presidente de Montenegro, Filip Vujanovic, que fue reelegido en 2013 por apenas 7.000 votos de ventaja para un cargo que ocupa desde 2003. Por su parte, la suiza Doris Leuthard es vicepresidenta de su país desde el 1 de agosto de 2006. Concretamente, como Consejera federal, uno de los cargos más altos que se puede ocupar en el singular sistema de gobierno suizo. Antes, fue ministra de Energía y máxima responsable en cuestiones de seguridad y energía nuclear. Según el instituto Carnegie, la Europa y Alemania con la que Merkel tiene que lidiar hoy han cambiado y han llegado a un punto casi irreconocible desde que asumió el poder por primera vez hace once años. El ancla que mantuvo constante a Europa -la solidaridad y los valores, el optimismo y la apertura- ha sido sustituido por los «intereses nacionales y el corto plazo». Para Pippa Norris, de la Kennedy School of Government, la subida del populismo está llevando a un gran cambio: de la tradicional división política izquierda-derecha a la que separa a los cosmopolitas y liberales de los anti-establishment. «Una sola persona nunca puede resolver todo», dijo Merkel el pasado viernes en rueda de prensa junto con el primer ministro Mariano Rajoy de España. «Sólo somos fuertes juntos. Quiero cumplir con mi deber como canciller», añadió. El diario progresista «The Guardian» lo tiene claro con Merkel: «Si Italia se ve obligada a salir de la Eurozona o Marine Le Pen es elegida en Francia, Europa puede ser más capaz de enfrentar el desafío ruso en Ucrania y al Brexit con ella en el timón». Angela Merkel, Enda Kenny (primer ministro de Irlanda desde 2011) o Mariano Rajoy, también desde 2011, se han convertido en una rara avis en Europa. Pocos líderes de la Europa liberal tienen un escenario próspero. En la cuerda floja, Matteo Renzi, primer ministro de Italia desde 2014, se enfrenta el 4 de diciembre a un referéndum planteado como un plebiscito sobre las reformas propuestas por su Gobierno. Ya ha dicho que si pierde, será su final.
www.abc.es | 25/11/16
[Haga clic en los países coloreados en el mapa para obtener más información sobre su salario mínimo en el segundo semestre de 2016 y su evolución en los últimos años] El salario mínimo varía enormemente de un país de Europa a otro. La brecha salarial europea queda patente con las diferencias existentes entre el país que tiene establecido el más alto frente al más bajo. Por ejemplo, en Luxemburgo está fijado en 1.923 euros frente a los 155,71 euros de Albania, tal y como se desprende de los últimos datos publicados por Eurostat. La estadística arroja que España se mantiene como el noveno país europeo por cuantía con un salario mínimo de 764,40 euros ya que los cálculos del organismo europeo incluyen 14 pagas prorrateadas y no coinciden con los aportados desde el Gobierno (establecido en 655,20 euros). Entre los estados que encabezan la clasificación encontramos a Luxemburgo (1.932 euros); Irlanda con 1,546,35 euros; Holanda, 1,537,20; Bélgica, 1,531,93 euros, Franci a, 1,466.62 euros y Alemania, 1,440 euros. Reino Unido ha sido uno de los países donde más ha bajado con los 1,343 euros actuales frente a los 1,509,70 del año pasado. En la mitad de la tabla se sitúan Eslovenia con 790,73 euros; España con 757 euros, Malta con 728 euros y Grecia 683,76 euros. Los países con una cuantía inferior a los 500 euros son los siguientes: Estonia (430 euros), Polonia (417,02 euros), Croacia (414,45 euros), Eslovaquia (405 euros), Lituania (380 euros), República Checa (364,90 euros), Hungría (350 euros), Rumanía (276,34 euros), Serbia (233, 37 euros), Bulgaria (214,75 euros) y Albania (155,71 euros). En seis países de la Unión Europea, Dinamarca, Italia, Chipre, Austria, Finlandia y Suecia, carecen de un salario mínimo fijado por ley.
www.abc.es | 24/11/16
Dublín, París y Fráncfort. En este triángulo se mueven las fichas de la fuga financiera londinense post-Brexit. Francia e Irlanda ofrecen incentivos a nivel de impuestos con mudanzas anunciadas como los 900 banqueros del Citigroup a Dublín, por lo que los alemanes han acelerado para atraer bancos del Támesis al Meno: «Fráncfort es el lugar mejor posicionado» comentó el lunes el director de finanzas del Deutsche Bank Marcus Schenck en una conferencia bancaria en Fráncfort, la Euro Finance Week. Para aprovechar esta oportunidad, Alemania debe actuar ya, advirtió el banquero alemán. «El Brexit abre nuevas oportunidades para los bancos del espacio europeo» ha comentado el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCI), Vítor Constâncio. El ministerio federal de Finanzas cuenta con que bancos y empresas que están saliendo de Londres se instalen pronto en Alemania: «Cada vez recibimos más consultas sobre este tema», ha dicho el portavoz de Finanzas Thomas Steffen: «Nuestro pronóstico es que a partir de la primavera de 2017 vamos a comenzar a ver decisiones concretas de reubicación» enfatizando que no se trata de un castigo a los británicos sino de «prevenir un efecto dominó entre los 27 Estados restantes de la Unión Europea (UE)». El ministro presidente del Estado de Hesse -Fráncfort se encuentra en este land-, el democristiano (CDU) Volker Bouffier, es uno de los más entusiastas. Esta misma semana en Nueva York ha promovido la ciudad más poblada de su Estado como el lugar ideal para los bancos en fuga desde Londres. A pesar que la competencia de Dublín y París es dura, «estamos bien en la carrera» ha comentado Bouffier advirtiendo que aún no existe claridad cuando concretamente saldrá el Reino Unido de la UE y como será la relación posterior. Bouffier incluye otras dos ciudades en la competencia: Milán y Amsterdam. También la EBA El Gobierno alemán, por su parte, quiere traer la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) -que actualmente se encuentra en Londres- hacia Fráncfort, lo que junto a uno de los aeropuertos más grandes de Europa y a la sede del Banco Central Europeo transforman a la ciudad a orillas del Meno en la opción más interesante para bancos y empresas financieras. El jefe de la EBA Andrea Enria ha comentado en la Euro Finance Week que es necesario aclarar lo más pronto posible dónde se ubicaran los 160 funcionaros de su agencia sin aclarar sus preferencias. Algunas fuentes han asegurado a Reuters que Goldman Sachs está considerando también trasladar personal y operaciones de Londres a Fráncfort en aras de asegurarse el acceso al mercado europeo cuando Reino Unido abandone la UE. Y no sólo los bancos: LG -la surcoreana de electrónica, móviles y petroquímicos- se encuentra instalando en Fráncfort su sede para Europa que actualmente tiene en Londres, en su nueva ciudad tiene también su sede su competencia, la surcoreana Samsung y las empresas de coches del mismo país Hyundai y Kia. La próxima primavera debiera estar cerrada la importante mudanza desde Londres: LG tiene cuatro mil empleados en Europa (de los cuarenta mil que tiene fuera del Corea del Sur). Alemania tiene un gran valor estratégico ha comentado el vicepresidente de LG Oliver Grohmann quien ha destacado de este país especialmente las infraestructuras, el mercado de consumo y las posibilidades de crecimiento. Lo cierto es qeue el pastel post Brerxit es goloso: tres de cada cuatro compañías asentadas en Reino Unido con ventas entre 125 millones y 1.250 millones de dólares están considerando trasladarse al contienente europeo, según un reciente estudio de KPMG.
www.abc.es | 24/11/16
El Gobierno francés investiga ahora al gigante tecnológico Apple por sospechas de evasión fiscal de sus beneficios, tasados en 400 millones de euros, informó hoy el semanario francés "L'Express". Según la fuente, el Ministerio de Economía y Finanzas quiere saber la relación entre las dos filiales francesas de Apple y su matriz europea en Europa, situada en Irlanda. El Ejecutivo sospecha que se montaron artificios para evadir impuestos sobre los beneficios en Francia transfiriéndolos a Irlanda, donde la tasa tributaria es menor. El control del Fisco galo incluye los ejercicios de 2011, 2012 y 2013. El Gobierno socialista francés lanzó este año otras dos pesquisas sobre dos multinacionales: la tecnológica Google, cuya sede europea está también en Irlanda, y la cadena de comida rápida McDonald's, con sede en Luxemburgo. En el primer caso, la Fiscalía investiga los pagos del impuesto sobre sociedades y en el IVA por un valor de 1.600 millones de euros, según cálculos de los medios. En el segundo, se sospecha que la cadena haya defraudado al fisco francés unos 75 millones de euros anuales facturando el grueso de sus beneficios en Francia a una entidad en Luxemburgo mediante el pago de cánones.
www.abc.es | 23/11/16
En el año 122 el emperador Adriano ordenó levantar un muro en el norte de los dominios romanos en las islas británicas. Del otro lado, habitaban las tribus de los Pictos, que regularmente lanzaban sus incursiones contra las colonias romanas. Durante una década, los ingenieros del imperio trazaron una muralla de 117 kilómetros entre Solway y el estuario del río Tyne. Años más tarde, el emperador Antonio construyó una nueva muralla más al norte. Sin embargo, el valor militar de aquelos muros era despreciable. Las legiones romanas nunca fueron suficientes para vigilar toda la extensión de la muralla, que en algunos tramos tenía apenas metro y medio de altura. Aquello no representaba ningún obstáculo para los Pictos. Las empalizadas de madera levantadas en esos años a lo largo del río Rin por el mismo emperador tampoco fueron un obstáculo para las hordas de germanos y sus familias que las atravesaron en busca de nuevas tierras para asentarse. Los muros de Adriano y los que construyeron sus sucesores, eran en realidad un límite comercial y cultural. Salvo que los visitantes viniesen armados y en gran número, los muros no eran un freno para los hombres y mercancías que venían del otro lado de la frontera, siempre y cuando pagaran los correspondientes tributos al imperio. Esa tasa era denominada precisamente «portoria», por tratarse de la llave para atravesar las puertas de las murallas. Las paredes marcaron con éxito el límite de la cultura romana e impidieron que otros pueblos sostuvieran su influencia en los territorios controlados por el imperio. De un lado, estaba la lengua, las costumbres y el sistema político románico. Del otro, quedaban los dioses y la vida nómade de las tribus de los «bárbaros« que no aceptaban el sistema político, cultural y económico imperial. Y, tanto podía denominarse «bárbaros» a los germánicos y suevos del norte, a los nubios de África, a los francos e hispanos del Este o a los alanos de oriente. Algo similar sucedía con la Gran Muralla China, la más célebre fortificación fronteriza de la antigüedad. El primer tramo comenzó a construirse bajo el gobierno del emperador Qin Shihuang que gobernó entre los años 221 y 210 AC. Se la proyectó como un freno a las incursiones de las tribus mongoles del norte. Lejos de frenar las invasiones, los siguientes gobernantes descubrieron que era más sencillo sobornar a los jefes mongoles para que no cruzaran la frontera en misiones de pillaje, que llenarla de murallas, torres y soldados armados. Aun así, las dinastías posteriores siguieron construyendo nuevos tramos de la Gran Muralla hasta alcanzar una extensión total de 8.850 kilómetros. Sucede que para los gobernantes de las dinastías que construyeron las sucesivas partes de la Gran Muralla, se trataba de marcar un hito entre su desarrollo como civilización y aquellos que consideraban pueblos en estado de barbarie. Incluso cuando los manchúes entraron en China y derrocaron al último emperador de la dinastía Ming, la magnífica muralla no fue un problema; bastó un poco de dinero para convencer a una guarnición para que abriera las puertas y dejar pasar al ejército invasor. Al mismo tiempo, como sucedía con el Muro de Adriano, aquellas paredes controlaban el paso de las mercancías que abastecían a su economía. Los poderosos fuertes que protegían la entrada a China, funcionaron la mayor parte del tiempo como aduanas para regular el paso de las caravanas de comerciantes. Por ejemplo, el diseño de la Puerta de Jade en el paso de Gensú, muestra que, además de cuarteles y murallas, existían espacios diseñados para que los comerciantes fueran registrados y pagaran el correspondiente tributo antes de que se les permitiera seguir su camino hacia el interior de China. La invasión de los mongoles al mando de Genghis Kan en el siglo XIII mostró que en realidad, aquella interminable y magnifica pared que atravesaba la frontera norte no representaba ninguna protección para el imperio. Y fue una rebelión de granjeros chinos sucedida en 1378 la que terminó con la dinsatia Yuan - establecida por los mongoles desde 1271 - sin que la muralla pudiera hacer algo para defenderlos de la furia de los campesinos cansados de los tributos excesivos impuestos por los sucesores del Kan. Más cerca del presente, hubo otras murallas que intentaron separar civilizaciones. El muro de Berlín, comenzó a construirse casi furtivamente en la noche del 12 de agosto de 1961. No tardó en revlearse como un intento, bastante costoso en vidas humanas, para frenar la huida de ciudadanos del oriente comunista hacia el occidente capitalista. Basta ver los detalles de su construcción para adivinar que las torres, los campos minados, los guardias armados y los perros feroces apuntaban a disuadir el escape de los ciudadanos del supuesto paraíso socialista alemán. Por años florecieron más puestos de control y muros cada vez más altos que separaban el mundo monocromático y marcial del socialismo alemán, del pujante y por momentos caótico mundo cultural del Berlín occidental. Y en la jornada histórica del 9 de noviembre de 1989, cuando el gobierno de Alemania Oriental anunció que ya no existían restricciones fronterizas, la imagen de cientos de miles de personas que cruzaron la frontera para visitar las tiendas occidentales, develó hasta qué punto se había trazado una muralla divisoria entre dos modelos de economía por completo opuestos. Un mundo amurallado En 2003, el gobierno de Botsuana decidió erigir una cerca recargada de alambres de púa y tramos electrificados de 500 kilómetros de extensión en su frontera con Zimbawe. La excusa fue un brote de aftosa en el ganado del país vecino, pero pronto quedó claro que se trataba de una medida extrema para frenar la llegada de inmigrantes que buscaba ser parte del desarrollo económico logrado por Botsuana. De lado de Zimbawe, dejaban una economía en ruinas con un 100.000% de inflación y una tasa de desempleo del 90%. Sudáfrica erigió en la década de 1980 un muro similar en su frontera con Mozambique y Suazilandia; sus motivos fueron similares a los de Botsuana. Grecia está haciendo lo mismo en la frontera con Turquía para frenar a los refugiados sirios, el perímetro de la zona española de Ceuta ya está alambrado para frenar el paso de ilegales hacia Europa y México ha tendido una formidable red de obstáculos en su frontera sur para evitar el paso de inmigrantes provenientes de Centroamérica. En Irlanda del Norte, sobreviven los «Peace Lines», que es el eufemismo usado para describir al muro de siete metros de altura que divide los distritos de Belfast, Derry y Portadown. India, está terminando la barrera más impresionante y extensa del planeta sobre los 3218 kilómetros de su frontera con Bangladesh. Se trata de tramos de cemento y alambrados de 3 metros de alto para frenar el contrabando y la inmigración desde uno de los países más pobres del mundo, habitada por una mayoría musulmana enfrentada históricamente con la etnia hindú que prevalece en la India En Gaza, el perímetro fortificado por Israel separa a un estado judío que se aproxima a los estándares económicos del Primer Mundo, de una franja de pobreza arrinconada contra el Mediterráneo. El muro judío, pese a su tecnología, nunca pudo frenar las ofensivas de cohetes lanzados por los grupos islámicos más radicalizados que operan en Gaza. Sus puestos de control, tampoco pueden con el ingenio de los que pasan el contrabando por encima, por debajo y a través de los muros para abastecer a la desesperada economía palestina. Es que los muros, a corto o largo plazo, no fueron un desafío imposible para aquellos que quedaron fuera. Ninguna muralla fue eterna y los muros más antiguos son hoy piezas de exclusivo valor arqueológico. Los romanos tuvieron que irse de Bretaña y los bárbaros llegaron a las puertas de Roma en el año 410. Genghis Kan y los manchúes se apoderaron de todo lo que encontraron detrás la Gran Muralla. Los berlineses derribaron el muro en 1989 y cada día los inmigrantes africanos, latinos, palestinos, bengalíes o sirios atraviesan mares y desiertos para burlar las cercas, patrullas y todo aquello que se les interponga con su destino. La Gran Muralla Norteamericana Ahora es el turno de Estados Unidos y de su nuevo presidente. Donald Trump, promete terminar con la tarea emprendida por sus antecesores y que el costo de unos 8.000 millones de pesos que demandará será cubierto por el freno al envío de remesas a México por parte de los inmigrantes ilegales en su país. Porque aunque en una primera mirada pareciera que el magnate devenido en jefe de Estado quiere blindar la frontera, lo cierto es que el muro que divide a EE.UU. de México comenzó a construirse en 1994, cuando el presidente era el demócrata Bill Clinton. En la actualidad, el muro fronterizo cubre unos 1120 Km de los 3200 Km que tiene el borde entre ambos países En rigor, el muro con México lleva ya 22 años de existencia y Trump solo se propone elevar los muros ya existentes y terminar con una obra que siempre despertó en las fantasías de un amplio sector de los votantes norteamericanos que ve en la inmigración la explicación a muchos de sus padecimientos. Como sucedió en la antigua China, el Muro norteamericano será una obra de sucesivos hombres en el poder que pretenden frenar el tráfico ilegal de personas, mercancías y divisas a través de sus fronteras y darle a sus ciudadanos una sensación de seguridad frente a las invasiones bárbaras procedentes de los pueblos que viven más allá de su cultura. Los muros entre civilizaciones proliferan en el mundo mientras, paradójicamente, la tecnología achica la distancia entre las diferentes culturas. En ambos lados de cada muralla, se desarrolla un juego constante entre los vigías y los que pretenden burlarse de ellos. Existe una diferencia crucial entre las obras que llevaron adelante los millones de obreros chinos o los legionarios romanos en el norte de Gran Bretaña y las formidables tecnologías que despliegan los actuales constructores de muros. En la antigüedad no existían los medios de transporte ni los recursos de comunicación del presente. La sociedad global es una realidad que atraviesa muros, vallados y aduanas culturales. Las paredes de concreto finalmente pueden resultar apenas un recurso simbólico para marcar, otro vez, los límites de una sociedad que se siente en riesgo, mientras las personas y las mercancías se cuelan por otros sitios en los que las murallas nunca van a ser lo suficientemente poderosas como para detener la historia.
www.abc.es | 22/11/16
El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, ha reaccionado con indignación ante la posibilidad de que el Gobierno británico aborde una posible rebaja del impuesto de sociedades desde el 20% hasta el 17%, o incluso el 15%, y recordó que el país dirigido por Theresa May sigue siendo todavía parte de la UE. Señaló también que, aunque abandonase la UE, Reino Unido seguirá estando ligado a los acuerdos del G-20, que en la cumbre de Antalya acordó expresamente evitar medidas de ese tipo. “Si son gente decente, respetarán ese acuerdo”, increpó el ministro alemán, consciente de la jugada económica de dumping fiscal para captar inversión internacional con la que coquetean tanto Theresa May como Donald Trump. Ante la negativa de Alemania de cuartear las cuatro libertades que son condición para acceder al mercado único, de las que Londres desea separar la libertad de movimientos, May está jugando al ataque. Bruselas, mientras tanto, trabaja por una armonización que impida que el impuesto de sociedades termine convertido en un arma arrojadiza entre países miembros. A raíz del caso Apple, la Comisión Europea trabaja en un proyecto de armonización de la base imponible del impuesto de sociedades, con el objetivo puesto en las empresas que facturan más de 750 millones de euros al año. La normativa no fijaría el tipo de Sociedades de cada país, aunque a día de hoy existe una diferencia notable entre países como Irlanda -teóricamente al 12,5%- u otros como España o Alemania, en torno al 25%o el 30%. No se trataría de establecer un tipo mínimo, sino de fijar determinados criterios de tributación obligatorios para esas empresas, así como sobre las partidas deducibles. Las autoridades europeas se plantean esta normativa como una clave para recuperar la credibilidad de los ciudadanos, y la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, considera “muy necesario que los países europeos nos movamos todos a una”. En Bruselas se calcular que un acuerdo de este tipo, que podría empezar a aplicarse en 2020, impulsaría un 3,1% la inversión y aumentaría un 0,4% el empleo, aunque la opacidad sobre estos cálculos les resta peso. El informe de impacto país que maneja la Comisión Europea ya advierte que los beneficios no serán iguales para todos, como es el caso de España, que dejaría de ingresar 6.000 millones en el impuesto de sociedades, aunque obtendría una recaudación extra de 4.000 millones por partidas como impuestos sobre el trabajo (3.000 millones), sobre el consumo (300 millones); bonos y dividendos (500 millones) e impuestos sobre las ganancias de capital (200 millones).
www.abc.es | 22/11/16
Puertos del Estado quiere dar un impulso definitivo al que era uno de sus principales proyectos en la pasada legislatura y que naufragó, debido, principalmente, a la interinidad del Gobierno durante los últimos meses y a la oposición de diversas administraciones locales. El presidente de la sociedad pública, José Llorca, se arropó ayer con la presencia de las autoridades de los puertos españoles y los responsables de la gestión de los faros de Noruega, Sudáfrica, Irlanda, Escocia e Inglaterra para relanzar el proyecto de conversión de estos edificios, que en buena parte de los casos han perdido su uso residencial gracias a los avances tecnológicos en navegación marítima, en hoteles y centros culturales, como museos, centros de interpretación o, incluso, espacios para el rodaje de películas. «Queremos faros abiertos, al servicio de la sociedad en nuestro país», subrayó Llorca, quien hizo hincapié en que estos centros mantendrán su titularidad estatal. «No queremos privatizar los faros. Queremos seguir manteniendo el control público», detalló el máximo responsable de la política portuaria en nuestro país, quien hizo hincapié en que esta medida no responde a un afán lucrativo, sino a la voluntad de «rentabilizar el patrimonio al servicio de la ciudadanía» y ofrecer, asimismo, una «oportunidad de generar una oferta turística de calidad», especialmente en aquellas zonas alejadas de los circuitos turísticos habituales. Llorca recordó que en mayo del año pasado el Gobierno aprobó el plan de reconversión para el faro de Isla Pancha, en las inmediaciones de Ribadeo (Lugo), que se convertirá el próximo mes de enero en el primer establecimiento de estas características que se abrirá al público en España. Llorca destacó que se han adoptado todas las medidas oportunas para que no se produzca una «intromisión masiva en la isla», unida con la localidad lucense mediante un puente y una carretera de 2 kilómetros que atraviesa la costa. Próximas concesiones Los recelos sobre el impacto medioambiental de la concesión para uso turístico ha sido uno de los principales argumentos esgrimidos por las autoridades locales que se han opuesto a la reconversión de estas edificaciones. «Se ha hecho bandera» de esta medida «como un aspecto de confrontación social», se lamentó Llorca durante el acto, quien animó a los inversores privados a presentar sus proyectos a los ayuntamientos y las autoridades urbanísticas españolas para poner en valor el patrimonio arquitectónico que suponen estas torres, ubicadas en zonas «privilegiadas de la naturaleza» y evitar su degradación. «No presentaremos ninguna actuación que no tenga un consenso político», recalcó el presidente de Puertos del Estado. Para la utilización de los faros como establecimiento hotelero es necesario que el Consejo de Ministros dé su visto bueno al levantamiento de la excepcionalidad de uso. Por tanto, será crucial el diálogo entre las distintas administraciones. «No queremos que se toque de ningún faro ningún elemento que altere su fisonomía e insistimos en que nuestro objetivo no es privatizar los faros sino mantener el control público y poder disfrutar de ellos», zanjó. De momento, se espera que en las próximas semanas el Gobierno apruebe las autorizaciones para la conversión del faro de Punta Cumplida, en la Isla de la Palma. Mientras tanto, el procedimiento para la transformación del edificio del cabo de Trafalgar (Cádiz), que se halla «muy avanzado», encontrará luz verde a corto plazo tanto para su utilización como hotel y como museo conmemorativo de la famosa batalla que tuvo lugar en sus aguas a comienzos del siglo XIX. Los expertos que asistieron a la jornada coincidieron en que la rentabilidad de este tipo de centros para las cadenas hoteleras resulta, cuando menos, cuestionable, por su ubicación, ya que están localizadas muchas veces remotas y en terrenos escarpados y de difícil acceso. Por tanto, estos recomendaron que su gestión recaiga en pequeñas empresas o comunidades locales, que dispongan servicios y experiencias complementarias para los turistas.
www.abc.es | 19/11/16

La Superintendencia de Seguros y Reaseguros de Panamá le abrió una investigación a la reaseguradora panameña Istmo Compañía de Reaseguros (Istmo Re), luego de conocer una disputa comercial con la mexicana Aseguradora Interacciones, S.A.

La firma mexicana reclama a la reaseguradora panameña $6 millones por unas pólizas de seguros.

En la industria, las reaseguradoras son contratadas por las aseguradoras como respaldo. Es una forma de repartir el riesgo que asumen cuando otorgan pólizas a sus clientes.

De igual forma que un asegurado hace un reclamo a su aseguradora cuando ocurre un siniestro, la aseguradora hace lo propio con su reaseguradora.

La situación financiera más débil de la reaseguradora no ha pasado inadvertida para las calificadoras de riesgo.

El superintendente de Seguros y Reaseguros de Panamá, José Joaquín Riesen, dijo a este diario que recibió una queja por parte de una firma de abogados que representa a la empresa mexicana y que la institución ya ha conversado con la compañía panameña, que está bajo su paraguas de supervisión.

Como parte de la investigación, el regulador verificará si el reclamo de la aseguradora mexicana se enmarca dentro del contrato entre las partes. “Hay que revisar las condiciones que se pactaron, a qué se estaban comprometiendo, si el reclamos aplica o no de acuerdo con el contrato y si tenía cobertura dentro de ese contrato”, manifestó Riesen.

Istmo Re habría reconocido la validez del reclamo, pero no la cuantía solicitada por su cliente.

La actividad de las reaseguradoras está regulada por una ley distinta a las aseguradoras. Se trata de la Ley 63 del 19 de septiembre de 1996. Según Riesen, la norma, con más de 20 años, presenta ciertas debilidades y es intención de la institución actualizarla.

El conflicto entre las empresas panameña y mexicana ha llegado a la esfera judicial. La Aseguradora Interacciones presentó una demanda contra Istmo Re. No obstante, el Juzgado Primero del Circuito de lo Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá no admitió la demanda interpuesta por la compañía mexicana.

Según su propia descripción, Istmo Re fue fundada en 1979 y en la actualidad cuenta con oficinas físicas y operaciones regionales de reaseguros en Panamá, México, Perú, Colombia e Irlanda, además de oficinas físicas de seguros en Panamá y Costa Rica.

Entre sus accionistas está la Corporación Financiera Internacional y la Corporación Interamericana de Inversiones.

El presidente de la junta directiva y CEO de la compañía es Ramón Fernández Quijano, quien también es presidente de la junta directiva de Balboa Bank & Trust en Panamá, entidad que está actualmente bajo un proceso de reorganización liderado por la Superintendencia de Bancos de Panamá luego de su inclusión en la lista Clinton de Estados Unidos.

La empresa es emisora en la Bolsa de Valores de Panamá, pero hoy miércoles celebrará una asamblea ordinaria de accionistas en la que se decidirá el deslistamiento de la Bolsa de Valores de Panamá y la cancelación del registro de emisor ante la Superintendencia del Mercado de Valores de Panamá.

Según sus estados financieros auditados, al cierre de 2015, la compañía tenía $422 millones en activos. En lo que se refiere a los resultados, el año resultó con una pérdida de $5.5 millones.

La situación financiera más débil de la reaseguradora no ha pasado inadvertida para las calificadoras de riesgo.

En mayo de este año, Standard & Poor’s (S&P) rebajó de BBB a BBB- la calificación de riesgo de Istmo Re y de sus subsidiarias Liffey de Irlanda e Istmo Re México.

La calificadora advierte una menor flexibilidad financiera por un aumento de la deuda. También revisó a la baja la evaluación sobre la gerencia, porque “la compañía enfrenta deficiencias en su gobierno que han resultado en decisiones estratégicas inconsistentes con los actuales recursos financieros de Istmo Re”, algo que podría afectar la liquidez de la compañía.

Por otro lado, S&P señala que las calificaciones reflejan “su adecuada posición competitiva dada la trayectoria disciplinada de suscripción, la diversificación de sus ingresos y su fuerte capitalización”.

Un movimiento similar hizo la calificadora A.M. Best, que el pasado 26 de agosto rebajó la calificación de fortaleza financiera y la calificación crediticia de la reaseguradora.

Se intentó tener la versión de Fernández, pero al momento de obtener los datos por parte de la Superintendencia, las oficinas de Istmo Re ya habían cerrado.

impresa.prensa.com | 16/11/16
El ministro de Finanzas de Irlanda ha desvelado que esta misma semana tiene previsto realizar la apelación a la medida impuesta por la Comisión Europea.
www.silicon.es | 8/11/16
Puede que el partido de Pablo Iglesias no haya conseguido hacerse con el Gobierno de España (ni siquiera logró sobrepasar al PSOE en número de votos en las dos últimas elecciones generales), pero el movimiento 15-M y Podemos ya han desembarcado en nuestra literatura con una obra de teatro. El libro se titula «La fauna del poder» (Ediciones Lacre) y lleva la firma de la profesora y periodista Mar Gámez García. Se trata de un ejercicio de imaginación de un breve Gobierno liderado por los señores Estrada y Costa, álter ego de Pablo Iglesias e Iñigo Errejón, respectivamente, tanto por sus disputas personales como por sus diferentes caracteres y formas de entender la política. Pero esta divertida comedia no se centra solamente en abordar la pregunta de cómo sería un Gobierno liderado por un partido populista como Podemos, sino que invita a reflexionar y a ahondar en las posibles causas que podrían llevar a un escenario así: una crisis económica que se extiende más de la cuenta, un partido minoritario que aprovecha el vacío político, el hartazgo del electorado hacia el bipartidismo, una conspiración para acabar con el jefe del Gobierno, etc. Aunque la trama de este libro no está situada en ningún país en concreto, son varios los datos que hacen pensar en España: la acción tiene lugar en un estado del sur de Europa que ha sido la octava potencia económica mundial en el pasado, el presidente apenas habla inglés, y los nacionalistas pretenden convocar un referéndum de independencia. Puede que el final de «La fauna del poder» parezca más propio de Grecia, pero el dato económico anterior sólo apunta a España, o Italia a lo sumo. Zapatero y Rajoy en un solo personaje Se percibe, sin embargo, una clara voluntad alegórica en el texto. Ninguno de los nombres de los personajes son típicamente españoles sino apellidos comunes en España, Italia y Portugal. Pablo Iglesias e Iñigo Errejón no son los únicos dirigentes políticos que encuentran un equivalente en esta obra. Según explica la autora a ABC, el protagonista del libro tiene rasgos tanto del actual presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, como del ex presidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero; el personaje de Mrs. Mauer (la diplomática alemana que aparece en la obra) está inspirado en la presidenta de Alemania, Angela Merkel; y el sirviente, que vendría a ejercer aquí una función similar a la del «gracioso» en el teatro del Siglo de Oro, simboliza a la juventud española más formada, aquella que en los últimos años se ha visto forzada a emigrar al extranjero o se ha quedado en España ejerciendo un empleo inferior a su nivel educativo. «Mi intención era reflejar la situación política, económica y social vivida no sólo en España sino también en otros países del sur de Europa como Portugal, Grecia e Italia, incluso Irlanda e Islandia, aunque es cierto que comencé a escribir esta obra inspirada en la realidad española del momento y el 15-M», afirma Gámez García, quien destaca su voluntad de escribir una obra de teatro representativa del período de crisis económica y de inestabilidad política actual, no sólo en Europa sino también en Estados Unidos, país donde desde hace unos años trabaja, estudia y reside. Un libro anterior a Podemos Fue precisamente en Estados Unidos donde Gámez García escribió el primer borrador de esta obra de teatro, concretamente en el otoño de 2013, hace ya tres años, durante un curso de escritura teatral impartido por el dramaturgo madrileño Ignacio García May y el profesor de literatura española Andrés Pérez Simón en la Universidad de Cincinnati. Lo curioso es que la escritora escribió su primer borrador, de unas treinta páginas de longitud, meses antes del nacimiento de Podemos, tal y como asegura el profesor Pérez Simón en el prólogo del libro, por lo que se podría afirmar que esta joven autora supo adelantarse a la llegada del partido de Pablo Iglesias al sistema político español, como ya han señalado varios medios. «Algunas personas me han comparado con Nostradamus, pero no soy ninguna pitonisa. No supe prever que España estaría prácticamente un año sin gobierno. Pero me asombra comprobar que varias de las ideas que lancé en mi obra han sucedido posteriormente en la realidad, como el surgimiento de Podemos, el ofrecimiento de Mariano Rajoy de formar una gran coalición con el PSOE o la posibilidad de que una mujer se convierta en la líder de la oposición. En mi libro la líder del Partido Socialista es una mujer, y ahora, tras la salida de Pedro Sánchez, parece que Susana Díaz podría llegar a hacerse con el liderazgo del PSOE», vatician la autora. La fauna del poder cuenta con una trama bien construida y es bastante crítica, pero imparcial. En ella todos los partidos políticos son criticados en mayor o menor medida. Esta obra c onsiguió colocarse el pasado fin de semana en el puesto número 2 de la lista de bestsellers en español de su categoría en Amazon.com, sólo por detrás de Federico García Lorca. La escritora y periodista está buscando actualmente una compañía de teatro profesional para poder representar su obra en Madrid y Barcelona el próximo año. Por el momento, ya existen planes para que «La fauna del poder» sea representada en Ibiza, lugar de nacimiento de la autora, el próximo mes de mayo.
www.abc.es | 7/11/16
Los gobiernos autónomos de Escocia, Gales e Irlanda del Norte podrían recurrir ante los tribunales la salida de la UE que gestiona el Gobierno británico, según ha apuntado una abogada encargada del recurso legal por el que el Tribunal Superior de Londres ordenó el jueves someter la decisión al Parlamento.
www.europapress.es | 6/11/16
Patrick Cockburn (Irlanda, 1950) ha pasado las últimas cuatro décadas cubriendo conflictos en Oriente Próximo. Esto le ha dado una privilegiada visión global de los entresijos geopolíticos en la zona, desde la guerra civil en Siria, a la crisis permanente en Irak, sin olvidar el fenómeno que en apenas dos años se ha consolidado y provocado el terror en todo el mundo: Daesh. Portada del libro Corresponsal de guerra para Financial Times y The Independent, Cockburn ha publicado cuatro libros sobre la historia reciente de Irak: «The Occupation» (2006), nominado para los National Book Critics Circle en la categoría de no ficción; «Saddam Hussein: An American Obsession» (2006), escrito con su hermano Andrew Cockburn; «Muqtada al-Sadr and the Fall of Iraq» (2008), y más recientemente «The Rise of Islamic State» (2015). Ahora, acaba de publicar en España «La era de la yihad. El Estado Islámico y la guerra por Oriente Próximo» (Editorial Capitán Swing), en el que recopila artículos que abordan los sucesos de la última década y media en países como Afganistán, Irak, Siria, Yemen y Libia, y en los que se hace eco de lo que realmente significó la Primavera Árabe y sus consecuencias. En ellos intercala tanto un análisis político de la situación, como historias humanas de las víctimas de estos conflictos -la población civil- recogidas de primera mano. Cockburn ha presentado estos días el volumen en Barcelona y en Madrid (Cása Árabe). Su visita a nuestro país ha coincidido con la gran ofensiva del Ejértico iraquí sobre la ciudad de Mosul, cuya conquista en junio de 2014 por parte de los yihadistas supuso un salto cualitativo en la consolidación de Daesh en Irak; y su pérdida significaría un duro golpe para su territorio y, sobre todo, para su propaganda y su moral. Ante el optimismo iraquí y su rápido avance, el líder de Daesh, Abú Bakr al Bagdadi, ha querido arengar esta misma semana a los yihadistas, en una de sus escasas apariciones, asegurándoles que Daesh saldrá victorioso de esta ofensiva. -¿Cree que la toma de Mosul es inminente o que llevará tiempo reconquistar la ciudad? –Estoy seguro de que a largo plazo será recuperada, porque las fuerzas que están luchando por retomarla son mucho mayores que el número de yihadistas de Daesh que la defienden. Pero es improbable que suceda pronto, porque no creo que Daesh abandone Mosul. Y la razón es porque cuando los yihadistas capturaron la ciudad en 2014, supuso una gran victoria en el mapa internacional, que interpretaron como una señal de Dios, pues ellos tan solo eran unos miles de milicianos frente a decenas de miles de soldados del Ejército iraquí. De ahí que no crea que ahora la vayan a abandonar. Por otra parte, en las filas de Daesh hay bastantes milicianos con una formación seria, aunque no sean racionales ya que son fanáticos. No creo que dejen las armas y abandonen la lucha. Seguirán. «Ahora el Ejército iraquí es un poco má fuerte, pero no es capaz de vencer a Daesh sin el apoyo aéreo de Occidente» Hace algo más de dos años, los yihadistas se enfrentaron entonces contra un Ejército iraquí fuertemente tocado física y moralmente por la corrupción de sus superiores, que, según testimonios de algunos de los soldados, se vieron obligados a cumplir la orden de abandonar la ofensiva contra Mosul, dejando la ciudad en manos de Daesh. Algo de lo que se responsabilizó después a su presidente Nuri al-Maliki, que sería sustituido tres meses después por Haider al-Abadi. «Es cierto que ahora el Ejército iraquí es un poco más fuerte que entonces, pero no creo que sea capaz todavía de ganar a Daesh sin el apoyo de la fuerza aérea occidental. Es cierto que los kurdos están preparados, pero tanto Irak como en Siria es importante la presencia de las fuerzas aéreas, ya sean de EE.UU., europea o rusa», señala Cockburn. -Aunque se logre recuperar Mosul, en Irak, y el bastión de Daesh en Siria, la ciudad de Raqqa, estas victorias no acabarán con los yihadistas. ¿Qué factores tienen que darse para que dejen las armas? -La dificultad está en que toda la gente que está luchando contra Daesh está completamente desunida –miembros del Ejército iraquí, los kurdos perhmergas, paramilitares chíes, las fuerzas turcas que se han incorporado...–. Todos ellos se odian mutuamente, tanto como odian a Daesh. Algo que este aprovecha en su favor: la desunión de sus enemigos. En cuanto si va ser posible acabar con Daesh a corto plazo, Cockburn considera que si bien ha perdido mucho territorio en los últimos meses y tiene muchos enemigos, «pero muy divididos», no cree que sean completamente derrotados, «aunque sí van a ser más débiles». La guerra civil en Siria El periodista irlandés ha defendido a través de sus artículos que no será posible terminar con este grupo terrorista mientras no se logre acabar con la guerra civil en Siria, para lo que, en su opinión, debería alcanzarse un acuerdo, cada vez más improbable, entre Estados Unidos y Rusia (este país acaba de aplazar de nuevo las negociaciones sine die). «Es cierto que en esta situación es más difícil lograrlo, y mientras no se alcanza un acuerdo el conflicto continuará; pero por otra parte Daesh se está debilitando en Siria: perdió Palmira y ha perdido terreno en el norte de Alepo. No creo que haya una derrota completa, pero sí que se están debilitando». «La mejor oportunidad para terminar la guerra en Siria fue hace un par de meses, cuando EE.UU. y Rusia acordaron un alto el fuego, que después no funcionó» Después de casi seis años de guerra, y varios intentos de negociación infructuosa, para Cockburn «la mejor oportunidad [para acabar con ella] fue hace un par de meses, cuando EE.UU. y Rusia acordaron un alto el fuego, que después no funcionó. Ambos tienen grandes planes en el conflicto, e intereses diferentes: uno quiere contar con Bashar al Assad, y el otro lo quiere fuera... El problema de la crisis en Siria es que está formada seis o siete crisis diferentes, que hay que abordar simultáneamente, algo extraordinariamente difícil de hacer porque hay muchos actores que forman parte del tablero: Arabia Saudí, Turquía, Irán, Rusia, EE.UU.... Y todos tienen diferentes intereses y diferentes agendas». Sobre la salida o no del poder de Al Assad, el periodista no se atreve a hablar de lo que puede o no suceder en el futuro, sino de la situación «real» que existe actualmente en el país. «Desde 2012, para mí fue obvio que se iba a quedar. Era algo evidente. Al Assad controla 14 capitales de provinicia en Siria. Es improbable que vaya lograr el apoyo de EE.UU., pero tampoco que vaya a caer como Gadafi porque además cuenta con el apoyo de Rusia». El futuro de Irak En «La era de la Yihad», Cockburn aborda la ocupación, en 2003, de Irak tras la caída de Sadam Husein, un país que lleva encandenando guerras y conflictos durante las últimas tres décadas, detonados principalmente por los enfrentamientos sectarios entre chiíes y suníes. ¿Cree que algún día Irak encontrará estabilidad y logrará tener, por fin, un gobierno inclusivo para todas las etnias y religiones? -No creo que la situación vaya a cambiar mucho. Lo que la gente necesita son los ingresos que recibe el país por el petróleo (cien mil millones de dólares a año). Este es un punto que les une, pero su mayor debilidad son sus diferencias étnicas y sectarias entre kurdos y árabes. Los suníes representan un 20% de la población, frente al 60% los chíes y el resto, otro 20%, son kurdos. Puede que en el futuro se alcance algún tipo de acuerdo, pero no un acuerdo total. Después de la caída de Mosul en 2014, los kurdos se expandieron y conquistaron lo que se llama territorios en disputa. El control que tenía era del 40% en Irak, algo que Bagdad quiere revertir. Hay muchos temas importantes que dividen al país, pero no creo que se vaya a separar. Esta situación, insatisfactoria para todos, continuará durante mucho tiempo. Cockburn retrata una realidad terriblemente dramática en un país, Irak, «dividido por la guerra, por los asesinatos... Hay tal grado de odio que es muy difíl que la gente pueda llegar a unirse». Y, subraya, que la mayor aspiración, hoy por hoy, «es que no luchen entre ellos. Eso sí es algo que creo puede suceder, pero una vez que Daesh sea vencido, lo que también significaría una gran derrota para los suníes», y los debilitaría aún más en su posición en el país. Aún así, cree que la conquista de Mosul «sería una gran victoria para el Gobierno de Bagdad y para los kurdos». y con ella se abriría «una era en Irak donde la situación sería más pacífica». Más ataques terroristas El periodista irlandés matiza, sin embargo, que tras esta victoria en Mosul «Daesh no va a desparecer sin más. Incluso sin pierde esta ciudad, ellos permanecerán. Lo que pierdan en el campo de batalla lo compensará con ataques terroristas, tanto en países extranjeros como en Irak». «Lo que pierda Daesh en el campo de batalla, lo compensará con ataques terroristas» En su libro, Patrick Cockburn además de abordar el Daesh, aborda el desarrollo de un fenómerno, el yihadismo, que lleva décadas golpeando Oriente Próximo. Un ascenso que fue provocado por dos acontecimientos importantes: «la intervención de los rusos en Afganistán; y la revolución iraní. Ambos tendieron a radicalizar las diferencias religiosas». A lo que añade que «el yihadismo suní ha surgido del Whabismo de Arabía Saudí. El wahabismo saudí se ha apropiado del islam suní a través de su apoyo con el dinero del petróleo», señala. En el mundo hay 1.500 de creyentes musulmanes, de los que casi el 90% son suníes. «El yihadismo sale de ahí». Otro de los factores que considera ha radicalizado este fenómeno ha sido que «tanto el nacionalismo como el socialismo han dejado de ser un vehículo de protesta».
www.abc.es | 4/11/16

El presidente colombiano Juan Manuel Santos avisó el lunes de que "una chispa" podría hacer saltar por los aires el proceso de paz en su país, en un artículo en The Times coincidiendo con su llegada al Reino Unido.

"Este es un ambiente inestable que necesita solo una chispa para empezar un incendio", escribió Santos, que este lunes llegó a Londres para iniciar, el martes, una visita de Estado como invitado de la reina Isabel II.

"La situación exige contención a ambas partes y un continuo compromiso con la paz", añadió el presidente, cuyo plan de paz  con la guerrilla de las FARC quedó en suspenso al ser rechazado por los colombianos en el plebiscito del 2 de octubre.

El gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia volvieron a la mesa de negociaciones para alcanzar un nuevo acuerdo que Santos quiere que esté listo y aprobado antes de Navidad.

La visita de Estado al Reino Unido, cuya agenda oficial discurre del martes al jueves, incluirá un viaje a Belfast, la capital de la provincia británica de Irlanda del Norte, que vivió 30 años un conflicto sectario que acabó con el Acuerdo de paz de Viernes Santo de 1998.

"Cuando estudiaba en la London School of Economics en 1975, la idea de que se depusieran las armas en Irlanda del Norte era casi inconcebible", recordó Santos en el artículo en The Times, afirmando que "las experiencias" de aquel proceso de paz "siguen inspirando mi visión de una Colombia en paz".

www.prensa.com | 31/10/16

El presidente colombiano Juan Manuel Santos afirmó querer concluir un nuevo acuerdo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias Democráticas (FARC) "antes de Navidad" para evitar que el proceso de paz "estalle", en una entrevista divulgada el domingo.

"Todos los negociadores y yo mismo, nos reunimos con casi todas las organizaciones y actualmente estudiamos más de 500 propuestas y conversamos con las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) para llegar a un nuevo acuerdo finalizado y aprobado antes de Navidad. Ese es mi objetivo", explicó el jefe de Estado en una entrevista con el dominical británico The Observer.

"La incertidumbre" actual es "muy arriesgada", dijo Santos.

"Muchas cosas pueden suceder y hacer estallar el proceso. Es por eso que mi equipo y yo trabajamos las 24 horas, los siete días de la semana, para encontrar un nuevo acuerdo", agregó.

Ganador este año del premio Nobel de la Paz, el presidente desea encontrar una salida a la crisis política que sacude Colombia desde que el pacto por la paz firmado con las FARC, que ponía fin a 52 años de conflicto, fue rechazado por los colombianos en el referendo del 2 de octubre.

Entrevistado antes de su visita oficial de tres días a Londres e Irlanda del Norte que se iniciará el martes, Santos precisó que desearía que el expresidente Alvaro Uribe, líder del "no" al acuerdo, "se siente en la mesa" de las negociaciones a fin de obtener "el mayor consenso posible".

Uribe juzgó que el acuerdo negociado ofrecía una "impunidad absoluta" a los jefes guerrilleros.

Para alcanzar sus objetivos, Juan Manuel Santos, que prolongó el cese el fuego con las FARC hasta fines de diciembre, decidió negociar también con el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

www.prensa.com | 30/10/16
El Convent Garden, diseñado en el siglo XVI a imitación de las piazzetas italianas, es la plaza más animada de Londres, con legiones de turistas disfrutando de las actuaciones callejeras y revolviendo en su mercadillo. En una de sus esquinas ha situado Apple una de sus tiendas de bandera de la capital. El pasado viernes, los seguidores de los elegantes productos de la marca de la manzana se llevaron un susto. De un día a otro, algunos artículos habían subido hasta un 22%. E iPhone 7 era un 12% más caro que la jornada anterior. El Mac Book costaba un 17% más y el Mac Pro, un 22%. Algunos ordenadores portátiles de gama alta valían 500 libras más (554 euros). A comienzos de la semana, Microsoft ya había anunciado que su software sería hasta un 22% más caro para los británicos. Electrolux, el fabricante sueco de electrodomésticos de hogar, se sumó con un aumento del 10%. Las multinacionales tecnológicas estadounidenses estaban trasladando a sus precios la devaluación de la libra, que se ha depreciado un 17% desde que el Leave ganó el pasado 23 de junio. De un día a otro, la resaca del Brexit se ha hecho real en los bolsillos de los consumidores. La inflación subió un 1% en septiembre, su mayor cifra en dos años. El Gobierno brexiter de May ya no oculta lo que viene: «Los consumidores empezarán a ver una subida de precios y no hay nada que podamos hacer al respecto. Se preveía que el Brexit podría afectar a la cotización de la libra», ha dicho Mark Garnier, secretario de Estado de Comercio, a las órdenes del ministro eurófobo Liam Fox. La campaña del referéndum fue dialécticamente muy sencilla. Los partidarios de la permanencia lo basaron todo en advertir al público de los riesgos económicos del Brexit, avisos que sus rivales despreciaron bautizándolos despectivamente como el «Proyecto Miedo». Por su parte los defensores del «Leave» apelaron a la necesidad de liberarse de la UE para recuperar la soberanía nacional y, sobre todo, se centraron en el rechazo a los inmigrantes (en el último año llegaron 300.000, el triple del tope prometido por Cameron). Al final el público dio la razón a los brexiters, que ganaron la consulta por 51,9% frente a 48,1%. Inglaterra, a la que Napoleón llamaba «un país de tenderos», parecía ignorar por una vez la lógica del bolsillo. ¿Quién tenía razón? ¿Las advertencias agoreras de Cameron y Osborne, o Boris Johnson y Michael Gove, los líderes del Leave, que sostenían que al final la sangre no llegaría al río? Lo cierto es que el FMI –como tantas veces- y los servicios de estudio de grandes bancos multinacionales marraron en sus vaticinios por todo lo alto. Anunciaron un inmediato desplome de la bolsa. Pero hoy el FTSE 100, el índice londinense con las mayores compañías, está por encima de su valor del día de la votación. Tampoco se ha producido el anunciado desplome del PIB. En los tres meses posteriores al referéndum ha crecido un 0,5%. Es cierto que son dos décimas menos que en el trimestre anterior, pero la cifra ha sido saludada por alivio por el ministro de Economía, el moderado Philip Hammond: «Se prueba que las bases de la economía británica son fuertes». Por último, el paro es meramente friccional, está en el 4,9% y hay récord de ocupados. Contemplando esos datos macro, se diría que el Reino Unido está saliendo indemne del Brexit. Sin embargo dista mucho de ser así. Todo cambió el pasado día 2, cuando Theresa May anunció en el congreso del Partido Conservador que iniciaría la desconexión con la UE antes de finales de marzo y dio a entender que se inclinaba por el llamado «Brexit duro», la salida del mercado único europeo para poder controlar la inmigración limitando la llegada de comunitarios. Los mercados internacionales fabulaban con un Brexit benigno. Algunas empresas y analistas incluso pensaban que a la hora de la verdad se buscaría alguna alambicado fórmula para seguir vinculados a la UE. Por eso las palabras de May cayeron como una bomba, que estalló sobre la divisa. La libra inició de inmediato un rally descendente y ha caído a su valor de hace 31 años frente al dólar. Un dato muy sencillo da cuenta de la magnitud del desplome: en agosto de 2015, la esterlina estaba a 1,44 frente al euro, hoy solo vale 1,10. La libra es la gran moneda mundial que peor se ha comportado este año y se ha depreciado un 17% desde el día de la consulta. Se acabaron, por ejemplo, las vacaciones de bicoca a España e Italia, donde el cambio resultaba enormemente favorable para los británicos. Según una encuesta hecha por Populus con 19.600 británicos en agosto, cuando todavía no se había producido la gran devaluación, un 7,5% había renunciado a sus vacaciones de verano en España y un 9% había cancelado sus planes en Estados Unidos. De un día a otro, los viajeros británicos se encontraron en un nuevo mundo, nada agradable. Al llegar a las oficinas de cambio de aeropuertos, puertos de ferry o estaciones ferroviarias internacionales les daban un euro por libra. La paridad era un hecho. Los aeropuertos españoles ya están acusando un serio descenso en la llegada de turistas del Reino Unido, grupo líder para nuestra industria turística. John Allan, el primer ejecutivo de Tesco, la mayor cadena de supermercados del país, ha advertido que la cesta de la compra podría subir un 3%. Es la misma cifra de inflación que pronostican muchos economistas para el año que viene, con el consiguiente castigo al poder adquisitivo de las familias, especialmente las más pobres. Allan achaca la subida de precios a la caída de la libra, pero también a los planes de May de restringir la llegada de trabajadores de la UE poco cualificados: «Sin ellos todo será más caro. No solo necesitamos cirujanos y arquitectos». El Brexit provocó a comienzos de este mes lo que se llamó «la guerra del Marmite», una crema parduzca que encanta a los ingleses para las tostadas del desayuno. Es un producto de Unilever, multinacional anglo-holandesa de productos de hogar y alimentación, que también fabrica otras marcas favoritas de los británicos, como los helados Ben & Jerry y el suavizante Comfort. Unilever exigió a Tesco que le pagase un 10% por sus artículos, para compensar la caída de la divisa. El supermercado se negó y durante unos días hubo desabastecimiento en sus estantes del adorado Marmite, para gran disgusto del pueblo inglés. Al final ambos gigantes llegaron a un acuerdo, cuyos términos no han trascendido. Pero nadie duda que la cesta de la compra será más cara, incluida la comida (y el vino). Todo en un cambio de ciclo en que el petróleo vuelve al alza y en un país que no deja de ser una isla y tiene una fuerte dependencia de las importaciones. Inglaterra –en Irlanda del Norte y Escocia ganó el Remain- empieza a despertar a la realidad del Brexit. Los bancos Goldman Sachs, City y JP Morgan han anunciado que sus cúpulas de ejecutivos dejarán la City y se irán a la Europa continental si la milla financiera londinense pierde su pasaporte europeo. La mayoría de las empresas reconocen que han paralizado sus previsiones de inversión. La confianza de los consumidores ha caído. Todo a pesar de que en agosto el Banco de Inglaterra adoptó medidas de estímulo de emergencia, con una histórica bajada de tipos del 0,5% al 0,25% y un audaz programa de expansión cuantitativa. Súbitamente, el Brexit comienza a instalarse en la conciencia del público. Tony Blair, viejo y sagaz zorro de la política inglesa, avisó el viernes de que cuando se perciba el precio real de la aventura nacionalista se planteará un segundo referéndum sobre Europa.
www.abc.es | 30/10/16
El Convent Garden, diseñado en el siglo XVI a imitación de las piazzetas italianas, es la plaza más animada de Londres, con legiones de turistas disfrutando de las actuaciones callejeras y revolviendo en su mercadillo. En una de sus esquinas ha situado Apple una de sus tiendas de bandera de la capital. El pasado viernes, los seguidores de los elegantes productos de la marca de la manzana se llevaron un susto. De un día a otro, algunos artículos habían subido hasta un 22%. E iPhone 7 era un 12% más caro que la jornada anterior. El Mac Book costaba un 17% más y el Mac Pro, un 22%. Algunos ordenadores portátiles de gama alta valían 500 libras más (554 euros). A comienzos de la semana, Microsoft ya había anunciado que su software sería hasta un 22% más caro para los británicos. Electrolux, el fabricante sueco de electrodomésticos de hogar, se sumó con un aumento del 10%. Las multinacionales tecnológicas estadounidenses estaban trasladando a sus precios la devaluación de la libra, que se ha depreciado un 17% desde que el Leave ganó el pasado 23 de junio. De un día a otro, la resaca del Brexit se ha hecho real en los bolsillos de los consumidores. La inflación subió un 1% en septiembre, su mayor cifra en dos años. El Gobierno brexiter de May ya no oculta lo que viene: «Los consumidores empezarán a ver una subida de precios y no hay nada que podamos hacer al respecto. Se preveía que el Brexit podría afectar a la cotización de la libra», ha dicho Mark Garnier, secretario de Estado de Comercio, a las órdenes del ministro eurófobo Liam Fox. La campaña del referéndum fue dialécticamente muy sencilla. Los partidarios de la permanencia lo basaron todo en advertir al público de los riesgos económicos del Brexit, avisos que sus rivales despreciaron bautizándolos despectivamente como el «Proyecto Miedo». Por su parte los defensores del «Leave» apelaron a la necesidad de liberarse de la UE para recuperar la soberanía nacional y, sobre todo, se centraron en el rechazo a los inmigrantes (en el último año llegaron 300.000, el triple del tope prometido por Cameron). Al final el público dio la razón a los brexiters, que ganaron la consulta por 51,9% frente a 48,1%. Inglaterra, a la que Napoleón llamaba «un país de tenderos», parecía ignorar por una vez la lógica del bolsillo. ¿Quién tenía razón? ¿Las advertencias agoreras de Cameron y Osborne, o Boris Johnson y Michael Gove, los líderes del Leave, que sostenían que al final la sangre no llegaría al río? Lo cierto es que el FMI –como tantas veces- y los servicios de estudio de grandes bancos multinacionales marraron en sus vaticinios por todo lo alto. Anunciaron un inmediato desplome de la bolsa. Pero hoy el FTSE 100, el índice londinense con las mayores compañías, está por encima de su valor del día de la votación. Tampoco se ha producido el anunciado desplome del PIB. En los tres meses posteriores al referéndum ha crecido un 0,5%. Es cierto que son dos décimas menos que en el trimestre anterior, pero la cifra ha sido saludada por alivio por el ministro de Economía, el moderado Philip Hammond: «Se prueba que las bases de la economía británica son fuertes». Por último, el paro es meramente friccional, está en el 4,9% y hay récord de ocupados. Contemplando esos datos macro, se diría que el Reino Unido está saliendo indemne del Brexit. Sin embargo dista mucho de ser así. Todo cambió el pasado día 2, cuando Theresa May anunció en el congreso del Partido Conservador que iniciaría la desconexión con la UE antes de finales de marzo y dio a entender que se inclinaba por el llamado «Brexit duro», la salida del mercado único europeo para poder controlar la inmigración limitando la llegada de comunitarios. Los mercados internacionales fabulaban con un Brexit benigno. Algunas empresas y analistas incluso pensaban que a la hora de la verdad se buscaría alguna alambicado fórmula para seguir vinculados a la UE. Por eso las palabras de May cayeron como una bomba, que estalló sobre la divisa. La libra inició de inmediato un rally descendente y ha caído a su valor de hace 31 años frente al dólar. Un dato muy sencillo da cuenta de la magnitud del desplome: en agosto de 2015, la esterlina estaba a 1,44 frente al euro, hoy solo vale 1,10. La libra es la gran moneda mundial que peor se ha comportado este año y se ha depreciado un 17% desde el día de la consulta. Se acabaron, por ejemplo, las vacaciones de bicoca a España e Italia, donde el cambio resultaba enormemente favorable para los británicos. Según una encuesta hecha por Populus con 19.600 británicos en agosto, cuando todavía no se había producido la gran devaluación, un 7,5% había renunciado a sus vacaciones de verano en España y un 9% había cancelado sus planes en Estados Unidos. De un día a otro, los viajeros británicos se encontraron en un nuevo mundo, nada agradable. Al llegar a las oficinas de cambio de aeropuertos, puertos de ferry o estaciones ferroviarias internacionales les daban un euro por libra. La paridad era un hecho. Los aeropuertos españoles ya están acusando un serio descenso en la llegada de turistas del Reino Unido, grupo líder para nuestra industria turística. John Allan, el primer ejecutivo de Tesco, la mayor cadena de supermercados del país, ha advertido que la cesta de la compra podría subir un 3%. Es la misma cifra de inflación que pronostican muchos economistas para el año que viene, con el consiguiente castigo al poder adquisitivo de las familias, especialmente las más pobres. Allan achaca la subida de precios a la caída de la libra, pero también a los planes de May de restringir la llegada de trabajadores de la UE poco cualificados: «Sin ellos todo será más caro. No solo necesitamos cirujanos y arquitectos». El Brexit provocó a comienzos de este mes lo que se llamó «la guerra del Marmite», una crema parduzca que encanta a los ingleses para las tostadas del desayuno. Es un producto de Unilever, multinacional anglo-holandesa de productos de hogar y alimentación, que también fabrica otras marcas favoritas de los británicos, como los helados Ben & Jerry y el suavizante Comfort. Unilever exigió a Tesco que le pagase un 10% por sus artículos, para compensar la caída de la divisa. El supermercado se negó y durante unos días hubo desabastecimiento en sus estantes del adorado Marmite, para gran disgusto del pueblo inglés. Al final ambos gigantes llegaron a un acuerdo, cuyos términos no han trascendido. Pero nadie duda que la cesta de la compra será más cara, incluida la comida (y el vino). Todo en un cambio de ciclo en que el petróleo vuelve al alza y en un país que no deja de ser una isla y tiene una fuerte dependencia de las importaciones. Inglaterra –en Irlanda del Norte y Escocia ganó el Remain- empieza a despertar a la realidad del Brexit. Los bancos Goldman Sachs, City y JP Morgan han anunciado que sus cúpulas de ejecutivos dejarán la City y se irán a la Europa continental si la milla financiera londinense pierde su pasaporte europeo. La mayoría de las empresas reconocen que han paralizado sus previsiones de inversión. La confianza de los consumidores ha caído. Todo a pesar de que en agosto el Banco de Inglaterra adoptó medidas de estímulo de emergencia, con una histórica bajada de tipos del 0,5% al 0,25% y un audaz programa de expansión cuantitativa. Súbitamente, el Brexit comienza a instalarse en la conciencia del público. Tony Blair, viejo y sagaz zorro de la política inglesa, avisó el viernes de que cuando se perciba el precio real de la aventura nacionalista se planteará un segundo referéndum sobre Europa.
sevilla.abc.es | 30/10/16
El Gobierno de Escocia ha aclarado este viernes que la sentencia del Tribunal Supremo de Irlanda del Norte, que rechaza un recurso presentado por varios parlamentarios norirlandeses contra el 'Brexit', no es "extrapolable" a la situación de Escocia.
www.europapress.es | 28/10/16
Ocurrió el 18 de julio de 2009, en mitad del inhóspito pedregal afgano. El joven capitán Harry Parker, al mando de medio centenar de soldados al servicio de Su Majestad Británica, tomó una decisión equivocada que le costaría muy caro. Les ordenó seguirle campo a través para alcanzar su base sin haber comprobado antes que el terreno no había sido minado por los insurgentes. Pisó un artefacto explosivo improvisado, saltó por los aires. Estuvo al borde de la muerte y perdió las dos piernas. De aquella traumática experiencia, y de la dolorosa odisea por recuperarse que la siguió, nace «Anatomía de un soldado», la novela en la que debuta en la literatura, la actividad que ahora llena una vida rehecha, y en la que Parker retrata todas las terribles aristas de la guerra, no desde el punto de vista de las personas, sino de las cosas. En la obra de Parker, acogida favorablemente por su original planteamiento y por el testimonio de superación de la biografía de su autor, no hablan los combatientes ni las víctimas, sino las bolsas de plasma que llenan los botiquines, los fusiles de asalto, las botas de los expedicionarios o las pintas de cervezas con las que se alivia la soldadesca en la cantina. Así, construye un cuadro completo y elocuente del drama humano que implica todo conflicto bélico, un drama que él conoce de primera mano. -Desde su experiencia, ¿cuál sería su mensaje a los jóvenes sobre la guerra? No me gustaría centrarme en un conflicto en particular. Por eso en el libro no se menciona Afganistán ni ninguno de los de alrededor, pero hay algunos puntos en él sobre la empatía con el otro bando y sobre entender la situación de la gente del país en cuya guerra te encuentras. Hay una tensión en eso, porque algunos de ellos son terroristas que hacen cosas detestables. Realmente me centré en esa gente sobre el terreno a la que le quedan muy pocas opciones aparte de poner bombas. Supongo que, si el libro trata de algo, es de eso, de cómo vemos a nuestros enemigos y las situaciones en las que se encuentran. En cualquier caso, no quiero decirle al lector qué pensar. -Usted perdió dos piernas en Afganistán. ¿Cree que el enorme precio que usted y otros han pagado merece la pena? ¿De veras su presencia es útil para el pueblo afgano? Esa es una muy buena pregunta. Yo era un soldado profesional. Cuando me uní al Ejército sabía que podría darse el caso de que resultara herido, independientemente de dónde fuera destinado. Debería pensar que el pueblo británico votó al gobierno que decidió enviarnos a una roca en Afganistán. Como soldado, poco podía apartarme de ese punto de vista, al margen de lo que yo pensara que era correcto o no. En el pequeño trozo de territorio en el que mis compañeros y yo patrullábamos, que era en lo único en lo que podíamos tener algo de impacto, creo que hicimos algún bien. Daba la impresión de que conseguimos mejorar la situación, pero cuando miras más allá, a la situación política en general, con frecuencia es bastante deprimente todo lo que ocurre. Tras caer herido, cuando pienso en lo que me ocurrió, no me siento enfadado porque Afganistán no se haya convertido hasta el momento en un estado con éxito; yo solo era un soldado y separo lo que me sucedió del fracaso político. -Pero usted ya no es un soldado, ahora es un escritor. ¿tendrá una opinión sobre la situación de Afganistán? Sí, sí… Mi opinión es que si vas a un lugar como Afganistán a hacer algo, tienes que hacerlo bien. Y mi impresión es que nosotros no hemos construido coaliciones lo bastante fuertes, ni hemos invertido el tiempo ni los recursos necesarios, y nos hemos centrado demasiado en el Ejército, más que en otros aspectos de la construcción de un estado y del funcionamiento de una sociedad, como la educación o la seguridad. Yo me fijo en el caso de Irlanda del Norte, que nos ha costado a los británicos más de treinta años y todavía es una dura labor para el Reino Unido. Creo que para una intervención de este tipo hace falta mucho tiempo, muchos recursos y la voluntad política para llevarla adelante. «Si intervienes en Afganistán tienes que hacerlo bien, y nosotros nos hemos centrado solo en el Ejército» -¿Por qué se hizo soldado? Quería ser artista cuando iba al instituto, pero cuando lo terminé y me puse a buscar trabajo, topé con un anuncio. Me gustaba y venía de una familia militar, así que eso siempre había sido una opción. Pensé que sería excitante y el sueldo estaba bien, así que me enrolé. -Pero no era su pasión… No, en absoluto. Me gustaban las aventuras y los desafíos y pensé en el privilegio que supondría liderar a grupos de soldados británicos, como así fue, pero no era la idea con la que yo crecí. -Tras ser herido, sufrió una muy dolorosa experiencia. Pasó un tiempo entre la vida y la muerte. ¿Cómo recuerda todo aquello? Es curioso porque la gente asume que eso tuvo que ser una experiencia terrible, y por supuesto, hubo muchos escalofríos en aquello, pero yo pensé que iba a morir, y la sensación de despertar y darme cuenta de que seguía vivo… Estaba bajo los efectos de la morfina y otras drogas, pero el hecho de recuperarte, de aprender a caminar de nuevo rodeado de gente que lucha por ayudarte es algo muy edificante. Había subidas y bajadas, avances y retrocesos, y los retrocesos eran muy duros. Fue como aprender a montar en bici. Pero lo peor fue cuando terminé la rehabilitación y dejé los cuidados médicos para empezar con mi vida de nuevo, porque ahí me di cuenta de que ya no podía mejorar más, de que esto iba a durar para siempre. -¿Cuándo decidió escribir una novela? Después de ser herido empecé a pintar. Supongo que era algo más terapéutico que escribir. Tres o cuatro años más tarde comencé a escribir. No quería hacerlo sobre mí mismo, intentaba hacerlo sobre otras cosas, pero mis experiencias volvían a mí una y otra vez. Por eso, aunque el libro es ficción, en él la historia se cuenta a través de los objetos que me acompañaron en Afganistán, de los personajes que allí me encontré, de mi familia. «No quería escribir sobre mí mismo, pero mis experiencias volvían una y otra vez» -¿Cómo le ha ayudado escribir? La gente me pregunta a menudo si es para mí una terapia o una catarsis. Lo cierto es que cuando lo estaba haciendo no me lo planteaba; solo pensaba que estaba haciendo algo creativo. Estoy seguro de que hubo elementos terapéuticos en ello, pero yo no lo sentía así. Supongo que cualquiera que escribe un libro, cuando lo termina siente «buff, por fin, se acabó», aunque también sientes que has conseguido algo, que has creado algo. Cuando imprimes 90.000 palabras, claro que hay algo de terapia en eso, pero no me gusta leer los libros como terapia, me parece demasiado sentimental.
www.abc.es | 27/10/16
El bloqueo de casi un año llega a su fin. Salvo sorpresa, España tendrá Gobierno, pero en minoría, como tantos otros países europeos en el último medio siglo. Mariano Rajoy va a pasar de la mayoría absoluta a no poder aprobar leyes sin los votos de los partidos que no participan en su gobierno, y ahora lidiará con los problemas de la Irlanda de Enda Kenny, Chipre, Dinamarca o Suecia, así como otros países escandinavos en la segunda mitad del siglo XX. Irlanda Kenny, del conservador Fine Gael, formó gobierno en minoría el pasado 29 de abril, 63 días después de que Irlanda celebrara las elecciones. Como el PP, que contará con la abstención del PSOE, Kenny revalidó legislatura tras alcanzar un acuerdo de «estabilidad» con el centrista Fianna Fáil, tras perder el actual primer ministro una segunda votación de investidura el 6 de abril. «Fine Gael y Fianna Fáil son dos partidos conservadores rivales -el primero más escorado al liberalismo y el segundo asomado a un centro difuso- que durante más de 60 años se han estado turnando en la conducción del Gobierno de Irlanda», analiza el instituto Cidob en un análisis de los 28 gobiernos de la UE. En Irlanda, articulistas como Colm McCarthy, de Independent, temen que el cortoplacismo y el circo mediático que acompaña al Ejecutivo aparten los temas importantes del debate. “La fragilidad del Gobierno minoritario ha acortado el horizonte político, lo que supone una grave amenaza para el largo plazo de Irlanda”, escribe, apuntando las amenazas para su país del Brexit y el derrumbe de la Libra. Esta tendencia es exagerada por el ciclo de noticias las 24 horas y en Irlanda la fragilidad del Gobierno minoritario ha acortado aún más el tiempo-horizonte político. Algunas amenazas graves para las perspectivas a largo plazo de Irlanda han surgido recientemente y no están siendo abordados. Mientras tanto, el circo mediático que acompaña gobierno y la política como el de recogida de equipajes de un tren de corte medieval se obsesiona con asuntos que no tienen importancia perdurable. Escocia En Escocia, en pleno debate por otro referéndum de independencia de Reino Unido, la líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP), Nicola Sturgeon, gobierna en minoría tras haber perdido la mayoría absoluta en el Parlamento de Edimburgo, que mantenía desde 2011. Sturgeon afirmó tras conocer los resultados de los comicios que el SNP había obtenido un «claro e inequívoco mandato» de los ciudadanos para gobernar y que, por lo tanto, no tratará de llegar a acuerdos formales para su investidura. Dinamarca y los países escandinavos En algunos países gobernar en minoría es muy común. En Dinamarca se han formado más gobiernos minoritarios desde la Segunda Guerra Mundial que de mayoría de un solo partido. Lars Løkke Rasmussen, que ya fuera primer ministro en 2009-2011, ha repetido mandato liderando al Venstre, el partido tercero en las elecciones de junio del pasado año con un 19,5% de los votos. «Técnicamente es uno de los gobernante europeos en situación de mayor debilidad, ya que depende del pacto de legislatura suscrito con otros tres partidos del arco centro-derechista, el DF, la LA y el KF», según el instituto Cidob. El Gobierno liberal de Rasmussen es el más débil del país en los últimos 40 años, analizaba Euractiv en verano de 2015, con solamente 34 escaños en el parlamento y que debe tener otros sesenta cada vez que quiera adoptar una ley. “Muchos predicen que no llegará a los 18 meses de mandato”, agrega el artículo. Ninguna región ha tenido más gobiernos en minoría como Escandinavia. En Suecia el líder socialdemócrata Stefan Löfven ha logrado levantar un Gobierno de minoría gracias a una coalición con los Verdes tras las elecciones de septiembre 2014. «Tradicionalmente, los gobiernos minoritarios han sido explicados como el resultado de la fragmentación política y la polarización. Algunos autores sugieren que los gabinetes minoritarios tienden a formarse en sistemas políticos inestables y propensos al conflicto que surgen cuando todo lo demás ha fallado. Sin embargo, estas afirmaciones no han sido probadas», explica un estudio de la Universidad de Oslo titulado «¿Por qué hay gobiernos en minoría?». A lo largo de los ochenta y noventa, en Dinamarca el partido de Gobierno negociaba el apoyo para el Presupuesto anual del Estado con partidos a cambio de ceder en una partida u otra. «Hacer política todos los días» El doctor en Derecho Constitucional en la Complutense Rubio Núñez indicó a ABC en un reportaje de 2015 que la consecuencia inmediata de los gobiernos en minoría es «una democracia más deliberativa, más negociada, y eso suele ser bueno». En otras palabras, un gobierno en minoría puede ser incómodo porque obliga a hacer política todos los días.
www.abc.es | 26/10/16
Kenia, Indonesia, Serbia y Pakistán son algunas de las economías que más medidas adoptaron el pasado año para favorecer el clima empresarial, en una clasificación del Banco Mundial (BM), publicada hoy, que siguen liderando Nueva Zelanda, Singapur, Dinamarca, Hong Kong y Corea del Sur. El informe "Doing Business 2017", uno de los más influyente del organismo internacional, recalcó que el 75% de las reformas en el año pasado tuvieron lugar en países en desarrollo para favorecer el ambiente de negocios, la mayoría para reducir los costes y complejidad de crear una empresa. "Reglas simples y fáciles de seguir son una señal de que un Gobierno trata a sus ciudadanos con respeto. Dichas normas producen beneficios económicos directos - mayores emprendedores, oportunidades de mercado para las mujeres, mayor adhesión al estado de derecho", aseguró Paul Romer, recién nombrado economista jefe y vicepresidente del BM, en el documento. Como ejemplo, desde que comenzó a hacerse el informe, en 2003, tomaba de media en todo el mundo 51 días para empezar un negocio, tiempo que ahora se redujo a casi la mitad, en torno a 21 días. Entre los diez primeros clasificados apenas hay cambios, aunque Nueva Zelanda pasa al primer lugar, que había ocupado en los últimos años Singapur, y Noruega adelanta al Reino Unido, Estados Unidos y Suecia, que cierra la cabeza de la lista. Además de Kenia, Indonesia, Serbia y Pakistán, el organismo también destaca entre las economías que llevaron a cabo más reformas a Brunei, Kazajistán, Bielorrusia, Georgia, Emiratos Árabes Unidos y Pakistán. Por su parte, Augusto López-Claros, director del estudio, remarcó que "la política gubernamental desempeña un papel decisivo en las operaciones diarias de las pequeñas y medianas empresas locales". De hecho, apuntó, "las regulaciones onerosas pueden desviar la energía de los emprendedores lejos del desarrollo o la innovación en sus negocios". Este informe es utilizado por los gobiernos de los países como carta de presentación a la hora de atraer inversiones privadas. El "Doing Business" de este año situó a España en el puesto 32, uno más arriba que en la pasada edición. Respecto a los socios europeos, España figura por detrás de Finlandia (13), Alemania (17), Irlanda (18,) Portugal (25) o Francia (29), y por delante de Bélgica (42), Italia (50) o Grecia (61). Por regiones, América Latina vio incrementarse el número de reformas adoptadas el pasado año, la mayor parte destinadas a mejorar los sistemas de pago de impuestos, facilitar el comercio transfronterizo y abrir una empresa, con Brasil como el país con mayores avances. La mayor economía latinoamericana, no obstante, se mantiene en la parte baja de la clasificación, en el puesto 123 de los 190 analizados. Restricciones al empleo femenino México es el primer país latinoamericano que figura en la clasificación global, en el puesto 47, seguido por Colombia (53), Perú (54), Chile (57) y Costa Rica (62). Los otros países latinoamericanos evaluados son Panamá, que aparece en el puesto 70, Guatemala (88), Uruguay (90), Ecuador (114), Argentina (114) y Venezuela, que de nuevo, aparece en los últimos puestos, en el 187 del total de 190. Por lo que se refiere a las dos grandes economías emergentes, China avanzó del puesto 84 del pasado año al 78 actual, mientras que la India se mantuvo en el 130. Los datos del informe se basan en las regulaciones aplicables a las pequeñas y medianas empresas locales en una decena de áreas de su ciclo de vida, entre las que se encuentran la apertura de un negocio, la obtención de electricidad, el registro de propiedades, logro de crédito y la protección de inversores. En esta ocasión, además, se han añadido indicadores de género, que muestran que en 38 de los países existen determinadas restricciones para las mujeres empresarias, e incluye un análisis piloto sobre la transparencia y accesibilidad en las normativas de contratación públicas.
www.abc.es | 25/10/16
La Comisión Europea (CE) presentó hoy una nueva versión de su propuesta para crear una base común consolidada del impuesto de sociedades en la Unión Europea (UE), una reforma con la que prevé atajar la ingeniería fiscal que permite a las multinacionales reducir al mínimo sus contribuciones. Uno de los principales cambios en la reforma, que lleva paralizada un lustro por las reticencias de los países a ceder competencias en materia fiscal, es que se hará en dos pasos y será obligatoria para las empresas que facturen más de 750 millones de euros en la UE, según los documentos publicados por el Ejecutivo comunitario. La CE rescata la propuesta en un momento propicio para su aprobación, después de la sanción a Apple -que tendrá que devolver a Irlanda 13.000 millones de euros en impuestos no pagados- y con las revelaciones como la de LuxLeaks, sobre los acuerdos fiscales favorables ("tax rulings") ofrecidos a multinacionales por Luxemburgo, aún frescas en la memoria de los europeos. El comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, destacó que, desde que en 2011 se puso la idea sobre la mesa, «mucho ha cambiado en el enfoque, en la propuesta y en el panorama político». «Que todos los Estados miembros apliquen las mismas reglas para calcular sus impuestos hará la vida más difícil a los evasores fiscales» apuntó por su parte el vicepresidente de la CE para el Euro, Valdis Dombrovskis. Para facilitar la digestión a los países la Comisión ha dividido la propuesta en dos: primero se abordará la creación de la base común del impuesto de sociedades y, en una segunda fase, la polémica consolidación de los beneficios a gravar. La base común fijará una serie de reglas para que las empresas calculen su base imponible, que se aplicarán en los Veintiocho, de forma que los mismos activos sean deducibles en todos los países o que las tasas de depreciación para los mismos bienes sean homogéneas, por ejemplo. Reducir las disparidades La consolidación, el punto que genera más fricción, permitirá a las empresas agregar los beneficios y pérdidas registrados en todos los Estados miembros para calcular la base imponible que, después, se fraccionará entre todos los países donde opere la compañía para determinar el montante que puede gravar cada país. El reparto se hará según una fórmula que tiene en cuenta los activos, las ventas y la mano de obra que la empresa tiene en cada Estado. El objetivo de la Comisión es impedir que las empresas aprovechen las disparidades en los sistemas nacionales para ocultar datos en sus múltiples declaraciones de impuestos o transferir sus beneficios a países con regímenes fiscales más favorables. Sin embargo, Bruselas ha dejado claro que la reforma no pretende fijar una tasa común en toda la UE para el impuesto de sociedades, lo que supondría adentrase en política fiscal, uno de las competencias que guardan celosamente los países y que muchos -como Irlanda, Luxemburgo, Bélgica u Holanda- utilizan para atraer empresas con incentivos
www.abc.es | 25/10/16
Un tribunal de apelación de Irlanda del Norte confirmó que una pastelería de Belfast es culpable de un delito de discriminación por negarse a confeccionar una tarta con un eslogan a favor del matrimonio entre homosexuales. Los dueños de «Ashers Bakery», un negocio familiar con años de experiencia en la capital norirlandesa, fueron demandados en 2014 por la Comisión de Igualdad de Irlanda del Norte (NIEC) en nombre del activista gay Gareth Lee. Un año después, la Justicia de la provincia británica consideró que los pasteleros, que se declararon «profundamente cristianos», habían cometido un delito de discriminación contra el cliente. Lee entró en mayo de 2014 en el citado comercio y pidió que su tarta llevara la imagen de los conocidos muñecos del programa infantil «Barrio Sésamo», «Epi y Blas» y el mensaje escrito «Apoya el Matrimonio Gay», solicitud que fue rechazada alegando motivos religiosos. En aquella sentencia, la juez instructora, Isobel Brownlie, afirmó que «Ashers Bakery» no es un grupo religioso, sino una empresa «que conduce su negocio con el objetivo de obtener beneficios», y por lo tanto concluyó que había cometido un delito de discriminación al negarse a cumplir el pedido del cliente por razones de conciencia. La pastelería recurrió la decisión, pero el tribunal de apelaciones de Belfast, compuesto por tres jueces, volvió a rechazar hoy los argumentos de los demandantes, que sostienen que «Ashers Bakery» no quiere dar la impresión de que apoya el matrimonio gay al incluir mensajes al respecto. «Si un pastelero confecciona un pastel para un cliente en particular con imágenes de brujas en Halloween no significa que presta su apoyo ni al cliente ni a esta festividad», alegó el tribunal de apelación. Tras confirmarse la primera sentencia, los pasteleros deben pagar a Gareth Lee una compensación de 500 libras esterlinas (562 euros). El gobierno autónomo norirlandés, de poder compartido entre católicos y protestantes, introdujo en 2005 la ley de Asociación Civil para personas del mismo sexo, la cual concede a esas parejas los mismos derechos y responsabilidades que a los matrimonios heterosexuales. No obstante, a diferencia de la legislación en Inglaterra o Gales, estas uniones no llevan el nombre de «matrimonio homosexual» en Irlanda del Norte.
www.abc.es | 25/10/16
A lo largo de la historia, los husos horarios han sido utilizados por gobernantes y dictadores como una arma política para ensalzar interes nacionalistas o simplemente para satisfacer un capricho. En Corea del Norte, el régimen de Kim Jong-un decidió en agosto del año pasado retrasar la hora 30 minutos para regresar a su huso tradicional de hace más de un siglo, con motivo del 70 aniversario de la independencia del dominio colonial japonés. El GMT+8,5 era el huso horario de toda Corea hasta que en 1912 fue adelantado media hora por el Imperio Japonés, que dominó la península entre 1910 y 1945, para que coincidiera con la de Tokio. Después de la liberación en 1945, Corea del Norte continuó con el huso horario nipón, mientras Corea del Sur regresó al tradicional en 1954 antes de volver a la franja actual de GMT+9 en 1961. La decisión de Corea del Norte se observa como un gesto de marcado carácter nacionalista. Desde mayo de este año Venezuela tiene un nuevo huso horario por decreto de su presidente, Nicolás Maduro. El mandatario ordenó en abril adelantar 30 minutos las agujas del reloj como medida de ahorro de energía. En 2007, el entonces presidente Hugo Chávez ya decretó el cambio de huso horario para 4:30 horas menos en relación al meridiano GMT. Así, con la decisión de Maduro, la hora legal en Venezuela volverá a las cuatro horas menos con respecto a Greenwich. En su momento Chávez anunció esta medida para que los niños no tuvieran que madrugar y permitir hacer un uso racional de la electricidad. «¿Ustedes no ven que ese poco de carajitos (niños) tienen que despertarse oscuro y van a la escuela casi con el tetero (biberón) en la boca? Eso es por el huso horario que tenemos», justificó el difunto caudillo en su momento. Pero Maduro se rebeló contra su padre político y, desesperado por la situación económica del país, ha decidido adelantar treinta minutos. «Es una medida sencilla que nos va a dar un ahorro importante», dijo el presidente venezolano en un mitin político. En 1940, la España franquista decidió adelantar la hora para adoptar el horario oficial de Alemania, que acaba de culminar la ocupación de Francia y de imponerle, entre otras cosas, la hora de Berlín. Otros países regidos por el meridiano de Greenwich como Reino Unido, Portugal e Irlanda también adelantaron una hora y se sumaron al huso horario alemán para evitar confusiones en las acciones bélicas. Una vez terminada la contienda, estos decidieron volver al huso horario que les corresponde, marcado por el meridiano de Greenwich (GMT+0). España no lo hizo.
www.abc.es | 24/10/16
El tirón del Camino de Santiago, lejos de perder fuelle, se consolida estadística a estadística. La última cifra en conocerse sobre la llegada de peregrinos a la ciudad del Apóstol revela que en la tercera semana de octubre ya se habían igualado los datos globales de todo el 2015. O lo que es lo mismo, que los 262.515 caminantes que recalaron en el Obradoiro el pasado año han quedado eclipsados —a falta de dos meses para que finalice el 2016— por los 262.913 que la Oficina del Peregrino contabilizó con fecha 20 de octubre. La cifra da cuenta de los peregrinos que recogieron su Compostela —aquellos que pueden acreditar haber recorrido al menos 100 kilómetros a pie o a caballo y 200 en bicicleta— y que llegaron a Santiago a través de las distintas rutas que confluyen en la urbe gallega. Fuentes del Gobierno gallego indicaron que los datos hechos públicos este fin de semana implican un incremento del 5,22 por ciento en comparación con el mismo periodo del año pasado, con una diferencia al alza de 13.000 peregrinos más recibidos entre el 1 de enero y el 22 de octubre. Por origen, en lo que va de año llegaron a la capital gallega un total de 118.664 caminantes procedentes de algún punto del territorio español. La cifra supone un 45,13 por ciento del número total de aquellos que se aventuran a hacer la Ruta Xacobea. El porcentaje restante, un 54,87 por ciento (144.249 caminantes), confirma la importancia que el Camino tiene a nivel internacional. Según la información aportada por la Oficina del Peregrino, la nacionalidad que más atracción siente por esta milenaria ruta es la alemana, seguida de la italiana y de la estadounidense. Por detrás están países como Portugal, Irlanda o Francia. Un 90% a pie En el caso español, los andaluces se llevan la palma en cuanto al número de Compostelas entregadas. Muy cerca están los madrileños, los valencianos y los catalanes. Un 90 por ciento de los caminantes se decantan por hacer el Camino a pie y un 9 por ciento se montan en la bicicleta, una opción que gana adeptos en los meses de verano y que cae durante el invierno. Los hosteleros de la ciudad no dudan de la relación entre el incremento en las llegadas y la apertura del Puerta Santa con motivo del Jubileo de Misericordia.
www.abc.es | 23/10/16

La primera ministra británica, Theresa May, se reunirá el lunes con sus homólogos de Escocia, Gales e Irlanda del Norte para esbozar el camino hacia el Brexit, anunció el domingo su oficina.

Este será el primer Comité Ministerial Conjunto desde diciembre de 2014. "Hablarán sobre la manera en que las administraciones podrían trabajar juntas para obtener el mejor acuerdo para el Reino Unido y aprovechar las oportunidades que ofrecerá una salida de la Unión Europea", dijo Downing Street en un comunicado.

La mayoría de los ingleses y los galeses se pronunciaron para una salida de la UE en el referendo de junio, pero una mayoría de los escoceses y de los norirlandeses votaron a favor de que el Reino Unidos permanezca en el bloque.

May se reunirá con la primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon, el jefe de gobierno galés, Carwyn Jones, y la norirlandesa Arlene Foster.

La primera ministra británica, a cargo de capear la salida de Gran Bretaña de la UE, quiere construir "una nueva estrategia industrial para el conjunto del Reino Unido, para desarrollar aún más las riquezas y el empleo", añadió Downing Street.

"No sólo la geografía nos une, y valemos más que la suma de nuestras partes", declaró May.

"Ahora que abrimos un nuevo capítulo debemos aprovechar las oportunidades que se presentan y lograremos mucho más juntos que si lo hacemos por separado", agregó.

Downing Street añadió que si lo desea, el comité podría reunirse al menos cada 12 meses.

Theresa May quiere invocar el artículo 50 de los tratados europeos, que enmarca el proceso de divorcio de un país de la UE con el bloque fijando un calendario de un máximo de dos años, entre principios de 2017 y fines de marzo.

De cara a esta reunión, el portavoz del gobierno escocés para el Brexit dijo que Edimburgo debe ser tratado de la misma manera en las negociaciones de salida. "Queremos ver cómo se tomará en cuenta el punto de vista del pueblo escocés", dijo.

El secesionista Partido Nacional Escocés (SNP), de Sturgeon, preparó un proyecto de ley para convocar a un segundo referendo sobre la independencia de Escocia.

Los escoceses votaron en 2014 a favor de permanecer dentro del Reino Unido, pero en las perspectiva del Brexit, Sturgeon sugirió que se le debe dar la opción a los escoceses de reconsiderar el tema.

www.prensa.com | 23/10/16
Simon Manley, el embajador de Reino Unido en España, ha acudido a la V Feria de la Educación Británica en Madrid para tranquilizar las aguas tras la salida de su país de la Unión Europea. Ha querido transmitir un mensaje de calma a todos los alumnos extranjeros que contribuyen a universalizar la educación de sus instituciones, y también ha aprovechado la entrevista con ABC para declararse fan del programa Erasmus, echando la vista atrás y recordando sus periplos estudiantiles internacionales. ¿Es viable la cosoberanía de Gibraltar? ¿Y comparable la situación de Escocia con Cataluña? A todas estas cuestiones ha respondido el diplomático, esquivando algunas más polémicas siempre con una sonrisa, y la típica clase británica. ¿Habrá marcha atrás en el Brexit antes de que en marzo Theresa May active el artículo 50? No habrá marcha atrás. El pueblo británico votó a favor de la salida de Reino Unido de la Unión Europea y tenemos que respetar su opinión. Ahora toca preparar una negociación que va a ser compleja, ya que es la primera vez que un país ha salido de la UE, y estamos estudiando y trabajando en estos momentos todos los ámbitos del asunto, hablando y escuchando a nuestras empresas y con nuestros inversores. En mi caso, escucho las preocupaciones e ideas de los inversores españoles, ya que uno de los destinos más importantes de la inversión española en la Unión Europea, con empresas como el banco Sabadell, el Santander, Ferrovial o Iberdrola. Tenemos que preparar nuestros objetivos y qué enfoque queremos darle a la negociación, pero no habrá marcha atrás. Somos un país democrático y debemos respetar las opiniones de nuestro pueblo. Vamos a lograr que nuestra salida sea un éxito no solo para nosotros, sino también para toda la UE, porque queremos una relación estrecha y amistosa con nuestros vecinos, porque, pese al Brexit, somos y seguiremos siendo europeos, aunque fuera de la comunidad política. ¿Ve viable un segundo referéndum en Escocia? Lo importante en estos momentos no es que se celebre un segundo referéndum en Escocia sino que trabajemos como un reino unido para decidir nuestros objetivos en la negociación, para negociar un reino unido con esas negociaciones con la Unión Europea, y que logremos el mejor recuerdo posible para todo Reino Unido, incluso Escocia, Gales, Irlanda del Norte e Inglaterra, y así que nuestro país siga forjándose una gran historia de éxito. ¿Cree que la situación de Escocia es comparable a la de Cataluña en España? Cada país tiene su historia distinta, y sus constituciones son también diferentes. Creo que a nivel general estamos mejor juntos, pero la posición constitucional de España difiere mucho de la británica, en la que se contempla que somos cuatro naciones. Es una historia muy distinta. Reino Unido siempre se ha opuesto a que la Unión Europea integre un modelo territorial federal. ¿Cree que la salida de su país de la UE hará que se intente retomar esta iniciativa? Esperamos que la Unión Europea sea un éxito, es nuestro interés que vaya todo bien, a nivel económico, político…. vivimos tiempos complejos, sobre todo en lo que se refiere a la política, así que vamos a ver qué dirección decide tomar la UE. Margallo y Johnson polemizan sobre Gibraltar tras el Brexit, ¿tiene razón Margallo al decir que tras la salida de Reino Unido, la Verja se convertirá en frontera exterior? Gibraltar forma parte de Reino Unido. Actualmente estamos hablando con su gobierno, igual que hacemos con Irlanda del Norte, Gales, Escocia y Londres, sobre nuestra posición en la negociación. Y nuestra postura es atajar esas negociaciones como un reino unido, porque vamos a salir de la Unión Europea como un reino unido, aunque esperamos tener la mejor relación posible no solo en términos económicos, sino también a nivel de intercambio humano y comercial entre Gibraltar y España, un interés mutuo por los 7.000 españoles que pasan la frontera cada día para trabajar. La mayoría de los jóvenes votó en junio por la permanencia, ¿cree que programas europeos como el Erasmus tienen algo que ver en esa decisión? Tengo la experiencia de mis propias hijas, que viven en Londres, la ciudad más cosmopolita del mundo. Sus amigos son españoles, franceses, americanos, canadienses… Creo que en este mundo globalizado nuestros jóvenes quieren viajar, quieren tener la experiencia de trabajar en otros países, y he visto la riqueza que ese tipo de educación aporta. Sin duda, es muy importante. ¿Qué impacto tendrá el Brexit en los alumnos españoles que estudian o pretenden hacerlo en Reino Unido? Hemos sido claros al respecto. no solo los estudiantes que se hayan matriculado este año van a continuar estudiando con las mismas condiciones, sino que también lo harán los que decidan hacerlo el año que viene. Tendrán las mismas condiciones económicas y ayudas, un compromiso de nuestro país, donde uno de cada seis universitarios es extranjero, parte fundamental de la riqueza de nuestro sistema educativo. ¿Intentarán mitigar los prejuicios de la salida con alguna medida especial una vez se materialice la salida? ¿Entiende que haya incertidumbre de los alumnos, tanto británicos en España como alumnos españoles en Reino Unido? Vamos a ver a dónde llegan las negociaciones, pero es nuestro interés, dado el número de estudiantes españoles y europeos que hay en nuestras universidades, que son parte fundamental de la riqueza de nuestro sistema educativo y para entender la historia del éxito de nuestras universidades. Cuatro de las diez mejores universidades del mundo son británicas y podemos competir con las mejores. Nuestro objetivo, por tanto, es que el estudiante español que viene a nuestro país tenga la mejor educación del mundo, y que esta le abra nuevas puertas a nivel internacional . Esta oferta no ha cambiado y no va a cambiar. El sistema educativo británico es elitista, ¿cree que programas como el Erasmus contribuyen a democratizarlo? Sí, pero también hemos trabajado mucho para hacer un sistema educativo meritocrático, parte fundamental del nuevo Gobierno de Theresa May, y gracias a ello hemos visto cambios importantes no solo al nivel de las universidades, sino también en los colegios, que están creciendo incluso en barrios desfavorecidos de Londres, consolidando su éxito, por lo que tenemos que hacer más y dar más oportunidades. Soy un gran fan del Erasmus. Creo que no solo es importante como oferta para gente que de otro modo no tendría la oportunidad de estudiar en otro país, sino también a la hora de abrir sus mentes y vivir esa experiencia, conocer culturas diferentes… es fundamental. Se abre la mentalidad, hace que tengas una visión más grande del mundo, más globalizada.
www.abc.es | 21/10/16
El Gobierno británico ha anunciado una ley que otorgará un perdón póstumo a todas las personas condenadas por las leyes que establecían que homosexualidad era un delito, penado con frecuencia hasta con cárcel. La iniciativa hará justicia a miles de anónimos y también a personajes conocidos, algunos tan simbólicos como el escritor Oscar Wilde, condenado en 1895 a dos años de trabajos forzados en la prisión de Reading por un delito de «enorme indecencia». Aquel trauma destrozó su vida y su carrera. La homosexualidad dejó de estar penada en fecha mucho más reciente de lo que suele pensarse. En Inglaterra y Gales las relaciones consentidas entre mayores de 21 años dejaron de ser delito en 1967. Pero en Escocia el castigo continuó hasta 1980 y en Irlanda del Norte, dos años más. La nueva ley de perdón póstumo borrará los registros judiciales y policiales de los condenados. Pero aquellos que todavía viven habrán de pedir explícitamente al Ministerio del Interior que revise su caso, lo que ha generado protestas de grupos de activistas gays, como Stonewall. John Nicolson, diputado del Partido Nacionalista Escocés, antiguo presentador de la BBC y homosexual, presentará este viernes una moción para que se borren automáticamente todos los registros y el perdón sea completo y automático para las personas vivas. El Gobierno rechazará la iniciativa. El Ministerio de Justicia alega que ese perdón general podría alcanzar ofensas que todavía son delito, con el consiguiente daño a las víctimas. El perdón para los homosexuales parte de una iniciativa de los descendientes del brillante matemático Alan Turing, un héroe en la lucha contra Hitler, pues su contribución fue clave para descifrar el código «Enigma» de las transmisiones nazis. Turing tuvo un final trágico por su condición de homosexual. En 1952 fue condenado por «indecencia» por mantener relaciones con un joven de 19 años y sometido a castración química. Dos años después se suicidó con cianuro. Su caso volvió a la palestra con la película de 2014 titulada en España «Descifrando Enigma», donde Benedict Cumberbatch, el “Sherlock” televisivo, encarna al científico. El pasado febrero, los descendientes de Turing, encabezados por su sobrino-nieto, llevaron medio millón de firmas al Número 10 de Downing Street pidiendo el perdón para 49.000 hombres condenados como el matemático por prácticas homosexuales. El Gobierno cursó su iniciativa y la norma de perdón y reparación que ahora se presenta es conocida popularmente como «Ley Turing». El ejecutivo de Cameron también aprobó el matrimonio entre personas del mismo sexo en la pasada legislatura. El perdón retrospectivo no ha satisfecho a todo el mundo. «No aceptaré el perdón, lo que quiero son disculpas», ha declarado George Montague a la BBC, un icono de los gays británicos, de más de 90 años, condenado cuando tenía 40 años y estaba casado y era padre de tres hijos. Montague trabajaba en los Boy Scouts en el momento de su condena y fue despedido y expulsado de la organización, que posteriormente le ha presentado sus excusas. Es una de las muchas historias de un pasado duro y no tan lejano.
www.abc.es | 20/10/16
El Gobierno británico ha anunciado una ley que otorgará un perdón póstumo a todas las personas condenadas por las leyes que establecían que homosexualidad era un delito, penado con frecuencia hasta con cárcel. La iniciativa hará justicia a miles de anónimos y también a personajes conocidos, algunos tan simbólicos como el escritor Oscar Wilde, condenado en 1895 a dos años de trabajos forzados en la prisión de Reading por un delito de «enorme indecencia». Aquel trauma destrozó su vida y su carrera. La homosexualidad dejó de estar penada en fecha mucho más reciente de lo que suele pensarse. En Inglaterra y Gales las relaciones consentidas entre mayores de 21 años dejaron de ser delito en 1967. Pero en Escocia el castigo continuó hasta 1980 y en Irlanda del Norte, dos años más. La nueva ley de perdón póstumo borrará los registros judiciales y policiales de los condenados. Pero aquellos que todavía viven habrán de pedir explícitamente al Ministerio del Interior que revise su caso, lo que ha generado protestas de grupos de activistas gays, como Stonewall. John Nicolson, diputado del Partido Nacionalista Escocés, antiguo presentador de la BBC y homosexual, presentará este viernes una moción para que se borren automáticamente todos los registros y el perdón sea completo y automático para las personas vivas. El Gobierno rechazará la iniciativa. El Ministerio de Justicia alega que ese perdón general podría alcanzar ofensas que todavía son delito, con el consiguiente daño a las víctimas. El perdón para los homosexuales parte de una iniciativa de los descendientes del brillante matemático Alan Turing, un héroe en la lucha contra Hitler, pues su contribución fue clave para descifrar el código «Enigma» de las transmisiones nazis. Turing tuvo un final trágico por su condición de homosexual. En 1952 fue condenado por «indecencia» por mantener relaciones con un joven de 19 años y sometido a castración química. Dos años después se suicidó con cianuro. Su caso volvió a la palestra con la película de 2014 titulada en España «Descifrando Enigma», donde Benedict Cumberbatch, el “Sherlock” televisivo, encarna al científico. El pasado febrero, los descendientes de Turing, encabezados por su sobrino-nieto, llevaron medio millón de firmas al Número 10 de Downing Street pidiendo el perdón para 49.000 hombres condenados como el matemático por prácticas homosexuales. El Gobierno cursó su iniciativa y la norma de perdón y reparación que ahora se presenta es conocida popularmente como «Ley Turing». El ejecutivo de Cameron también aprobó el matrimonio entre personas del mismo sexo en la pasada legislatura. El perdón retrospectivo no ha satisfecho a todo el mundo. «No aceptaré el perdón, lo que quiero son disculpas», ha declarado George Montague a la BBC, un icono de los gays británicos, de más de 90 años, condenado cuando tenía 40 años y estaba casado y era padre de tres hijos. Montague trabajaba en los Boy Scouts en el momento de su condena y fue despedido y expulsado de la organización, que posteriormente le ha presentado sus excusas. Es una de las muchas historias de un pasado duro y no tan lejano.
sevilla.abc.es | 20/10/16
La Federación ambiental BirdLife International ha propuesto la creación de una nueva Área Marina Protegida (AMP) en el Atlántico Norte a los órganos de decisión del convenio OSPAR sobre la protección del medio ambiente marino del Atlántico Nordeste. Junto a España, forman parte del tratado Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Alemania, Islandia, Irlanda, Luxemburgo, Países Bajos, Noruega, Portugal y Reino Unido. El área, bautizada como Monte Evlanov y cuenca de Alta Mar, está fuera de cualquier jurisdicción nacional y, si es aceptada, ofrecerá protección a uno de los puntos más importantes para la avifauna marina en esta parte del océano Atlántico. Se calcula que unos dos millones de aves pasan por la zona cada año y, entre ellas, grandes migradoras como el charrán ártico o el frailecillo común, que se encuentra amenazado, explica SEO/BirdLife en una nota. Las aves marinas son el grupo más amenazado de la avifauna De aprobarse, sería el primer espacio de estas características identificado a partir de datos extraídos de la observación y seguimiento de aves marinas, el grupo más amenazado de la avifauna. La organización ha pedido al Gobierno español, miembro del mecanismo europeo que decide la incorporación de las AMP, que tome en consideración la propuesta, que cubriría un importante vacío en la conservación de estas especies en el océano Atlántico.
www.abc.es | 20/10/16
Miles de estudiantes de toda Irlanda se han manifestado este miércoles en la capital del país, Dublín, para exigir al Gobierno que mantenga la financiación pública de la educación universitaria y retire la iniciativa por la que los estudiantes deberían devolver el préstamo que ofrece el Estado a devolver cuando tengan un trabajo con unos ingresos mínimos.
www.europapress.es | 19/10/16
Le brotó a Inglaterra, tierra de monarcas, una mujer sobresaliente muy por encima de su época y muy por delante de su tiempo. Atestiguó sus abundantes capacidades -y defectos- el «canciller de hierro», Bismarck, quien vio enseguida que en el cuerpo de aquella niña venía el más temido «veneno»: el parlamentarismo inglés. A pesar de sus muchos talentos, la historia de esta princesa está enterrada en el más espeso olvido. Conviene recordar que, bajo otras circunstancias, esta primogénita de la celebérrima Reina Victoria y del alemán Alberto de Sachsen-Coburg y Gotha, nacida en Buckingham en 1840, habría sido reina de Gran Bretaña. No lo quisieron ciertas leyes sin fundamento, ni el destino, que convertiría su vida en un enorme drama personal, y esos dramas familiares llevarían, en medio de múltiples laberintos políticos, a una de las mayores catástrofes de la Historia: esa nueva guerra de los treinta años -Primera más Segunda- y el infierno de Hitler. Qué habría pasado si... Es sorprendente que media Europa haya llorado con la historia, rosa, de una famosa coetánea suya, la irrelevante Elisabeth de Austria, es decir, la Sissi del cine, y que todo el mundo ignore la historia -de amor verdadero- y la relevancia de esta Victoria Adelaide Mary Louisa de Gran Bretaña e Irlanda, Vicky, quien desempeñó un papel clave en distintos sucesos que acabaron en el descarrilamiento de Europa. Si nos ponemos a jugar a lo «contrafáctico», habría bastado que algunos hechos de la vida de esta mujer hubieran transcurrido de otra forma para que el siglo XX hubiese sido muy distinto: quizá Prusia hubiera tenido otro desarrollo, quizá no hubiésemos sufrido al infame Guillermo II, quizá eso nos hubiese evitado la Primera Guerra, y hasta es posible que no se hubiese desatado el infierno de Hitler. La historia de Vicky comienza como un cuento de hadas. Su padre, a quien amó ilimitadamente, la había preparado intelectualmente para el desempeño de sus altas responsabilidades. Estaba feliz en Buckingham hasta que un maldito azar se cruzó en su vida, la «Great Exhibition» de Londres (1851), donde la princesa, de 11 años, se encuentra con el heredero de Prusia, Friedrich Wilhelm (Fritz), de 19, quien queda cautivado por la inteligencia, cultura y personalidad de aquella niña que habla desenvueltamente alemán. Cuatro años más tarde, ese heredero acude a Balmoral a pedir la mano de la joven, y la reina Victoria se la concede. Así se convierte en princesa consorte de Prusia y abandona su amadísima Inglaterra entre quejas del «Times», que advierte que una «Princess Royal» merece mejor destino que ser enviada a aquella miserable monarquía prusiana. Tenían razón. Estamos en 1858. Vicky intuyó que la política de «sangre y hierro» de Bismarck no originaría una Europa en paz La rijosa corte prusiana recibió con algo más que animosidad a aquella mujer lista, segura, con voluntad y opinión propias, que leía a Stuart Mill, La Rochefoucauld, Heine o Goethe. Como ella misma formuló, para que te recibiesen bien tenías que ser una especie de «turca en un harén». Chocaron entonces dos formas de concebir lo que debe ser una mujer, dos formas de entender lo que debe ser una monarquía y dos formas de entender lo que debe ser un sistema político adecuado. Todo lo aguantó Vicky por amor, y porque traía una misión más sublime que le había transmitido su padre y en la que creía firmísimamente: convertir a Prusia en una monarquía de estilo británico. Falta de oxígeno Ocurrió lo contrario: la corte mostró un profundo rechazo a «la inglesa» y a sus ideas. A Vicky, Berlín le pareció un infierno, lleno de espías e intrigantes, y cada día de su vida sintió nostalgia del refinamiento y liberalidad de Inglaterra. Desde Alemania, Vicky escribió a su madre, la reina Victoria, unas 4.000 cartas y recibió de ella unas 3.700, lo que constituye un valioso testimonio de las interioridades de la Historia alemana. A todo ese sueño -y al futuro de Europa- le dio el azar un primer golpe mortal. Vicky da a luz con 18 años un niño casi muerto por la falta de oxígeno, con el brazo izquierdo paralizado, 15 centímetros más corto que el derecho, y con muchos otros daños, entre ellos no mantener erguida la cabeza. Ese parto c onvierte al hijo en un niño con minusvalías severas que le obligan a soportar terroríficos «inventos» ortopédicos y tratamientos inhumanos: le dan «baños animales», es decir, le meten el brazo inválido dentro de cadáveres de conejos recién sacrificados para que se revitalice, o le dan «electroshocks» en el brazo muerto. Más grave todavía: en ese parto nacen también otros daños que jugarán un papel decisivo en el destino de Europa. El káiser rodeó el palacio de su madre para que no salieran hacia Windsor papeles «secretos» Ese nacimiento y esa tremenda niñez estropearon para siempre la relación madre-hijo. La madre sintió esa desgracia como una deshonra y el hijo se volvió vengativo, caprichoso, agresivo e inclinado a torturar y odiar a su madre. Freud escribió que toda esa historia influyó decisivamente en las posturas futuras con la madre. Y habría que añadir: y en sus funestas conductas políticas. En marzo de 1862, en medio de una aguda crisis política, el káiser Guillermo I, padre del heredero, está inclinado a abdicar. Contra la sabia opinión de Vicky, su marido, Fritz, aconseja a su padre continuar. Un consejo, pésimo, de enorme trascendencia para Prusia y Europa: el viejo emperador reinará otros 28 años. Y se perderá un cuarto de siglo para la modernización política de Prusia hacia un modelo británico. Peor todavía: pocos meses después de ese consejo, Guillermo I decide nombrar a quien Vicky llamaba la «bête noire» , Bismarck, canciller de Prusia, y este la convertirá en un régimen aún más militarista. Noventa y nueve días Desde ese día, la misión, personal y política, de Vicky de britanizar Prusia quedó muerta de por vida. Para Bismarck, Vicky buscaba dañar la «gloria de Prusia y el esplendor de Alemania»: «Le reprocho a esa mujer sólo una cosa, que ha seguido siendo inglesa e influye sobre su marido en ese sentido. Carece de todo sentimiento alemán». El esposo de Vicky, Fritz, no llegaría a káiser de Alemania hasta 1888, con el nombre de Federico III, cuando ya Bismarck había impuesto férreamente su régimen autocrático. Por lo demás, serían káiser y «kaiserin» sólo 99 días. Porque en junio de ese año, llamado de los tres káiseres, Federico III fallece como consecuencia de un terrible cáncer de laringe. Tiene 57 años. Ese día ocupa el trono su hijo, Guillermo II, quien con 29 años es káiser de Alemania, rey de Prusia, «Summus Episcopus» de la Iglesia Evangélica y Mando Supremo del ejército más poderoso del mundo. Será una catástrofe para Europa. Y para su madre. «La reina más desgraciada de cuantas hayan llevado una corona», así la llamó Guillermo II Su primera medida como rey es rodear con soldados el palacio de aquella para impedir que salgan hacia Windsor papeles «secretos» de su difunto padre, que no existían. En el microcosmos familiar se observan ya las contraposiciones que llevarán a la Gran Guerra: la lucha a muerte entre dos modelos de nación, de sistema político y de monarquía. El parlamentarismo inglés contra el autocratismo prusiano. Esa «dañada relación familiar» explica también muchos de los importantes desencuentros entre Guillermo II y su «tío Berti», Eduardo VII, que llevarán a la Gran Guerra. Guillermo II nunca fue capaz de «liberarse» de esa relación de amor-odio con lo inglés y siempre sintió la necesidad -saturada de complejos- de echarle pulsos a Gran Bretaña. En 1888 comienza el drama de 1914. Voluntad arbitraria Todos esos acontecimientos obligaron a Vicky a sacar conclusiones y hacer diagnósticos y profecías. La entonces princesa, ahora «kaiserin» Friedrich, concluye que Prusia es un Estado «enfermo». Esa enfermedad la causa un sistema político que ni es útil, ni responde a las exigencias de su época. Vicky anticipa así el fino diagnóstico de Veblen, quien señalaría que el sistema político alemán era obsoleto e iba por detrás de las exigencias de su época: anacrónica era su selección de élites; anacrónico su sistema de toma de decisiones, lleno de rasgos feudales. Según Vicky, ese Estado se basa en la voluntad arbitraria de un rey, en vez de en un sistema parlamentario. «Nuestra situación no ofrece perspectivas, ¿a dónde debe llevar esta absoluta confusión y falta de claridad?». Vicky intuyó con acierto que la política de «sangre y hierro» de Bismarck no originaría una Europa estable, ni una Europa en paz. Prusia no había tenido ni la inteligencia, ni el valor, ni la voluntad de regirse como exigían las necesidades de la época. La «kaiserin» viuda advirtió que Alemania pagaría muy amargamente esa falta de racionalidad. Y una curiosidad más: para esta reina, ese Estado estaba enfermo porque se alimentaba de una raíz podrida: el papel de la mujer en Prusia. Mujeres a las que no se les deja pensar como a los hombres, y a las que no se les deja gobernar las casas y familias. Mujeres al margen de los intereses y problemas del país. Mujeres que no leen la prensa y no tienen opinión política, sólo oyen y callan. En esa penumbra nace y crece el nacionalismo prusiano. Al contrario que en Inglaterra, añade, cuya mayor fuerza son sus mujeres y sus madres. Ellas dan fuerza al pueblo inglés, y civilidad. Vicky da a luz con 18 años un niño casi muerto. la relación con su hijo nacía enferma Todos esos males explotaron y todas esas profecías se cumplieron con la llegada al poder de su hijo, a quien madre, familiares y asistentes describían así: «Duro egoísta», «gélido», de «corazón petrificado», «pomposo», «falso», «arrogante», «superficial y frívolo», «ignorante», «inculto», «caprichoso», «imprevisible», «se creía poseído de infalibilidad», «totalmente desconfiado», «terco». Este Calígula moderno tuvo siempre tendencias autoritarias, odio a los Parlamentos, odio a la socialdemocracia (los zahirió con la famosa frase «compañeros sin patria»), odio a los judíos, y un amor apasionado por lo militar. Además de un fatal y enfermizo rechazo-envidia de Inglaterra. Ante la mirada estupefacta de Vicky, este káiser, hijo suyo, corre, en su locura cesarista y su ilimitado narcisismo, al desastre. «Soy el Señor único de la política alemana y mi país deberá seguirme vaya a donde vaya». Lo resume dolidamente Weber en una carta a Naumann: «Un diletante lleva los hilos de la política… el rey de Inglaterra tiene ambición y poder, el káiser alemán tiene vanidad y se contenta con la apariencia de poder». El final de la historia es bien conocido: se lanza imprudentemente a la Primera Guerra, lleva a su ejército a la derrota tras errores vergonzosos, provoca la extinción de la monarquía en Alemania y trae la República de Weimar, que descarrila, y, ya en el exilio, hasta adula por escrito al monstruo que domina el horizonte, Hitler. El mayor pecado Su madre, la «kaiserin» Friedrich, muere en 1901, entre horribles dolores y sufrimientos, en su palacio cerca de Fráncfort, con la suerte de no ver la inmensa catástrofe que su inteligencia había anunciado. Muere también sin ver lograda la misión que la había traído a Prusia y le había encomendado su amado padre: britanizar a Alemania. El mayor pecado de Vicky fue creer en la superioridad del sistema político inglés («Gracias a Dios, nací en Inglaterra, donde las personas no son esclavas»). A su muerte, Alemania era más que nunca un «Estado militar» en vez de un «Estado parlamentario». La dimensión de ese fracaso la resumió muy bien su funesto hijo: «La reina más desgraciada de cuantas hayan llevado una corona». Aunque ella, como mujer, lo resumió de otra manera: «Iré a la tumba desconocida, foránea y sin haber sido entendida porque una mujer sola nada puede contra muchos hombres rabiosos por el prejuicio ciego».
www.abc.es | 19/10/16
En septiembre de 2014, el por entonces primer ministro escocés, el separatista Alex Salmond, repitió hasta el hartazgo durante la campaña del referéndum de independencia que el resultado zanjaría el debate para «una generación». Pero tras perder por diez puntos aquella votación, y cuando apenas han pasado dos años, el Partido Nacionalista Escocés (SNP) anuncia la puesta en marcha de un segundo referéndum. El pretexto esta vez es que Escocia, a diferencia del conjunto del Reino Unido, no votó por salir de la UE y se verá arrastrada a un Brexit duro que no quiere. Nicola Sturgeon, de 46 años, la actual primera ministra y líder del SNP, anunció en el congreso de su partido en Glasgow que la próxima semana presentará una Ley de Referéndum de Independencia para que comience a ser evaluada. Un desafío frontal a Theresa May, quien con un discurso más contundente que el de Cameron se ha posicionado con firmeza contra lo que llama «los nacionalismos divisivos». La pretensión del separatismo escocés de repetir la consulta deberá recibir luz verde de Westminster. A diferencia de la cesión de Cameron en su día, el nuevo Gobierno dejó claro al instante que no admitirá la consulta. «Ese tema quedó zanjado hace dos años. Ahora debemos trabajar juntos por el Reino Unido». En la consulta de septiembre del 2014, el independentismo fue claramente derrotado: 55,3% a favor de permanecer en el Reino Unido frente a 44,7%. A día de hoy, las encuestas siguen reflejando que ganaría el unionismo, pero el nacionalismo es insaciable en su meta sentimental y ha puesto de nuevo en marcha su aparato de propaganda, esta vez con la coartada europea. Según un sondeo de esta semana del «Herald», un diario escocés, un 47% votaría en contra de la ruptura y un 38% a favor, con un 12% de indecisos. El argumento de Sturgeon, vitoreada por efusión por los suyos cuando anunció el proyecto de ley para un nuevo referéndum, es que el 62% de los escoceses votaron en junio por seguir en la UE, mientras que en el conjunto del Reino Unido ganó el Brexit por 52%-48%. Sturgeon omite que en Irlanda del Norte, Londres, Manchester u Oxford también ganó el Remain, y no fabulan con la independencia. Tono duro contra May La primera ministra escocesa fue durísima con Theresa May y su Gobierno, al que tachó de xenófobo y de extrema derecha. Los acusó de utilizar la “retórica de UKIP” e instalarse en el barril de cerveza. «El Brexit se ha convertido en un tory Brexit e ignorar la voz de Escocia es sencillamente inaceptable». Según los cálculos del Gobierno escocés, la ruptura con el mercado único europeo costará 80.000 empleos en Escocia y unas mermas medias en los sueldos de 2.000 libras al año. Con las habituales hipérboles patrioteras tan gratas al nacionalismo, Sturgeon proclamó que «somos una de las naciones más ricas de la tierra, líderes en ciencia, tecnología y energías renovables». En realidad se trata de un pequeño país de 5,3 millones de habitantes, cuya principal, riqueza, el petróleo del Mar del Norte, está en jaque por la caída de los precios del crudo y el propio agotamiento de las reservas escocesas. Escocia crece a la tercera parte de velocidad que el conjunto del Reino Unido y su déficit público es muy superior a la media, y probablemente ingobernable si se independizasen. La pasión de Nicola Sturgeon, por lo general bastante institucional, se desató ante su militancia y dejó frases como esta: «Estoy decidida a que Escocia pueda reconsiderar la independencia antes de que el Reino Unido deje la UE si es necesario para defender nuestros intereses. Así que la próxima semana se publicará una ley de referéndum de independencia». En algún momento llegó a interpelar directamente a May, con la que se reunió en julio y con la que tiene otro encuentro programado para finales de este mes: «Escucha esto: sí crees por un solo segundo que no soy seria en lo que hago para proteger los intereses de Escocia, entonces piénsatelo otra vez». La crisis territorial que ha suscitado el voto por el Brexit viene a dar la razón a dos expertos observadores de la política británica, los ex primeros ministros John Major y Tony Blair, que en campaña advirtieron que romper con Europa podría minar la unidad del reino. El ala eurófoba del Partido Conservador desdeñó esos avisos como parte de lo que calificaban como «el Proyecto Miedo». Pero el separatismo ha tomado alas. Sturgeon ha pedido también, mientras la independencia no llega, poderes para Escocia en el control de la inmigración, agricultura, pesca y la capacidad de firmar acuerdos con países extranjeros.
www.abc.es | 13/10/16
Si se opta por un Brexit duro, como parece preferir Theresa May, l os precios de la carne en el Reino Unido subirán hasta un 20%. Así lo ha dicho la patronal británica del comercio minorista, la BRC, que agrupa a supermercados y grandes almacenes, que advierte de un encarecimiento de la cesta de la compra. La BRC explica que si May opta por abandonar el mercado único europeo para sumarse como un país más a la Organización Mundial de Comercio (OMC), los primeros en acusarlo serán los bolsillos de los consumidores. Salir del mercado único bajaría los precios de algunos productos, como el cordero de Nueva Zelanda, sometido a aranceles por la UE. Pero mirando el conjunto de la cesta de la compra, la opción de la OMC llevaría a los precios al alza. Por ejemplo, la ropa de Bangladesh sería un 12% más cara, el vino chileno, un 27% y la carne en general, un 27%, lo cual es importante en un país muy carnívoro, de bajo consumo de pescado. La opinión de la BRC tiene mucho interés, porque sus empresas son el mayor grupo importador del Reino Unido. Además, han defendido a sus 200.000 trabajadores extranjeros frente a la cruzada del nuevo Gobierno contra los inmigrantes y han destacado “su enorme contribución”. Estas críticas se suman a las de la patronal CBI, que el fin de semana hizo pública una contundente carta a May pidiéndole que mantenga los vínculos del país con el mercado único europeo. La CBI calcula que si el país se incorpora a la OMC y rompe con Europa por completo, el 90% del comercio con la UE estaría sometido a aranceles y los costes para la industria aumentarían un 20%. La patronal sostiene que el acceso al mercado único “es vital para la salud de la economía británica”. La libra sigue volátil tras su sorprendente batacazo del viernes, un “flash crash” en el que perdió el 6% de su valor en cuatro minutos. Este lunes comenzó la jornada bajando de nuevo del 1,24 frente al dólar y se situó en 1,237, aunque luego remontó a 1,2417. Frente al euro marcó 1,1075. La divisa británica se ha devaluado rápidamente desde que la primera ministra se inclinó por un Brexit duro en el congreso de su partido de la pasada semana. HSBC, el gigante bancario británico, cree que seguirá débil mientras continúe lo que con cierta ironía llaman “la saga del Brexit”. Vaticinan que a fin de año estará a 1,20 frente al dólar y en 1,10 a finales de 2017. Kathleen Brooks, directora de estudios de City Index, ha llegado a decir que el Brexit duro ha convertido en “tóxica” la divisa inglesa. Los inversores están apostando contra la libra con posiciones en corto. La libra débil aumenta la inflación y perjudica a los consumidores. A los mercados parece preocuparles también el enorme déficit por cuenta corriente del Reino Unido, uno de los mayores entre las naciones desarrolladas. Si surgen dudas sobre su economía por las turbulencias del Brexit, le será mucho más difícil financiar con el capital global ese enorme pasivo. La balanza de cuenta corriente es el flujo de bienes, servicios, ingresos y gastos de un país al exterior y viceversa. Este lunes se ha publicado una amplia encuesta con grandes empresas británicas en la que el 90% de los jefes financieros afirman que invertirán menos ante las dudas que ha suscitado el referéndum. También se ha conocido un estudio que detecta un aumento del número de británicos demandantes de empleo que optan por el extranjero, en especial Irlanda, destino que crecen un 20%.
www.abc.es | 10/10/16
El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha advertido este miércoles de que la deuda global no financiera, aquella que incluye la deuda pública, la de los hogares y la de las empresas no financieras, ha alcanzado los 152 billones de dólares, lo que representa un 225% del PIB mundial y supone su nivel máximo histórico, "lo que podría frustrar la frágil recuperación económica". Así se desprende del informe 'Fiscal Monitor' del FMI, que estima que dos tercios del total de la deuda corresponden al sector privado (100 billones de dólares), por lo que alerta de que las crisis financieras están asociadas con niveles "excesivos de deuda privada" y añade que entrar en crisis en una posición fiscal débil "exacerba la profundidad y la duración de la consiguiente recesión". "La razón es que la falta de defensas fiscales antes de la crisis perjudica significativamente la capacidad para implantar una política fiscal contracíclica", explica la institución dirigida por Christine Lagarde, que recomienda afianzar las cuentas públicas y supervisar de forma "estricta" la deuda privada en los procesos de crecimiento económico. Así, la institución dirigida por Christine Lagarde señala que los elevados niveles de deuda podrían "truncar la frágil recuperación económica". "La mera magnitud de la deuda podría constituir la antesala de un proceso sin precedentes de desapalancamiento del sector privado, capaz de truncar la frágil recuperación económica", asegura. En su análisis, el FMI señala que los altos niveles de deuda también se están observando en algunas economías emergentes de importancia sistémica, particularmente en China. "Las condiciones financieras más favorables han dado lugar a un fuerte aumento del endeudamiento de las empresas no financieras en el sector privado en unos pocos mercados emergentes", aunque posteriormente defiende que la política monetaria debe seguir siendo "expansiva" en los países donde la inflación todavía permanece muy por debajo de los objetivos de los bancos centrales. Respecto a la deuda pública de las economías avanzadas, el FMI explica que los rescates bancarios han sido una de las causas principales de que la deuda del sector privado se haya transferido al sector público. "El efecto más inmediato a menudo proviene de la utilización de recursos fiscales para sanear los balances de los bancos, lo que puede aumentar significativamente los niveles de deuda pública, como ilustran los recientes casos de Irlanda y España". Incentivos Entre sus medidas para rebajar los niveles de deuda, el fondo recomienda "proporcionar incentivos" para que los bancos reconozcan las pérdidas y facilitar el saneamiento de los balances financieros. "Las políticas estructurales también pueden mejorar las restricciones presupuestarias intertemporales al elevar el crecimiento potencial", añade. Asimismo, la institución contempla que en los casos en que los problemas no hayan migrado al sector bancario, se puede incentivar el saneamiento mediante intervenciones fiscales, en forma de programas patrocinados por los gobiernos para reestructurar la deuda privada, que podrían incluir medidas como subsidios para que los acreedores alarguen los vencimientos, garantías, préstamos directos y empresas de gestión de activos, contando con el respaldo de procedimientos "sólidos" de insolvencia y de quiebra. No obstante, el director de asuntos fiscales del FMI, Vitor Gaspar, ha señalado en rueda de prensa que los niveles de deuda son "muy dispares" de unos países a otros, por lo que ha reconocido que "no hay una solución única" que funciones para todos ellos. Preguntado por el entorno actual de bajos tipos de interés, que según el FMI, han influido en la acumulación de deuda en los países emergentes, Gaspar ha reiterado la necesidad de aplicar "una estrategia" para cuando "se normalice" la política monetaria. Asimismo, el director adjunto de asuntos fiscales del organismo, Abdelhak Senhadji, ha subrayado que para reducir los niveles de deuda es necesario incrementar el crecimiento nominal de la economía. "Para ello se necesita más expansión fiscal", ha concluido.
www.abc.es | 5/10/16
Una de las peticiones habituales de la Comisión Europea al Gobierno es que suba el IVA como una de las soluciones al déficit en las arcas públicas. En concreto, Bruselas reclamaba una reclasificación de productos que ahora están en el tipo superreducido (4%) o reducido (10%) al general (21%), una demanda a la que el Gobierno se ha resistido. Como ilustración de la cantidad de productos que están en estos dos regímenes más ventajosos en el tributo, Bruselas ha encargado y publicado un informe en el que calcula el tipo medio efectivo del IVA de cada país, dividiendo la recaudación del mismo por la base imponible en cada estado. Según el mismo, España cuenta con el tipo medio efectivo más bajo de la Unión Europea, de un 8,6%, por debajo de la media europea que está en el 12,6%. En la clasificación trazada por Bruselas se observa que los países del Este de Europa y los Bálticos cuentan con tipos más altos, frente a los países con economías de servicios y más dependientes del turismo. Rumanía es el estado con un tipo efectivo más elevado, del 17,6%, seguido de Hungría, con un 15,9%, y de Croacia, con el 15,8%. En la cola, junto a España están Reino Unido (9,2%), Francia y Bélgica (9,8%) e Italia (10,1%). Al comparar con las estadísticas de recaudación del impuesto en relación al PIB se observa que hay ciertas similitudes. España es el tercer país que menos recauda de la UE, un 6,2% del PIB, por delante de Irlanda (6%) e Italia (6%). Ello contrasta con la situación del IRPF y del Impuesto de Sociedades, en los que pese a la reforma fiscal España tiene tipos más elevados que la mayor parte de los países de la UE. En Sociedades el tipo nominal es del 25%, por encima de la media continental del 22,8%, mientras que en el IRPF el marginal máximo es del 45% y en la UE, el 39,5%, según el informe de «Taxation Trends in the European Union» correspondiente a 2015. Eso sí, a diferencia de la estadística del IVA estos son los tipos teóricos, no los efectivos. Pese a que los tipos son más elevados, la recaudación es más baja también en estos tributos que en la media europea. En Sociedades, España ingresa un 2% de su PIB mientras que Europa recauda un 2,4%. Y si el IRPF proporciona a las arcas públicas un 7,7% del PIB, en la UE el porcentaje asciende al 9,4% . En ambos casos, las últimas cifras de Eurostat de recaudación comparada proceden de 2014, antes de la reforma fiscal que bajó los impuestos a trabajadores y empresas. Según un informe presentado la pasada semana por Fedea (Fundación de Estudios de Economía aplicada, con algunas empresas del Ibex 35 en su patronato), los agujeros en el sistema tributario a la hora de recaudar se explican por las deducciones y bonificaciones que alejan los tipos nominales de los impuestos de sus tipos reales. De hecho, Fedea es partidaria de reclasificar productos a tipos de IVA mayores. Según sus cálculos, mientras el 42% de la cesta de la compra en España está gravada al tipo general, en Alemania el porcentaje se eleva al 82%, en Francia al 71% y en Italia al 58%. Deducciones En el mismo informe que publicó hace unas semanas, la UE señala que España es el país que más recaudación pierde por el IVA debido a exenciones y tipos reducidos, un 59% de los ingresos potenciales. La media de la UE de falta de recaudación por el llamado «policy gap» asciende al 43,8%. Desde la Agencia Tributaria discuten la metodología empleada por la UE y apuntan que mezcla fórmulas distintas según los países, sin recoger peculiaridades nacionales que alteran estas cifras.
www.abc.es | 5/10/16

La cría ilegal a escala industrial de perros de raza ha hecho de Irlanda el centro europeo de venta de cachorros, sin que las últimas medidas de las autoridades hayan logrado acabar con este lucrativo negocio.

Miles de cachorros de un valor de cientos de euros cada uno salen de Irlanda hacia puertos briánicos, y de ahí a la Europa continental.

Este comercio es "una desgracia nacional", dijo Brian Gillen, director de la Sociedad de Dublín para la prevención de la crueldad con los animales de(DSPCA). "Nuestro objetivo es que abandonen el negocio", afirmó.

"Cuanto más entorpecemos su comercio, más golpeamos ahí donde les duele: en sus bolsillos. Queremos que les resulte económicamente inviable continuar", añadió.

Pese a las recientes incautaciones en varios puertos de Irlanda, las autoridades afrontan una difícil batalla contra una industria -la mayoría ilegal- que exporta al menos 30 mil cachorros al año, por un valor de 20 millones de euros (unos 22 millones de dólares).

Ciento cincuenta cachorros fueron incautados en siete puertos en los dos últimos meses, la mayoría de razas muy buscadas, como Beagle, Bichón frisé, Bulldog francés o Spaniel King Charles.

Un cargamento descubierto en la parte trasera de un vehículo tenía un valor de alrededor de 30 mil euros.

Muchos cachorros son demasiado jóvenes para viajar, carecen del pasaporte canino obligatorio y de microchips implantados, y son un riesgo para la salud pública porque no están vacunados contra la rabia.

Los animales desarrollarán muy probablemente, según las organizaciones protectoras de animales, problemas mentales y físicos a causa del trato que reciben y la cría endogámica.

En las redadas contra criaderos ilegales se ha descubierto que los animales viven hacinados, sin apenas realizar ejercicio o tratar con personas, y en unas condiciones higiénicas malas, a veces incluso sin acceso al agua.

Rara vez los delitos relacionados con la cría ilegal llegan a juicio, y nadie hasta ahora fue encarcelado por ello.

"No creemos que las autoridades locales estén en una posición ideal para hacer cumplir las regulaciones", estimó Suzie Carley, una portavoz de Dogs Trust, una organización de defensa de los perros, pidiendo que el gobierno central asuma el combate.

La DSPCA trabaja ya con las autoridades británicas para desarrollar una estrategia coordinada contra un comercio facilitado por internet y la popularidad de ciertas razas.

La estrategia contempla incautaciones importantes en los puertos de Irlanda y la provincia británica de Irlanda del Norte, y campañas educativas dirigidas a potenciales compradores, que insistan en el maltrato que sufren estos animales y los problemas con las autoridades que les esperan si los compran.

Gillen atribuyó a los pocos controles y a una legislación "históricamente inútil" que la cría ilegal esté tan extendida en Irlanda, aunque las autoridades han endurecido las leyes en los últimos años.

Según datos oficiales, hay 73 criaderos registrados en Irlanda que producen 30 mil perros al año. En contraste, los 895 establecimientos del Reino Unido producen sólo 7 mil.

"La cultura de las celebridades, combinada con la gratificación instantánea que permite internet, alimentan este comercio horrible", dijo David Wilson, portavoz de la Sociedad de Irlanda del Norte para la prevención de la crueldad con los animales.

"Tradicionalmente, contactabas con un criador reputado que te ponía en una lista de espera, pero la gente hoy en día no está preparada para esperar", continuó.

"Puedes ir a internet por la mañana e ir (poco después) a buscar al perro a un párking sin complicaciones, hoy en día es así de fácil", lamentó.

www.prensa.com | 4/10/16
«Vamos a dejar la UE y seremos un país absolutamente independiente y soberano. Nuestras leyes no se harán en Bruselas, sino en Westminster. Los jueces que las interpretarán no estarán en Luxemburgo, sino en juzgados de este país. La autoridad de las leyes europeas se va a acabar». Sin tocar ni una coma, las frases anteriores podrían ser extraídas de alguno de los discursos del estrambótico Nigel Farage, el ex líder de UKIP, en su fogosa campaña a favor del Leave. Pero no. Son parte de la alocución con que Theresa May abrió este domingo el congreso del Partido Conservador, su puesta de largo ante los suyos cuando lleva 81 días como primera ministra, y le valieron fogosos aplausos. May anunció el primer hito del Brexit: el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que iniciará la desconexión abriendo dos años de negociaciones, se invocará antes de finales del próximo marzo. Además, el Gobierno llevará al Parlamento la llamada «Gran Ley de Revocación», que abolirá la supremacía de las leyes europeas en el Reino Unido, medida que no será operativa hasta que se complete la salida de la UE, que podría producirse en el verano de 2019. Lo que pretende May: disfrutar de la mayor ventaja que ofrece el club sin obedecer a sus normas ni contribuir a su mantenimiento La primera ministra, que en la pasada campaña del referéndum pidió de manera muy desganada el voto a favor de la permanencia, arrancó los mayores aplausos de los once mil asistentes al congreso de Birmingham cuando cultivó la arenga nacionalista y pro Brexit. Pero el discurso tuvo también un pasaje que supone un jarro de agua fría para los eurófobos más entregados de su bancada. La primera ministra reconoció que quiere que el Reino Unido siga conservando el acceso al mercado único europeo, lo que vendría a ser el llamado «Brexit blando», y ahí ya no se escucharon aplausos ni vítores. «Quiero cooperar [con Europa] contra el terrorismo y quiero un acuerdo que implique libre mercado de bienes y servicios. Quiero que las compañías británicas tengan máxima libertad para comerciar y operar en el mercado único europeo y dejar a las empresas europeas hacer lo mismo aquí». Habrá que ver si la UE, en especial Alemania y Francia, los países que la comandan, aceptan la tomadura de pelo que propone el Gobierno inglés: salir de la UE, dejar de contribuir a su presupuesto comunitario, desmarcarse de sus leyes, poner trabajas a los trabajadores europeos, pero seguir disfrutando del acceso al mercado único. Es decir, disfrutar de la mayor ventaja que ofrece el club sin obedecer a sus normas ni contribuir a su mantenimiento. May se burló con una mueca de sus adversarios políticos que abogan por un segundo referéndum, o incluso pretenden frenar la salida de la UE en los tribunales. «Algunos políticos elegidos democráticamente dicen que el referéndum no es válido, que hace falta otro, que irán a tribunales… Oh, come on! [¡venga!]», remató con un gesto satírico. Así estaba el Congreso del Partido Conservador- Efe Recalcó además con énfasis que la activación del artículo 50 del Tratado de Lisboa, que inicia el proceso de abandono de la UE, no tendrá que ser consultada al Parlamento. «Es un asunto solo del Gobierno. Los que quieren llevarlo al Parlamento insultan a la inteligencia del pueblo británico». La primera ministra tiene mucho interés en evitar el trámite parlamentario, porque se especula que la Cámara de los Lores podría poner obstáculos. A diferencia de Cameron, que era más contemporizador, May lanzó un aviso a los nacionalistas. Explicó que durante las conversaciones con Europa el Gobierno consultará con las administraciones de Gales, Escocia e Irlanda del Norte y con los municipios, «pero la negociación la llevará el Gobierno, porque en el referéndum votamos como un único Reino Unido, nunca permitiré que nacionalistas divisivos socaven la preciosa unión de las cuatro naciones de nuestro Reino Unido». Pero los nacionalistas escoceses sin duda se revolverán contra sus planes. De hecho, este mismo domingo ya han lanzado el señuelo de que la ley para desengancharse de la normativa europea podría requerir también el visado del Parlamento de Escocia, donde la mayoría del SNP lo tumbaría. A diferencia del conjunto del Reino Unido, Escocia votó abrumadoramente por permanecer en la UE y su Gobierno nacionalista ya ha amagado con un segundo referéndum de independencia. Somos el mayor inversor extranjero en EE.UU. Tenemos más premios Nobel que cualquier otro país que no sea EE.UUTheresa May En todo momento, May intentó vender optimismo a raudales y alardeó de que no se han cumplido muchas de las profecías económicas sobre el voto a favor del Brexit: «El cielo no se ha caído sobre nuestras cabezas como algunos decían. Nuestra economía sigue siendo fuerte». Y es verdad que la bolsa y el empleo se mantienen, pero la cotización de la libra ha caído a niveles de los años ochenta y el Banco de Inglaterra se vio obligado a bajar los tipos en agosto para prevenir una recesión. May concluyó con un alarde de orgullo nacionalista: «Somos el mayor inversor extranjero en EE.UU. Tenemos más premios Nobel que cualquier otro país que no sea EE.UU. Los mejores servicios de inteligencia del mundo, un ejército que puede proyectar su poder en todo el globo […]. Somos el mayor poder blando del mundo, estamos en la zona horaria correcta para el comercio global y nuestro idioma es el idioma del mundo». Y remató invitando a «ignorar el pesimismo y confiar en nosotros mismos». El miércoles May ofrecerá su discurso de clausura, que dedicará a su programa social, su deseo de convertir al Partido Conservador en «el partido de las clases trabajadoras». Este domingo, como anticipo, volvió a repetir su conocido mantra al respecto: «Mi Gobierno no estará dirigido a los intereses de unos pocos privilegiados, sino que atenderá a los de la gente ordinaria, las familias de clase trabajadora. Quiero un Reino Unido que funcione para todos y en todas partes». Pero en esta parte de conservadurismo compasivo los aplausos del auditorio fueron más livianos. La parroquia quería Brexit. Y en parte lo tuvo, aunque el anuncio de que buscará seguir en el mercado único europeo no tardará en levantar sarpullidos en los tories más hooligans del Brexit. May también elogio de pasada a Cameron, con un aplauso de compromiso del público, sin mayor calor. A rey muerto, rey puesto.
www.abc.es | 2/10/16
«Se acabó la guerra, díganle a Mauricio Babilonia que ya puede soltar las mariposas amarillas». Con esta curiosa frase (una clara referencia al personaje de «Cien años de soledad») fue con la que Luciano Marín Arango («Iván Márquez») selló, hace menos de una semana, la paz entre las FARC y el Gobierno Colombiano. Unas palabras, además, que pusieron fin a más de medio siglo de conflicto. Este acuerdo, sin duda, pasará a los libros como algunos que cambiaron la historia de la humanidad. Entre ellos, el de Utretch, en el que se puso fin a un conflicto dinástico que acabó con miles de personas en nuestro país. 1192: La paz entre Saladino y Ricardo Corazón de León Desde que el Papa Urbano II promovió la Primera Cruzada en 1095, fueron miles los soldados que partieron hacia Tierra Santa para proteger los denominados Santos Lugares: zonas de peregrinación que estaban situadas en torno a Jerusalén -una ciudad sagrada tanto para cristianos como para musulmanes- y Palestina. Aquella campaña fue exitosa, pues terminó con la conquista de dicha urbe. Años después, y tras el desastre que significó la Segunda Cruzada para los enemigos del Islam (pues el ejército de la cruz se terminó disolviendo sin haber logrado cumplir objetivos que en principio se habían considerado básicos como la toma de Damasco), los problemas se multiplicaron en 1187 cuando el sultán Saladino conquistó a los seguidores de Jesucristo la ciudad de Jerusalén. Este gran revés llevó a tres reyes (Enrique II de Inglaterra, Felipe II de Francia y al anciano Federico I Barbarroja) a llamar a las armas a sus ciudadanos para retomar la región y expulsar de allí al invasor musulmán. Aunque el plan inicial se modificó sensiblemente en 1189 tras la muerte del monarca britano (lo que provocó el ascenso al mando de sus ejércitos de Ricardo Corazón de León), aquel fue el comienzo oficial de la Tercera Cruzada. Una campaña, por cierto, que también buscaba recuperar la «Vera Cruz» (los restos de la cruz en la que había muerto Jesucristo), después de que hubiese caído en manos «infieles» tras la batalla de los Cuernos de Hattin. Federico I Barbarroja- Wikimedia La que fue denominada la «Cruzada de los Reyes» fue, desde sus inicios, una campaña maldita para los cristianos. Así lo pudieron atestiguar los soldados de Barbarroja (quienes tuvieron que ver como -en los primeros meses de campaña- su general y emperador moría ahogado mientras se daba un baño) o la famosa orden de los Templarios (que perdió cientos de miembros combatiendo contra el enemigo). Con todo, tampoco fue mejor para Saladino, el líder absoluto de las diferentes tribus musulmanas. Y es que, sus soldados murieron a cientos en batallas como la de Konya. Esta tensa situación se recrudeció, más si cabe, con la llegada de Ricardo Corazón de León a Tierra Santa en junio de 1191. En principio, Barbarroja exigió Jerusalén y la «Vera Cruz», pero rebajó sus expectativas poco después Lejos de calmar los ánimos, el monarca arribó deseoso de demostrar a los «infieles» que no había fisuras en su moral cristiana. Esa determinación religiosa le llevó, por ejemplo, a aniquilar a casi 3.000 prisioneros sarracenos capturados en batalla después de algunas diferencias con Saladino. Así se dio pie a un conflicto todavía mayor entre ambos líderes. Un enfrentamiento que provocó multitud de batallas en las siguientes semanas y que -al igual que sucedía con la disputa milenaria entre cristianos y musulmanes- no parecía estar destinado a solventarse. Por el contrario, lo único que se avistaba por entonces en el horizonte era un futuro fabricado con espadas y sangre. Eso parecía en principio. Sin embargo, las continuas muertes, las enfermedades, los escasos avances en materia militar de ambos bandos y (en definitiva) el hartazgo de Ricardo y Saladino, provocaron que ambos iniciaran una serie de conversaciones para lograr la paz. Y es que, el inglés andaba ansioso de regresar a su amada isla y, por su parte, el musulmán buscaba vivir lo que le quedaba de vida (era ya un anciano) lejos de la contienda. Así pues, tras el verano comenzó un proceso para detener las matanzas con una carta enviada por el inglés al musulmán. Una misiva en la que, para llegar a un acuerdo, le exigía abandonar Jerusalén, devolver a la cristiandad la «Vera Cruz» y renunciar a los países «allende al Jordán». De esta forma, al menos, lo explica el historiador italiano del XIX Cesare Cantú en su obra «Historia universal». Saladino- Wikimedia Aunque sus exigencias fueron inicialmente rechazadas (lo cierto es que eran bastante abusivas para la época), aquella carta fue el principio del fin de la Tercera Cruzada. Tras varios tratados fallidos, y un año después (en septiembre de 1192) se firmó un pacto que terminó con las hostilidades y propició que el monarca inglés regresase a su país. «En septiembre de 1192 se firmaba el tratado de Jaffa. Jerusalén quedaba en manos de Saladino, con garantía de libre acceso para los cristianos al Santo Sepulcro. Los cristianos obtenían su porción de Palestina con capitaldiad en Acre; era la primera división formal del territorio palestino», determina el divulgador histórico Gonzalo Terreros. 1713: El tratado de Utrecht Para entender el que fue uno de los tratados de paz más destacados de toda la historia de España es necesario retrotraerse en el tiempo hasta el año 1700, cuando el embajador francés en nuestro país envió el siguiente mensaje al rey galo, Luis XIV: «Empeora el Rey Católico. Me dicen que parece un cadáver». Así pues, se iba a suceder algo inevitable: el fallecimiento de Carlos II (de la casa de los Austrias), y que lo iba a hacer sin descendencia. La inevitable partida de este mundo se produjo el 1 de noviembre de ese mismo año. En principio, y con el testamento en la mano, se estableció que la corona correspondía a Felipe V (Borbón), nieto de Luis XIV. La solución, en principio satisfactoria, no gustó demasiado a algunos monarcas que vieron como, con el paso de los años, la familia del nuevo rey español podría unir en un bloque una amplia extensión de territorios en Europa. Felipe V- Wikimedia «Fue una decisión que levantó suspicacias en varias cancillerías europeas y fue rechazada de plano en Viena por el emperador Leopoldo I, representante de la otra rama de los austrias. La simple posibilidad de que las dos monarquías que se extendían a ambos lados de los Pirineos configuraran un bloque bajo un mismo monarca, algo que no fue desmentido desde Versalles, hizo que en Europa sonaran los tambores de guerra», explica el doctor en historia José Calvo Poyato en su dossier «Los Tratados de Utrecht y Rastatt. Europa hace trescientos años». Ingleses, holandeses e imperiales formaron entonces la denominada Gran Alianza y propusieron, como alternativa a Felipe V, al archiduque Carlos de Austria (hijo del propio Leopoldo). Así comenzó la Guerra de Sucesión, un conflicto que se empezó allá por 1701 y que no tardó en convertirse en uno de los más cruentos en la historia de nuestro país. «Fue un proceso lleno de largas y complicadas conversaciones, no siempre celebradas con conocimiento de todos los implicados» «Se calcula que en esta guerra murieron 1.251.000 personas […]. En el momento de mayor intensidad, en 1710, luchaban cerca de 1.300.000 soldados. Y Francia, la potencia más implicada, llegó a movilizar 900.000 hombres […] entre 1701 y 1713», explica el historiador español Joaquim Albareda Salvadó en su obra «La guerra de Sucesión de España (1701-1714)». Ya fuera por las muertes, ya fuera por lo extensa que fue la contienda, pocos años después se iniciaron una serie de conversaciones en las que se intentó lograr la paz entre ambos contendientes. Tal y como afirma Poyato en su obra, fue un proceso «lleno de largas y complicadas conversaciones, no siempre celebradas con conocimiento de todos los implicados». Concretamente, las primeras reuniones en favor de la paz se remontan hasta 1709, cuando se alumbró en La Haya un documento que fue presentado al monarca francés posteriormente. «Entre las exigencias que se le plantearon se incluía que las tropas del monarca francés luchasen contra su propio nieto para expulsarlo de España», destaca el historiador. El galo se negó, pero retiró a los soldados de su país de la Península Ibérica para no entrometerse más de lo necesario y no favorecer un conflicto internacional. Tratado de Utrecht- Wikimedia Tres años después, tras una extensa lista de intentos fallidos de negociación, comenzó el verdadero camino hacia la paz. Y es que, fue entonces cuando comenzaron las conversaciones que -a la postre- darían como resultado la paz. Estas se iniciaron en Utrecht y, para desgracia general, fueron acompañadas de constantes batallas. Algo lógico en aquellos años, pues se consideraba que cualquier victoria lograda por las armas en el campo de batalla derivaría en ventajas diplomáticas y presionaría todavía más al perdedor a firmar un pacto poco favorable. En 1713, finalmente, se llegó a un acuerdo entre los diferentes contendientes, lo que llevó a la firma de los tratados de Utrecht y Rastadt. «Lo acordado en Utrecht, una vez asumido que Felipe V sería rey de España, […llevó a que] los británicos se hicieran con grandes extensiones en lo que hoy es Canadá [...]. Por lo que respecta a España se produjeron notables amputaciones territoriales de las cuales dos resultaron particularmente dolorosas. Nos referimos a la isla de Menorca […] que los ingleses habían ocupado en 1708. La otra cesión territorial era la plaza fuerte de Gibraltar, ocupada en el verano de 1704. […]. El llamado “caso de los catalanes” rodó por las cancillerías europeas […] pero el rey se mantuvo inflexible. Consideraba que aquellos súbditos habían faltado al juramento de lealtad que habían hecho cuando [...] visitó Barcelona y juró respetar los fueros y leyes del Principado. Consideraba que los territorios que habían proclamado al archiduque habían roto su juramento y se habían rebelado contra su legítimo soberano», añade el experto. 1998: Los acuerdos de paz de Viernes Santo Las guerras armadas no son solo cosa de la antigüedad. De hecho, a principios del siglo XX comenzó una lucha civil que, durante años, sembró el pánico en las islas de nuestros vecinos británicos. Todo ello, como parte del denominado conflicto de Irlanda del Norte. Una contienda que enfrentó, desde 1968, a los católicos y a los protestantes de la región. ¿La razón? Que los primeros eran partidarios de emanciparse del Reino Unido, mientras que los segundos buscaban seguir bajo el paraguas inglés. A partir de ese momento se desató la violencia en la zona, lo que terminó provocando la friolera de 3.500 víctimas. La situación de 1968 fue aprovechada por el IRA (Ejército Republicano Irlandés), cuyos miembros dieron rienda suelta a la violencia y a la guerra callejera. «La intensificación del conflicto nacional supuso un nuevo impulso para el IRA, aunque sus disidencias internas dividieron a la organización en dos facciones: el IRA oficial, de ideología marxista y que acentúa la caracterización política de la lucha por la independencia del país, y el IRA provisional, que recalca la necesidad de una profundización de la lucha armada de un contexto ideológico de naturaleza exclusivamente nacionalista», explica el Gerry Adams (el líder del Sinn Féin -el brazo político del IRA durante años-) en su autobiografía. Miembros del IRA provisional- ABC Mientras esta insostenible situación se recrudecía, se iniciaron conversaciones de paz entre ambos bandos. La mayoría, favorecidas por John Hume (anteriormente presidente de una organización de partidaria de la Defensa de los Derechos Civiles y, entonces, miembro del Partido Socialdemócrata y Laborista). Este político se encargó, a partir de los años 80, de mantener contactos activos con todas las partes del conflicto (entre ellas el Sinn Féin -algo que posteriormente le granjeó el odio de no pocos compañeros- y el gobierno británico). Eso sí, siempre bajo la premisa de que la violencia debía detenerse en favor de las conversaciones políticas. Tras multitud de negociaciones, se dio un gran paso para la paz el 15 de septiembre de 1997, cuando todos los partidos políticos (también el Sinn Féin) se reunieron para llegar a un acuerdo que empezase a normalizar la delicada situación existente en el país. «La premisa fundamental para poder participar se basaba en aceptar que las organziaciones políticas debían mantenerse al margen de la violencia», explica el divulgador histórico Luis Antonio Sierra en su obra «Irlanda del Norte. Historia del conflicto». En aquellos días, Gerry Adams aseguró que el IRA se comprometía a aceptar una tregua (algo que ratificó después de declarar, en julio de ese mismo año, un «alto el fuego»). J. Hume- Wikimedia A pesar de las diferencias, 21 meses después (el 10 de abril de 1998) se firmaron los «Acuerdos de Viernes Santo». Un pacto que terminó con la brutalidad que se vivía en las calles y que estableció que serían los ciudadanos los que decidirían sobre el futuro de Irlanda del Norte. Además, se llegó a la conclusión de que era necesario un «compromiso absoluto» de llegar a acuerdos mediante «vías exclusivamente democráticas y pacíficas», y el establecimiento de una Asamblea legislativa autónoma con la capacidad de elegir representantes a los bloques.
www.abc.es | 29/09/16

El organismo anticorrupción Transparencia Internacional instó a la Unión Europea a tomar la iniciativa en los esfuerzos por desvelar a los que representan o se benefician de empresas con lazos secretos con los mayores paraísos fiscales del mundo, mientras el jueves arreciaban las críticas por la aparición de una excomisaria del bloque en una filtración de documentos desde Bahamas.

Neelie Kroes, que lideró el poderoso departamento antimonopolio de la Comisión entre 2004 y 2010, es uno de los nombres de más alto perfil que aparecen en los documentos filtrados el miércoles de un registro corporativo en la isla caribeña por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación y los medios asociados.

La filtración identificó a directivos y propietarios de más de 175 mil empresas, fondos y fundaciones con sede en Bahamas. En la lista había primeros ministros, príncipes y delincuentes convictos.

En los documentos de Bahamas, Kroes aparece como directora de una empresa —Mint Holdings— que no había declarado cuando se convirtió en comisaria europea de Competitividad en 2004.

Mint Holdings se habría establecido supuestamente desde Emiratos Árabes Unidos con el objetivo de ayudar a comprar activos del gigante energético Enron, que más tarde quebró tras un escándalo financiero.

Kroes, que entre 2010 y 2014 fungió como comisaria responsable de asuntos digitales, señaló que no declaró su papel en la firma porque esta nunca llegó a estar operativa, según el ICIJ.

La política holandesa estuvo en el centro de la polémica recientemente por criticar públicamente una acción antimonopolio contra Irlanda, cuando Bruselas ordenó a Dublín recuperar 14 mil 600 millones de dólares en impuestos no cobrados a Apple. En la actualidad trabaja como asesora remunerada de Uber y Bank of America.

El director de Transparencia Internacional para la UE, Carl Dolan, señaló que la relación de Kroes con Mint "habría permanecido en secreto de no ser por una filtración".

El grupo pidió al bloque que endurezca sus medidas contra el lavado de dinero y que haga públicos registros que identifiquen a quienes se benefician de participaciones en firmas en paraísos fiscales.

"Este es el motivo por el que es crucial tener bases de datos públicas sobre la titularidad de las empresas, que la sociedad civil, periodistas y la propia Comisión, puedan utilizar para comprobar posibles conflictos de interés", agregó.

Kroes es la última alta funcionaria del brazo ejecutivo de la UE en protagonizar una polémica. El expresidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, enfrentó críticas por aceptar un empleo en Goldman Sachs y por su papel en las negociaciones del banco sobre la salida de Gran Bretaña del bloque.

Legisladores comunitarios se unieron al coro de críticas el jueves. Un diputado que participa en la investigación del Parlamento contra el lavado de dinero y la evasión de impuestos cargó contra Kroes, Barroso y todo el ejecutivo comunitario.

"La Comisión Europea (CE) a menudo significa Corrupción Europea. Esta es una Unión Europea de grandes empresas y robos despiadados de oligarcas de Bruselas que desprecia a las personas. Los mismos políticos que predican al pueblo que hay que recortar salarios, pensiones y servicios públicos se unen a turbios delincuentes en la multimillonaria industria de la evasión de impuestos, el lavado de dinero y la corrupción", manifestó el legislador de izquierdas alemán Fabio De Masi.

www.prensa.com | 22/09/16
La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre las indemnizaciones por despido entre trabajadores temporales y fijos ha abierto el debate normativo. Aun así, los costes de cesar a un empleado en España contrastan de forma evidente con los registrados en otros países del Viejo Continente. La reforma laboral aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy en febrero de 2012 rebajó la indemnización por despido improcedente, que pasó de 45 días por año trabajado con un máximo de 42 mensualidades a 33 días y 24 meses. Hoy, nuestro país se mantiene a la cabeza de la Unión Europea en el coste de la extinción. La indemnización media en España es de 28 semanas de sueldo y de casi 22 en Alemania. En Irlanda son 21 semanas y de 17 en Portugal. En el Reino Unido, Francia y Luxemburgo se sitúa por encima de las ocho semanas. Así, el coste de despedir a un trabajador en España se sitúa por encima que el de cualquier otro país en la Unión Europea, donde algunos Estados ni siquiera contemplan indemnizaciones por despido procedente. Este es el caso de países como Austria, Dinamarca, Finlandia, Suecia e Italia.
www.abc.es | 21/09/16
El sector lácteo español no atraviesa su mejor momento. Desde que en abril de 2015 se liberalizara la producción en Europa , se han dado fuertes desequilibrios en los volúmenes de producción láctea y los precios han experimentado una notable bajada no solo en España sino en todo el continente, según se desprende del informe sobre el sector presentado por la organización interprofesional láctea Inlac. El sector contribuye al conjunto de la economía con 11.820 millones euros anualmente y da empleo a cerca de 80.000 personas. Su importancia sobre el total del sector primario resulta evidente, aunque las tendencias de consumo podrían suponer una traba a su evolución. En 2009, el consumo de leche per cápita se situaba en más de 78 litros por persona al año, mientras que en 2015 esta cifra se ha reducido hasta poco más de 73 litros. Supone una bajada de cinco litros en el consumo, alertando desde Inlac de que esto podría «llevar a la ruina a cualquier sector en poco tiempo». Y es que los hábitos han cambiado. En 2015, los hogares españoles consumieron 3.271 millones litros de leche líquida, lo que representó un valor económico de 2.322 millones de euros. La bajada respecto al año anterior fue del 0,5% en cuanto al consumo y del 1,9% en cuanto al valor económico. Así, el consumo de leche ha descendido un 4,3% desde el año 2011, pasando de los 3.419 millones de litros a tan solo 3.271 millones. Por tipos de leche, el consumo se centró, como es habitual, en la leche semidesnatada, con una cuota de mercado del 45,3%; le sigue la leche desnatada, con el 28,5%; y la entera, con el 26,2%. En cuanto a los derivados lácteos, los hogares españoles, en 2015, consumieron 1.597 millones de kilos —35,79 kilos per cápita—, los cuales representaron un aumento del 1% en términos interanuales. Desde Inlac, consideran que la bajada del consumo de leche «es inadmisible. No lo comparten ni lo entienden los nutricionistas, ni los pediatras, ni tampoco nosotros. En siete años estamos consumiendo cinco litros per cápita menos. Nosotros vamos a centrar nuestros esfuerzos en pedir al Gobierno una postura contundente sobre los beneficios de los lácteos y su necesidad en una dieta sana y equilibrada». A pesar de todo, la organización no desea resignarse a que el sector pueda ir a la ruina si continúa cayendo el consumo. Apuestan por que se transforme el sector y se busque internacionalizar la producción abriendo nuevos mercados en el exterior ya que no «podemos centrarnos solo en la demanda interior». Los precios La liberalización del sector en toda la Unión Europea y la desaparición de las cuotas lácteas ha provocado importantes desquilibrios en la producción, habiendo aumentado considerablemente en ciertos países como Irlanda (13%) y Holanda (7%). Además, la liberalización de la producción ha traído consigo una notable bajada en los precios, provocando incluso en ocasiones su venta por debajo del precio de coste de producción. Toda esta situación, por otro lado, se ha visto agravada por la desaceleración de la economía china. El país asiático registra a día de hoy una menor demanda con respecto a años anteriores. Mientras tanto, el veto ruso a productos de la UE también ha influido de sobremanera en la demanda, y por consiguiente en los precios. Cierre de explotaciones Desde Inlac alertan, a su vez, de la tendencia al cierre de explotaciones que existe en el sector lácteo. Únicamente en Asturias ya se están cerrando entre 100 y 120 explotaciones anualmente debido principalmente a dos factores: la no continuidad del negocio familiar ganadero entre padres e hijos y las dificultades crecientes para obtener rentabilidad.
www.abc.es | 20/09/16
El estallido del «caso Apple» hace pocas semanas tan solo ha supuesto el detonante. Empresas norteamericanas claman contra países del Viejo Continente y contra la propia Comisión Europea (CE) por la presunta persecución a la que estarían siendo sometidas por el tema fiscal. La Comisión obligó recientemente a Apple a devolver 13.000 millones de euros a Irlanda por ayudas ilegales. En aquel momento, Tim Cook, CEO de la multinacional, calificó la medida como «una decisión política» e, incluso, tildó de «pura basura» los argumentos que se utilizaban para justificar la decisión. Cook realizó una defensa a ultranza de las obligaciones fiscales que cumplen en Irlanda con respecto a toda Europa. Así, afirmó que apelarían ante los tribunales continentales, al igual que Irlanda. Estados Unidos respondió con duras críticas a Bruselas por la supuesta parcialidad del Ejecutivo comunitario e injerencia en la «soberanía fiscal» de los países, extremo rechazado de plano por Europa. El portavoz comunitario de Competencia, Ricardo Cardoso, ya dejó claro en febrero que nadie estaba exento de una investigación, haciendo hincapié en que la nacionalidad no es un factor a tomar en cuenta. «Todas las empresas, sea cual sea su nacionalidad, que generen beneficios en un país de la UE, deben pagar impuestos en línea con las leyes de fiscalidad nacionales», afirmó. En aquello ocasión ya hizo referencia a las críticas recibidas desde Estados Unidos. «La ley de la UE se aplica indiscriminadamente a todas las empresas que operan en Europa, no hay un sesgo contra las compañías de EE.UU.». Otra de las compañías que sufrió las investigaciones de la CE fue Starbucks, la cual fue acusada de contar con ventajas fiscales ilegales en Holanda, al igual que ha ocurrido recientemente con Apple en Irlanda. Bruselas terminó ordenando a la empersa norteamericana la devolución de entre 20 y 30 millones de euros por las ayudas recibidas. A día de hoy, Amazon también se encuentra bajo sospecha por su tributación en Luxemburgo a causa del acuerdo al que llegó con el país en 2003. Además, aunque no por fiscalidad, Google también está en el punto de mira de la CE por presunto abuso de posición dominante. Aun así, el gigante de los buscadores sí que cuenta con problemas judiciales en materia de impuestos en diferentes países de la Unión Europea. McDonald's, a examen Ahora, quien está en el ojo del huracán es McDonald's. La firma estadounidense se encuentra bajo la lupa de la Comisión Europea por presuntas ayudas fiscales en Luxemburgo, por las cuales, según apunta el «Financial Times», podrían obligarle a devolver 500 millones al Gran Ducado. A raíz de las críticas en el seno de grandes multinacionales que operan en Europa, Ricardo Cardoso ha salido de nuevo al paso para desmentir una persecución contra compañías norteamericanas. «Siempre aplicaremos las reglas de ayuda estatal a todas las empresas, independientemente de si tienen la central en Europa, en Estados Unidos o en cualquier otro lugar», señaló. «Investigamos un gran número de acuerdos fiscales, más de 1.000 de 23 Estados miembros. Hemos tomado decisiones que conciernen a empresas basadas en Estados Unidos y también en Europa», insistieron desde la Comisión. La lucha entre la CE y Estados Unidos parece que se alargará en el tiempo. El «caso Apple» únicamente ha hecho elevar la voz a los críticos mientras desde Bruselas defienden que no tiene nada que ver con la nacionalidad. De hecho, existe el ejemplo de compañías como Fiat (italiana), que fue multada bajo la misma investigación que Starbucks.
www.abc.es | 20/09/16
w3architect.com | hosting p2pweb.net
afromix.org | afromix.info | mediaport.net | webremix.info