Français | English | Español | Português

República de Irlanda Política

El primer ministro irlandés, Enda Kenny, ha planteado la posibilidad de dar más tiempo a los partidos políticos de Irlanda del Norte para sellar un acuerdo de gobierno, ante el temor de que no se hayan dado avances suficientes antes de que expire el actual plazo límite, fijado para el 27 de marzo.
www.europapress.es | 21/03/17

Martin McGuinness, que pasó de comandante del IRA en Irlanda del Norte a liderar el proceso de paz en la provincia británica, murió a los 66 años, anunció su partido, el Sinn Féin. "Con gran pesar e inmensa tristeza acabamos de conocer la muerte de nuestro camarada Martin McGuinness, fallecido en Derry durante la noche. Los que lo conocen le echarán muchísimo de menos", dijo el partido republicano en su página web.

Según varios medios, el político falleció por una enfermedad de corazón que le había apartado de la política en los últimos meses.

Junto a Gerry Adams, McGuinness fue la cara visible de los republicanos en el proceso que desembocó en los acuerdos de paz de Viernes Santo de 1998, que pusieron fin a tres décadas de un conflicto abierto entre los católicos leales a Dublín y los protestantes leales a Londres que dejó más de 3 mil 500 muertos.

La mayoría de reacciones a su muerte destacaron su conversión al proceso de paz, que le llevó a congeniar con viejos enemigos acérrimos como la reina de Inglaterra, Isabel II, con quien se reunió en al menos un par de ocasiones, y el reverendo unionista Ian Paisley, que fue su primer jefe de gobierno.

"Aunque nunca podré aprobar el camino que tomó en la primera parte de su vida, Martin McGuinness acabó jugando un papel determinante en alejar de la violencia al movimiento republicano", dijo la primera ministra británica Theresa May en un comunicado.

"Sea cual sea el pasado de Martin McGuinness, creo que hoy no es inapropiado recordar lo que hizo por la paz", dijo Tony Blair, primer ministro en la época de los acuerdos de paz.Colin Parry, cuyo hijo de 12 años murió en un atentado del IRA en la ciudad inglesa de Warrington, en 1993, dijo que nunca podrá perdonar a la organización armada pero alabó el "anhelo de paz" de McGuinness.

Fue "un hombre valiente, que asumió riesgos" ante la línea dura del movimiento republicano, dijo Parry, según el diario The Guardian.

"Lo que importa no es como empiezas tu vida, sino como la acabas", dijo a la BBC Ian Paisley, el hijo del reverendo unionista y también político.

McGuinness era número dos del IRA en Derry cuando se produjo uno de los episodios más amargos del conflicto, el "Bloody Sunday", Domingo Sangriento, el 30 de enero de 1972, cuando 13 manifestantes murieron por disparos del ejército británico.

Ex viceprimer ministro de la provincia entre 2007 y 2017, Martin McGuinness dimitió en protesta por las sospechas de corrupción que pesaban sobre la jefa de gobierno, Arlene Foster, del Partido Democrático Unionista (DUP), lo que llevó a nuevas elecciones regionales.

En virtud de los acuerdos de paz, el primer partido de cada comunidad, en este caso el DUP y el Sinn Fein, estaban obligados a gobernar en coalición.

"Era un republicano apasionado que trabajó sin descanso por la paz y la reconciliación y por la reunificación de su país. Pero ante todo quería a su familia y a la gente de Derry, de la que estaba muy orgulloso", dijo Gerry Adams, jefe y líder histórico del Sinn Féin.

www.prensa.com | 21/03/17
Martin McGuinness, fallecido en la madrugada de este martes a causa de una afección cardiaca, lo ha sido todo en Irlanda del Norte. Histórico líder del Ejército Republicano Irlandés (IRA), fue clave en las negociaciones que alumbraron los Acuerdos del Viernes Santo y hasta hace poco formó parte del Gobierno de la región británica.
www.europapress.es | 21/03/17
Los principales líderes políticos de Reino Unido han expresado sus condolencias por la muerte de Martin McGuinness, excomandante del IRA pero también ex viceministro principal, al que han descrito en su mayoría como uno de los artífices de la paz en Irlanda del Norte. McGuinness ha muerto en la madrugada de este martes en su localidad natal, Derry, a los 66 años de edad a causa de una afección cardíaca que el pasado enero le obligó a retirarse de la política, tras casi dos décadas. Uno de los primeros en reaccionar a la noticia ha sido Kyle Paisley, hijo del histórico líder del Partido Democrático Unionista (DUP) Ian Paisley, con quien McGuinness compartió gobierno en Irlanda del Norte e incluso llegó a forjar una inusitada amistad pese a ser rivales políticos. «Muy triste por la muerte de Martin McGuinness», ha escrito Paisley en su cuenta oficial de Twitter. «Recuerdo con placer el importante año que él y mi padre compartieron en el Gobierno y el gran trabajo que hicieron juntos», ha añadido. La actual dirigente del DUP, Arlene Foster, también ha puesto en valor la «significativa contribución» que McGuinness hizo al proceso de paz en Irlanda del Norte. «La historia recordará las diferentes visiones y opiniones sobre el papel de Martin McGuinness (...) pero ayudó a construir la paz que hoy disfrutamos», ha recalcado. Foster ha enfatizado igualmente la participación de McGuinness en la política moderna de la región británica. «Fue viceministro principal durante casi una década y fue clave para llevar al movimiento republicano hacia una posición pacífica y democrática», ha dicho. «Aunque nuestros diferentes recorridos y experiencias vitales significan que inevitablemente hay mucho que nos separa, compartimos el profundo deseo de ver a las instituciones trabajando para conseguir resultados positivos para todo el mundo», ha afirmado Foster. Entre las filas opositoras, destaca también la valoración del ex líder laborista Alastair Campbell, que le ha definido como «un gran hombre». «Algunos nunca olvidaremos su pasado, pero sin él la paz no habría sido posible», ha subrayado en Twitter. «Amigo y camarada» Su partido político, el Sinn Féin, ha despedido «con gran pesar y tristeza» al que fuera su líder, «amigo y camarada». «Todos los que le conocíamos le echaremos profundamente de menos», ha sostenido en un breve comunicado. Por su parte, el presidente del Sinn Féin, Gerry Adams, ha señalado la «determinación, dignidad y humildad» mostradas por McGuiness «durante toda su vida», que «no han sido diferentes durante la corta enfermedad» que ha sufrido. «Era un apasionado republicano que trabajó incansablemente por la paz y la reconciliación y por la reunificación de su país pero que, sobre todo, quería a su familia y al pueblo de Derry y estaba inmensamente orgulloso de ambos», ha indicado. «En nombre de todos los republicanos en cualquier parte, expresamos nuestras condolencias a Bernie, Fiachra, Emmet, Fionnuala y Grainne, a sus nietos y a la extensa familia McGuinness», ha añadido el líder norirlandés. La sucesora de McGuinness como cabeza del Sinn Féin en Stormont, Michelle O'Neill, también ha rendido tributo a su figura. «Mi corazón está roto. Hemos perdido a una leyenda, a un hombre gigante. Estoy muy orgullosa de que fuera mi amigo y mi mentor», ha escrito en dicha red social. «Decisivo papel» Desde Londres, la primera ministra de Reino Unido, Theresa May, ha destacado el «decisivo papel» que McGuinness jugó para pacificar la región británica, a pesar «del camino que tomó en la primera parte de su vida» como comandante del IRA. May ha enfatizado que, con esta importante decisión, McGuinness «hizo una contribución histórica al extraordinario viaje que Irlanda del Norte emprendió desde el conflicto armado hasta la paz», que culminó con los Acuerdos de Viernes Santo. El ex primer ministro Tony Blair, con quien McGuinness firmó la paz, ha mencionado «el amargo legado de la guerra» dejado por el político republicano, al tiempo que ha reconocido que «no podría haber acabado sin su liderazgo, valentía y calmada insistencia». «Crecí viendo y escuchando cosas sobre Martin McGuinness como importante miembro del IRA, implicado en la lucha armada y conocí al Martin McGuinness que dejó a un lado esta lucha armada para hacer la paz», ha dicho Blair. «Cobarde» En un tono mucho más crítico se ha pronunciado al ex ministro británico Norman Tebbit, cuya mujer quedó paralítica por una bomba colocada por el IRA en 1984. «Fue un cobarde que se presentó como un hombre de paz una vez que fue derrotado», ha dicho en declaraciones a la emisora local LBC.
www.abc.es | 21/03/17
De excomandante del IRA a viceministro principal norirlandés, el republicano Martin McGuinness, fallecido hoy, había anunciado recientemente que abandonaba la política por motivos de salud y encarnaba mejor que nadie el largo viaje del nacionalismo radical irlandés hacia la paz. Durante ese trayecto, pasó de liderar una organización terrorista empeñada en acabar a través de la violencia con la presencia del Reino Unido en Irlanda del Norte a darse un apretón de manos con la reina Isabel II en Belfast en 2012 o cenar con ella en el Castillo de Windsor dos años después. «Estoy muy, muy orgulloso de ello», dijo McGuinness en 1973 al ser condenado por pertenencia al ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), lo que confirmó, sin rubor, 28 años después, cuando confesó que había sido el «número dos« de la banda el 30 de enero de 1972, el año del denominado «Domingo Sangriento» en Derry. Con la voz quebrada por la emoción, vino a decir lo mismo en 2007 durante una conferencia especial del Sinn Féin, brazo político del IRA, aunque en esa ocasión tiró de sus credenciales republicanas para pedir a sus correligionarios que aceptasen, por primera vez en su historia, la autoridad de la Policía y la Justicia norirlandesas. Era el final del trayecto para una organización que causó casi 2.000 muertos en las más de tres décadas de conflicto armado en la isla de Irlanda y el Reino Unido. Meses después, el Sinn Fein volvía a entrar en el Gobierno norirlandés de poder compartido entre católicos y protestantes, aunque, en esta ocasión, junto al mayoritario Partido Democrático Unionista (DUP) del ya fallecido reverendo Ian Paisley. Cuando en 2009 el IRA de Continuidad, una facción disidente del IRA, asesinó a un policía norirlandés y McGuinness llegó a calificar a los pistoleros, republicanos como él, de «traidores», una declaración que sorprendió tanto a la comunidad católica como a la protestante. Casado y padre de cuatro hijos, Martin McGuinness nació en 1952 en el Bogside, el barrio católico de Derry (Irlanda del Norte), e ingresó en el IRA en 1969, condición que no le impidió iniciar en 1972 negociaciones secretas con el Gobierno británico para lograr un alto el fuego definitivo del grupo armado, que llegaría en 1997. A diferencia del presidente del Sinn Fein, Gerry Adams, McGuinness no proviene de una familia republicana, pero se unió al movimiento motivado por la brutal respuesta que recibieron los grupos pro derechos civiles a manos de las fuerzas de seguridad a finales de la década de los años 60. Política y violencia Su habilidad política y su carisma entre los voluntarios del IRA le convirtieron pronto en uno de los máximos exponentes de la doble estrategia de la «urna y el rifle»: la mezcla de política y violencia como única vía para la reunificación de la isla. Cuentan sus biógrafos que, cuando ya era una figura política destacada, alojó en una ocasión a una unidad del IRA en fuga en el fronterizo condado irlandés de Donegal, después de que Adams se negase a hacerlo. No obstante, su reputación como estratega político y militar choca con controvertidas decisiones que tomó en momentos clave para el secreto proceso de paz, antes de la firma del acuerdo del Viernes Santo (1998), cuando el IRA todavía ejercía considerable influencia sobre el Sinn Fein y no al revés. A los ojos de varios observadores, sus iniciativas llevaron a la organización paramilitar a un callejón en el que la única salida ha sido la vía democrática y pacífica. En 1997 fue elegido diputado en la Cámara de los Comunes, puesto para el que sería reelegido en 2001, 2004 y 2010, mientras en 1998 logró un escaño en la Asamblea norirlandesa, que ha mantenido hasta las elecciones autonómicas del pasado mayo. Ministro de Educación Tras la breve restauración de la autonomía norirlandesa, entre 1999 y 2002, McGuinness sirvió como ministro de Educación en el Gobierno de poder compartido entre católicos y protestantes. Y en 2007 le llegó el turno de regir los destinos de la provincia junto a su eterno enemigo, Ian Paisley, con quien llegó a mantener una cálida relación profesional y personal, lo que les valió el apodo de los «Hermanos Risitas» y molestó a no pocos unionistas. Con el sucesor del reverendo en el Gobierno y en el DUP, Peter Robinson, no existió el mismo «feeling» y las tensiones entre sus respectivos partidos desde 2011 han marcado su convivencia en el Ejecutivo, hasta provocar la dimisión de McGuinness el pasado 9 de enero. El «número dos» del Sinn Féin abandonó el cargo de viceministro principal en protesta por la gestión de un escándalo financiero detectado en la política de energías alternativas del Gobierno norirlandés, encabezado por la actual líder del DUP, Arlene Foster. El partido republicano Sinn Fein difundió hoy un comunicado en el que «con profundo pesar y tristeza» informaba de la muerte «de nuestro amigo y camarada Martin McGuinness, que falleció en la madrugada en Derry (Irlanda del Norte)».
www.abc.es | 21/03/17
La extraordinaria pirueta de la vida de Martin McGuinness, fallecido este martes a los 66 años en su Derry Natal, puede resumirse recordando que en 1973 fue detenido en un coche con armas y explosivos del IRA y 36 años después daba la mano en Belfast a la Reina Isabel II entre sonrisas de ambos. Fue un dirigente duro del IRA que supo ver que el terrorismo tenía que dejar paso a la paz y resultó clave en los Acuerdos de Viernes Santo de 1998. «Mi guerra se ha acabado. Mi trabajo como líder político es evitar esa guerra y me apasiona», solía decir, reconvertido ya en vice primer ministro de Irlanda del Norte, cargo que ocupó desde 2007 hasta el pasado enero. McGuinness abandonó el Gobierno de coalición con el partido unionista DUP a comienzos de año, al no avenirse la primera ministra Arlene Foster a permitir una investigación sobre las supuestas irregularidades cometidas por ella en un programa de ayudas a las renovables. El escándalo es conocido como “cash for ash” (dinero por ceniza). La dimisión provocó la convocatoria de elecciones anticipadas, en las que el Sinn Féin creció y se quedó a solo un escaño de DUP. McGuinness estaba ya muy enfermo. Sufría una dolencia rara, amiloidosis, que le afectaba al corazón y los riñones. Ha muerto poco después de un nuevo ingreso en el hospital y deja mujer, Berdardette, con la que se había casado en 1974, y cuatro hijos, dos mujeres y dos varones. Theresa May lo ha despedido con un mensaje ambivalente. Recuerda su “significativa contribución al frágil y precioso Gobierno compartido” de Irlanda del Norte, pero también su pasado violento. “Aunque yo nunca podré condonar el camino que tomó en la parte temprana de su vida, Martin MacGuinness finalmente jugó un papel definitivo en sacar al movimiento republicano de la violencia. Haciendo eso, dejó una contribución esencial e histórica en el extraordinario viaje de Irlanda del Norte del conflicto a la paz”. Gerry Adams, su compañero de filas, jefe y amigo, ha destacado que “mostró siempre una gran determinación, dignidad y humildad, también en la enfermedad”. En sus últimos años, McGuinness cultivaba la imagen de un abuelo amable, profundo creyente católico, aficionado al ajedrez, la pesca y a jugar con sus nietos. Un hombre frugal, que nunca bebió ni fumó (en parte porque formaba parte de una asociación católica pro temperancia, Pioneer, pero también porque de joven llegó a la conclusión de que esos hábitos podían debilitarlo en los interrogatorios de las fuerzas británicas). Pero su perfil no se agota ahí, se da por probado que fue uno de los cinco jefes del IRA en los días tempranos de un conflicto que entre 1969 y 1998 costó 3.592 vidas en Irlanda del Norte. McGuinness, en su juventud un hombre de rostro redondo y afable y llamativo pelo rubio rizado, fue detenido dos veces a comienzos de los setenta, ambas con cortas condenas. En 1973 fue sorprendido con un coche que llevaba armas y explosivos del IRA y recibió una condena de seis meses de cárcel. Visitó mucho menos la prisión que su compañero Adams, que se pasó los setenta entrando y saliendo. Pronto mostró que tenía cabeza y miras para ser algo más que un terrorista. Con solo 22 años ya formó parte junto a Adams de la delegación que viajó en secreto a Londres para tantear un alto el fuego. Los agentes del MI5 lo describieron como “un hombre serio con visión estratégica”. Paso a la política Formalmente dejó el IRA en 1974 para incorporarse en su rama política, el Sinn Féin. Pero ahí lleva una de las partes más espinosas de su biografía. Muchos investigadores del conflicto, conocido en el mundo anglosajón con el eufemismo de “The Troubles” (los problemas), sostienen que todavía formaba parte del mando militar del IRA cuando lanzó una mortífera oleada de atentados en los años ochenta, incluido el intento de asesinato de Margaret Thatcher en un hotel de Brighton. También se le ha relacionado con la bomba de Enniskillen, que provocó once muertos. Siempre se desvinculó de esas acciones violentas de manera enfática y también de la acusación de que estaba presente en el interrogatorio de un colaborador del IRA al que el grupo terrorista mató de un tiro en la cabeza. James Martin Pacelli McGuinnes había nacido en las afueras de Derry, en el Norte de Irlanda, el 23 de mayo de 1950, hijo de un empleado de una fundición, en una familia de una gran piedad católica y sin intereses políticos. El nombre intermedio de Pacelli se lo pusieron por el papa de ese apellido, Pío XII. Sostenía que se integró al IRA por el Bloody Sunday y otros abusos violentos y discriminatorios a cargo de los protestantes y las tropas unionistas que vivió en su ciudad natal. De un modo un tanto forzado comparaba su lucha con la de los negros de Soweto. El que algún día sería ministro de Educación de Irlanda del Norte apenas tenía estudios. Dejó la escuela a los 15 años tras fallar en los exámenes 11-Plus y comenzó a trabajar, primero como mozo de un taller mecánico y después en una carnicería. Pero pronto el IRA se convirtió en toda su vida. El Acuerdo de Paz de 1998, en el que McGuinnes tuvo una importante contribución, establece que el Gobierno de Irlanda del Norte debe formarlo una coalición de unionistas y republicanos. Esa fórmula lo convirtió en vice primer ministro en 2007, cargo que ocupó hasta enero. Debutó formando una pareja insólita con el primer ministro Ian Paisley, un fiero unionista de verbo flamígero. Nadie daba una libra por aquel dúo de Gobierno: el ex terrorista del IRA y el reverendo volcánicamente antirrepublicano. Pero sorprendieron entendiéndose bien y hasta acabaron siendo amigos. Se ganaron el apodo de los “Chukle Brothers”, una popular pareja de cómicos de la BBC, debido a su constante intercambio de chanzas y risas. Posteriormente, McGuinnes sirvió con otros dos primeros ministros de DUP, Peter Robinson y Arlene Foster, con la que rompió en enero por la corrupción en las renovables y también forzado por su mala salud, que anticipaba el pronto final que ahora ha llegado. En 1979, el IRA llevó a cabo uno de sus atentados más simbólicos y sonados. La colocación de la bomba que mató en su barca de pesca a Lord Mountbatten, tío de la Reina y preceptor del príncipe Carlos, y a varios acompañantes. También asesinó a 18 soldados británicos en la inmediata emboscada de Warrenpoint. Siempre se ha debatido si Adams y McGuinness estuvieron tras la orden de aquel ataque. Adams de hecho llegó a ser arrestado e interrogado como sospechoso. Como siempre, McGuinness negó todo conocimiento. Aquel atentado acrecienta el enorme simbolismo del encuentro en Belfast en 2012, cuando Isabel II y el antiguo terrorista se dieron la mano con sonrisas de ambas partes. “Admiro su coraje por reunirse conmigo, porque sabe que he estado enfrentado a sus soldados, pero ambos estamos preparados para situarnos por encima de eso”, declaró McGuinnes, con la retórica habitual en este tipo de reconversiones, que omite que hubo víctimas y hay deudos que siempre penarán la violencia terrorista, en la que unos matan y otros mueren. La Reina y McGuinness volvieron a verse aquel año en un brindis en el castillo de Windsor. Su último encuentro fue en el castillo de Hillsborough en 2016. Fue sonada entonces la irónica salida de Isabel II cuando el vice primer ministro norirlandés le preguntó por su salud: “Bueno, todavía estoy viva”. So sad Martin McGuinness has died. Some will never forgive his past but without him there would be no peace. The man I knew was a great guy— Alastair Campbell (@campbellclaret) 21 de marzo de 2017
www.abc.es | 21/03/17
Las situaciones de Escocia y Cataluña ante un posible referéndum independentista son incomparables, según reconocen los propios dirigentes del Partido Nacionalista Escocés (SNP). En resumen, las diferencias son estas: -Escocia se mantuvo independiente hasta 1707 y su acta unión con Inglaterra fue el fruto del acuerdo de dos Estados. Cataluña jamás ha sido independiente ni un Estado. -El Reino Unido es fruto de la unión de cuatro naciones. España es un Estado de corte federalista (las comunidades autónomas), cuya Constitución establece que “la soberanía nacional reside en el pueblo español”. -La Constitución no escrita británica permite las consultas separatistas, previa autorización del Parlamento de Westminster. La Constitución española de 1978, que recibió en Cataluña un apoyo del 90,4%, no lo permite, como todas las grandes cartas magnas europeas con la excepción de la británica. -Los separatistas escoceses no desafían la legalidad británica, actúan siempre sin salir de la senda legal. Los independentistas catalanes abogan por romper el marco legal para convocar un referéndum que no es posible según nuestras leyes. Sí dispondrían de un posible cauce legal: lograr una reforma de la Constitución de 1978 para que pasasen a permitir los referendos convocados por las comunidades autónomas. Pero sabedores de que carecen de fuerza parlamentaria para sacar adelante tal proceso legal han optado por incumplir la ley abiertamente, al tiempo que dicen abogar por un diálogo que solo consiste en aceptar todo lo que ellos demandan. Sturgeon: «Escocia no es lo mismo que Cataluña, cada caso es distinto y cada circunstancia histórica también» En el referéndum escocés de 2014, nacionalistas catalanes, vacos y gallegos viajaron a Escocia buscando un ejemplo alentador para sus secesiones, pero salieron decepcionados. El unionismo ganó por diez puntos y además los dirigentes del SNP separaron una y otra vez los casos escocés y catalán. Alex Salmond, por entonces primer ministro escocés, señalaba “una diferencia clave”, que resumía así: “No creo que Cataluña sea un ejemplo comparable al nuestro. Nuestro proceso ha sido consensuado y es fruto de un acuerdo entre el Gobierno británico y el escocés”. En fecha tan reciente como el pasado junio, la actual primera ministra escocesa, la separatista Nicola Sturgeon, que pide ahora un segundo referéndum, fue igual de concluyente: “Quebec no es lo mismo que Escocia y Escocia no es lo mismo que Cataluña. Cada caso es distinto y cada circunstancia histórica también. En Escocia celebramos un referéndum democrático y constitucional”. El separatismo escocés guarda un respeto institucional del que carece el catalán Las declaraciones de tono insultante o despectivo del separatismo catalán y sus pulsos ilegales serían impensables en los nacionalistas escoceses. El SNP observa siempre el respeto institucional, patente en el tono de sus 56 diputados en el Parlamento de Westminster o en la participación de Nicola Sturgeon en las ceremonias importantes de la Corona en Londres. Un plante como el del presidente catalán a la pasada conferencia de presidentes autonómicos sería simplemente impensable en el Reino Unido. Escocia e Inglaterra, una unión entre iguales tras siglos de independencia El origen el reino de Escocia se rastrea en 843 y conservó la independencia, con puntuales invasiones inglesas, hasta 1707. El 1 de mayo de 1707 entró en vigor la Union Act, por la que los parlamentos de dos Estados independientes, Escocia e Inglaterra, acordaban unirse como un único Estado en el Reino de la Gran Bretaña. El Reino Unido es el fruto de la unión de cuatro naciones: Gales, Inglaterra, Escocia e Irlanda del Norte. Su formulación actual data de 1922, tras la independencia irlandesa. Gales se unió a Inglaterra en 1535 y Escocia, a comienzos del XVIII. Cataluña, aunque ha tenido sus condes y consellers, jamás ha sido un Estado independiente. La Constitución no escrita británica permite al parlamento autorizar los referéndum de independencia El Reino Unido no cuenta con una constitución escrita, sino que es fruto de leyes, convenciones y jurisprudencia acumulada, por ello puede ser reformada por nuevas normas parlamentarias. El referéndum escocés debe ser autorizado por el Parlamento de Westminster. De hecho, este miércoles se espera que el SNP saque adelante en el Parlamento de Escocia (Holyrood) la petición de un segundo referéndum separatista. A continuación esa demanda escocesa irá a Parlamento de Westminster. La premier Theresa May ya ha anunciado que no lo permitirá en las fechas que exige Nicola Sturgeon, que lo quiere entre otoño de 2018 y la primavera de 2019, antes de que se complete el Brexit. May acabará teniendo que autorizarlo, pero se reservará la fecha. El referéndum de 2014 fue fruto de un acuerdo consensuado y legal entre David Cameron y el primer ministro escocés de entonces, Alex Salmond. Esos acuerdos constitucionales británicos explican, por ejemplo, la neutralidad de Isabel II en la campaña del referéndum de 2014, aunque era fervorosa partidaria de la Unión. No hay lugar en la constitución española para un referéndum convocado por una comunidad autónoma El título preliminar de la Constitución democrática española de 1978 cierra la vía legal a un referéndum separatista. En su artículo 1 establece que “la soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado”. En su artículo 2 reza que “la Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles”. La única vía legal para los separatistas sería sacar adelante una reforma constitucional, ateniéndose a los cauces y exigencias de mayorías que la propia Carta Magna contempla. A Cataluña le va mejor en España que a Escocia en el Reino Unido Cataluña goza un PIB un 117,8% superior a la media española, mientras que Escocia está por debajo de la media británica: 99%. Escocia tiene además menos peso en el Reino Unido que Cataluña en España. Supone el 8,4% del PIB británico, mientras que Cataluña es el 16% del español. Poblacionalmente, el Reino Unido cuenta con 65,1 millones de habitantes, de los que 53,1 millones son ingleses y solo 5,4 escocesas. Cataluña tiene una población de 7,5 millones de personas, en un país de 46,7 millones. Escocia tampoco se ha beneficiado históricamente de aranceles monopolistas como los que concedió en su día el Gobierno español al textil catalán, por entonces una industria crucial, de las pocas del país. Cataluña dispone de elementos de autogobierno que no posee Escocia El Parlamento escocés fue repuesto en fecha tan tardía como 1999. A día de hoy, Cataluña posee algunas competencias que anhelarían los nacionalistas escoceses, como por ejemplo una televisión propia, formidable herramienta de propaganda. La devolución de poderes a Escocia es lenta. A pesar de lo prometido en la campaña del referéndum de 2014, el Parlamento de Westminister remolonea a la hora de completarla. El laborismo fue clave en 2014 a la hora de defender la Unión A diferencia de lo que ocurre en Cataluña con el PSC, que busca una vía intermedia entre el separatismo y la defensa de la unidad de España que propugna el Gobierno, el Partido Laborista se convirtió en 2014 en el principal activo en la defensa de la integridad del Reino Unido. Dos laboristas, Alistair Darling, portavoz de la campaña Better Together, y el ex primer ministro Gordon Brown, fueron los rostros principales del unionismo. Los medios de Londres, de izquierda a derecha, tampoco incurrieron en las terceras vías y componendas con el separatismo que propugna a veces alguna prensa española. Todos los periódicos de Londres hicieron una campaña frontal y contundente contra la ruptura.
www.abc.es | 20/03/17

El gobierno de Venezuela rechazó este jueves 16 de marzo la recomendación de un grupo de seis países, entre ellos Brasil y España, pidiendo la liberación de los presos políticos, en el marco del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

En un documento publicado esta semana y que fue discutido este jueves en la sede el Consejo en Ginebra, Caracas detalla su posición sobre una lista de más de 200 recomendaciones hechas en noviembre pasado por los estados miembros de la ONU.

La recomendación de liberar a los presos políticos, impulsada por Australia, Brasil, Irlanda, Canadá, España y Estados Unidos, es solo una de las 274 que contiene el documento de noviembre. De ellas, Venezuela rechazó este jueves explícitamente 53 y "tomó nota" de otras 28, un eufemismo que la ONU considera también como un rechazo.

El gobierno venezolano considera "sesgadas, confusas, políticamente mal intencionadas, elaboradas sobre bases falsas y contrarias al espíritu de cooperación y respeto" todas las recomendaciones rechazadas en su documento.

El informe de noviembre fue el resultado del llamado Examen Periódico Universal (EPU), un examen sobre derechos humanos que deben pasar todos los miembros de la ONU.

Los países sometidos al EPU reciben recomendaciones de sus pares y deben pronunciarse sobre ellas. Venezuela tampoco atendió un llamamiento de 19 países para que invite a visitar el país a los expertos de la ONU que velan por los derechos humanos.

En su documento presentado el jueves, Venezuela desestimó asimismo los requerimientos de Brasil, Uruguay y Georgia para que reconsidere "su decisión de retirarse de la Convención Americana sobre Derechos Humanos".

Ocurrió lo mismo con la demanda de ocho países para que Caracas restablezca el Estado de derecho, la independencia, autonomía e imparcialidad del sistema judicial, la separación de poderes y el respeto al debido proceso.

Venezuela tampoco aceptó una recomendación de Suecia para "combatir la situación de inseguridad alimentaria y de salud pública" -una inquietud también recogida por Alemania, Canadá e Islandia- ni otras de Letonia, España, Canadá y México para que se garantice la libertad de expresión.

Venezuela es uno de los 47 Estados que constituyen este año el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

www.prensa.com | 16/03/17
El futuro de la Unión Europea está en la progresión a diferentes velocidades y el primer campo en el que esta idea se va a abrir paso es la Defensa común. Una vez que la primera ministra británica, Theresa May, abandonó este viernes Bruselas, la reunión de los otros 27 países se centró en los preparativos de la celebración del 60 aniversario de la firma del Tratado de Roma dentro de dos semanas y en el diseño de una UE que sobreviva al trauma del Brexit y a las divisiones que deja la crisis política de los refugiados. Según fuentes del Consejo, la discusión de la reunión a 27 se dedicó a intentar apaciguar a los países más reticentes a la idea de esa Europa a varias velocidades que los cuatro grandes –Alemania, Francia, Italia y España– han puesto sobre la mesa con claridad. La canciller germana, Angela Merkel, que hasta ahora no era muy favorable a la idea de un grupo de países que acelere en el camino de una mayor integración, insistió en que esta no es una idea nueva ni orientada contra nadie. La canciller explicó que en realidad ese modelo ya existe: «Ya tenemos una Europa a varias velocidades, con el euro, con Schengen... Lo que hemos dejado claro es que ese modelo sería el de una Europa inclusiva, no exclusiva». El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, explicó que la opción de las distintas velocidades ha encontrado reticencias en los países del Este de Europa que miran hacia esa posibilidad como una nueva división. «He comprobado con sorpresa –dijo– que algunos de nuestros colegas lo ven como si se tratara de introducir una nueva línea divisoria, un nuevo telón de acero entre el Este y el Oeste y es evidente que no es la intención», aseguró Juncker. España figura entre los países más entusiastasLa idea de las dos velocidades se basa en el mecanismo denominado «cooperación reforzada», que permite que un grupo de países que sumen al menos nueve Estados pongan en marcha políticas comunes utilizando las instituciones. Polonia, Hungría y, en general, los países del Este, creen que generalizar este camino les arrinconaría a la hora de tomar decisiones si no quieren avanzar más hacia la integración política. La idea que se ha abierto paso en este consejo es empezar por una fuerte cooperación en Defensa, que es uno de los pocos campos en el que estos países están más de acuerdo en acentuar la colaboración en el seno de la UE, habida cuenta de su muy sensible percepción de la amenaza de Rusia. «La Europa de la Defensa –dijo Merkel– es uno de los elementos que no ha funcionado», a pesar de que estaba en los fundamentos del proyecto de la Unión. Ahora que Gran Bretaña dejará de oponerse y que Francia recupera su interés en este campo, «podemos relanzar la cooperación en materia de Defensa», subrayó. Lo que a su juicio será «un salto cualitativo importantísimo» en la construcción europea. Suecia o Irlanda serían los más escépticos en materia de Defensa. Aunque Irlanda sí está dispuesta a sumarse en todas las demás áreas de integración. España figura entre los más entusiastas. Reticencias El hecho es que los países del Este mantienen un grado de desconfianza bastante significativo hacia la Europa de dos velocidades, porque interpretan este modelo como un medio para arrinconar su capacidad de influir en la dirección de esas políticas, ahora que Gran Bretaña no va a estar para hacer de cortafuegos euroescéptico. Los primeros ministros del Benelux, los tres liberales, que representan a países pequeños, se han ofrecido para hacer de mediadores y para tranquilizar a los del grupo de Visegrado (Polonia, Hungría, República Checa y Eslovaquia). Por esa razón, lo que se ha acordado es que no habrá una mención muy determinante al modelo de velocidad variable en el documento que se aprobará en Roma con motivo del 60 aniversario del nacimiento de la UE. De aquí al día 25 se pretende cerrar un texto en el que se manifestará la voluntad clara de permanecer unidos después del trauma del divorcio británico y se van a fijar metas claras para los próximos diez años.
www.abc.es | 10/03/17
El ministro para Irlanda del Norte del Gobierno británico, James Brokenshire, ha advertido de que si los partidos políticos no logran un acuerdo para formar un Gobierno de consenso podrían tener que celebrarse de nuevo elecciones.
www.europapress.es | 10/03/17
El pasado viernes, Theresa May pronunció un enfático discurso unionista en Glasgow. La primera ministra escocesa, la separatista Nicola Sturgeon, no ha tardado en contestarle. En un documental que se emitirá en la BBC en la noche de este jueves amenaza con un segundo referéndum de independencia en el otoño del año próximo, antes de que el Reino Unido complete su salida de la UE. Sturgeon reconoce que no ha tomado todavía la decisión, pero advierte que no va de farol. La amenaza de lo que los nacionalistas ha bautizado con el «indyref2» es creciente, a pesar de que en septiembre de 2014 el independentismo fue derrotado en las urnas por diez puntos (55%-45%). Antes de aquella consulta, el SNP, el partido separatista que gobierna en Escocia, había dicho que el referéndum zanjaría el debate para una generación. Pero no han tardado ni tres años en pedir otro, un ejemplo más de que lo único que colma al independentismo es crear su propio Estado y que solo aceptará un resultado que ratifique su obsesión. El triunfo del Leave en el referéndum sobre la UE, que fue un gran alarde de nacionalismo inglés, ha tenido la contrapartida de exacerbar el riesgo de que el Reino Unido se rompa, tal y como habían advertido en campaña dos viejos zorros políticos, los ex primer Major y Blair. El Brexit ganó en Inglaterra y Gales, pero en Escocia el Remain se impuso por 62%-38% y la permanencia también ganó en Irlanda del Norte. Sturgeon se ha acogido a ese resultado para justificar un segundo referéndum, argumentando que Escocia se ve arrastrada contra su voluntad a dejar la UE. Lo cierto es que todo es más difuso: un tercio de los votantes del SNP votaron Brexit. En Irlanda del Norte también crece la herida territorial, porque los republicanos irlandeses del Sinn Féin, contrarios al Brexit, han subido mucho en las elecciones de la semana pasada y están a solo un escaño del partido ganador, el unionista DUP. Sturgeon, de 46 años, sucedió a Alex Salmond como primera ministra después de la derrota del SNP en la consulta de 2014. Es una apparatchik del partido, que no ha trabajado fuera de la política, y obstinadamente separatista. Preguntada por la BBC si está de acuerdo con Salmond y otras voces de su partido que creen que habrá un referéndum en otoño del año que viene, respondió: «Dentro de ese marco, supongo. Cuando esté claro el acuerdo de salida del Reino Unido de la UE creo que será el momento de sentido común para que Escocia tenga esa opción». Acto seguido advirtió que no va de farol y lamentó que «en Westiminster creen que el Brexit es un juego, pero es algo muy serio para el Reino Unido y para Escocia». Antes del Brexit total El SNP quiere convocar el referéndum antes de que el Reino Unido haya completado la salida de la UE, porque cree que así le resultaría más fácil el ingreso en el club europeo de una Escocia independiente. Pero muchos analistas y dirigentes comunitarios creen que Escocia tendría su acceso a la UE muy difícil, porque tendría que ponerse a la cola de entrada y porque países como España la vetarían, para no dar alas a sus separatismos locales. May activará el artículo 50 que inicia la salida a finales de este mes y comenzarán los 18 meses de negociaciones de ruptura. Los separatistas calculan que con el Gobierno de Londres enfrascado en su difícil pulso con Bruselas les será más difícil batirse en un segundo referéndum de independencia. Pero el separatismo también presenta muchos talones de Aquiles: el colapso del precio del petróleo castiga la quimera separatista, además lo cierto es que las ventas de Escocia a la UE suponen solo una cuarta parte de las que hace al resto del Reino Unido. El Gobierno escocés tiene que pedir autorización al Número 10 para poder celebrar la consulta, contemplada en teoría en la sección 30 de la Ley de Escocia. Pero May será mucho más reacia que Cameron a conceder el referéndum para la ruptura y se abriría así un espinoso debate constitucional. Dirigentes tories dan por sentado que la premier se negará en redondo a un nuevo referéndum hasta que el Reino Unido haya completado la salida. La próxima semana el SNP celebra su congreso en Aberdeen. Sería una oportunidad para que Sturgeon llame ya formalmente a pedir el «indyref2» a Londres. Pero probablemente se reservará esa carta para jugarla de modo efectista a la par que May active el artículo 50, que inicia la salida de la UE. Un apoyo estancado Según las encuestas, el apoyo a la independencia está estancado en Escocia en el 45%, la misma cifra que arrojó la consulta de 2014. Las dirigentes escocesas de los partidos conservador y laborista critican las amenazas de referéndum de Sturgeon, que tachan de «profundamente irresponsables» y «divisivas». «Es otro intento de Nicola Sturgeon para sembrar división e incertidumbre en un momento en que el país necesita estar unido», le ha reprochado la laborista Kezia Dugdale, que empieza a corregir su discurso después de que su filonacionalismo la llevase a un batacazo en las urnas, que puso por delante en Escocia a los conservadores.
www.abc.es | 9/03/17
Michelle O’Neill, de 40 años, casada y madre de dos hijos, es la nueva líder del Sinn Féin en Irlanda del Norte. En enero relevó al histórico Martin McGuinness, antiguo jefe del IRA que ha dejado la política a los 66 años por problemas de salud. Con Michelle el partido ha obtenido un excelente resultado en las elecciones de la semana pasada, quedándose a un solo escaño del triunfador, el unionista DUP. Pero la crecida de los republicanos no se debe a la nueva líder, sino más bien a que han enarbolado la bandera de la permanencia en la UE, postura que ganó en Irlanda del Norte en el referéndum (DUP apostaba por el Leave). El peso de O’Neill, una apparatchik del partido republicano desde adolescente, todavía es escaso: Gerry Adams sigue mandando y de hecho fue él quien salió a valorar el resultado electoral. Michelle O’Neill ha sido saludada como la primera líder del Sin Féinn que no ha sido miembro del IRA. Es cierto y también un poco engañoso. Ella, por edad, no formó parte del grupo terrorista, pero su familia sí y de manera notoria. Nacida Michelle Doris, su padre Brendan «Basil» Doris cumplió condena por terrorismo antes de convertirse en concejal en Dugannon, una villa de 15.000 habitantes a 64 kilómetros de Belfast. Su tío Paul Doris fue en su día presidente de Noraid, una controvertida asociación de captación de fondos para el IRA en EE.UU., a la que en su día se relacionó con la importación de armas. Su primo Tony Doris fue abatido por las SAS, las fuerzas especiales británicas y otro pariente, Gareth, resultó herido cuando participaba en un atentado. Cuando murió Brendan Doris, el padre de Michelle, Martin McGuinness se refirió así al clan: «Estamos ante una conocida y respetada familia republicana, que por muchos años ha jugado un papel significativo en nuestra lucha». Como tantos nuevos políticos, Michelle, una mujer rubia, de rostro ancho y sonriente y labios pintados de rojo intenso, no sabe lo que es trabajar fuera de la política. Dejó el instituto para estudiar técnico en contabilidad, pero a los 21 años se afilió al Sinn Féin, tras la firma de los acuerdos de Viernes Santo, y el partido ha sido desde entonces su medio de vida. Primero fue asesora en el Parlamento, trabajando entre otros para McGuinness, su mentor. En 2005 ya era concejala, sustituyendo a su padre, y en 2007, con 30 años, diputada en el Parlamento de Stormont. También se convirtió en la alcaldesa más joven de la historia de Dungannon y la primera mujer en el cargo. Como alcaldesa organizó en su día un homenaje a un terrorista del IRA fallecido, amigo de su familia, abatido por el Ejército británico con 30 tiros cuando portaba un fusil AK47. «Fue hace 20 años y el clima político era muy diferente», dijo Michelle, que denunció también «una campaña unionista masiva e implacable, financiada y dirigida por el Estado, que promovió el asesinato de muchos de nuestros activistas y sus familiares y amigos». En 2011 fue nombrada ministra de Agricultura en el Ejecutivo de coalición que por los acuerdos de paz obliga a gobernar juntos a republicanos y unionistas. Su acción más destacada fue trasladar la sede ministerial a unos antiguos barracones militares británicos, un gesto de revancha. En 2015 fue promovida a ministra de Sanidad y presentó un plan a diez años para renovar el servicio. La oposición la acusó de no ofrecer medidas concretas ni una memoria económica. Michelle proyecta una imagen jovial y próxima de joven madre ajetreada. En su biografía oficial omite sus estudios (o más bien su carencia de ellos), y se presenta como «una formidable activista que ha hecho campañas sobre igualdad, autismo, minusvalías, salud mental y derechos de la población rural». Ha contado también en la BBC como arrancan sus jornadas en el minúsculo y rural Clonoe, donde vive con su marido Paddy O’Neill, de quien ha tomado su apellido público, y sus dos hijos. «Me levanto a las seis e intento ir a alguna clase al gimnasio, tipo spin o body pump, mientras consulto el correo, las redes sociales y escucho los titulares en la radio. Luego tengo que levantar a mi hijo Ryan, lo cual es tal vez cien veces más cansado que el gimnasio». Michelle O’Neill tendrá que alcanzar en tres semanas un nuevo acuerdo de Gobierno ente Sinn Féin y DUP, cuya líder, Arlene Foster, fue la causa de las últimas elecciones. McGuinnes, vice primer ministro en el Gobierno de Foster, se marchó exigiendo la renuncia de ella, envuelta en un caso de corrupción sobre primas de energías renovables, conocido como «ash for cash» (dinero por cenizas). Pero los hilos de la negociación los seguirán moviendo Gerry Adams y su vieja guardia forjada en el IRA.
www.abc.es | 7/03/17
El influyente Comité del Brexit de la Cámara de los Comunes ha emitido un informe este domingo en el que diputados de los tres mayores partidos piden a Theresa May que garantice ya los derechos de los tres millones de ciudadanos comunitarios que residen en el Reino Unido, condenados a vivir «en una nube de incertidumbre». El Gobierno ha repetido que tiene la intención de hacerlo, pero no por ahora. Su argumento es que resolver ya el asunto debilitaría su posición en la negociación con la UE, que en teoría empezará en breve, pues May quiere activar a finales de este mes el Artículo 50 del Tratado de Lisboa que inicia la salida. El problema para la primera ministra es que entre quienes firman el informe del comité del Brexit figuran varios pesos pesados de la bancada conservadora. Algunos son euroescépticos, pero entienden que el Gobierno no puede seguir jugando con las vidas de comunitarios perfectamente asentados en el Reino Unido. Entre ellos aparece incluso Michael Gove, que junto a Boris Johnson capitaneó la triunfal campaña del Leave y quien disputó a May sin éxito la carrera por la sucesión de Cameron. El presidente de comité es un laborista moderado y muy respectado, Hilary Benn, quien ha puesto en valor la contribución de los comunitarios: «Los ciudadanos de la UE que han venido a vivir y trabajar aquí han contribuido enormemente a la economía y la vida cultural del Reino Unido. Han trabajado duro, han pagado impuestos, se han integrado, han creado familias y echado raíces». Por todo ello, considera que May «no los puede usar como moneda de cambio en las negociaciones». España, destino principal El Ejecutivo ha reiterado que está de acuerdo en garantizar los derechos de los comunitarios, pero «tan pronto como podamos» y siempre que la UE haga lo mismo con los 1,2 millones de británicos expatriados en el continente, el mayor número en España (308.800 según los estudios de Londres). Frente a esa postura, Benn replica al Gobierno que no puede tener a esas personas y familias «en una nube de incertidumbre». El comité del Brexit de los Comunes exige también al Gobierno que reforme la kafkiana burocracia que hay que afrontar a día de hoy para obtener un permiso estable de residencia. Los comunitarios del Reino Unido tienen que rellenar un formulario de 85 páginas. El comité concluye que si los tres millones quisiesen hacer el trámite harían falta 140 años para dar cuenta de todo el papeleo, cuando está previsto que el Brexit se complete en solo dos años. La pasada semana, la Cámara de los Lores, donde el Gobierno no tiene mayoría, provocó la primera derrota de May en la tramitación de la ley del Brexit. Los lores aprobaron por 358 votos a favor y 256 en contra una enmienda para que se garanticen ya los derechos de los comunitarios. Ahora ese punto tendrá que ser ratificado en la Cámara de los Comunes, donde el Gobierno aspira a tumbarlo haciendo uso de su mayoría allí, lo que ya no parece tan fácil tras el informe del comité del Brexit. Algunos diputados tories podrían rebelarse y votar con liberales y laboristas a favor de los comunitarios. El Gobierno da por seguro que la tramitación parlamentaria de la Ley del Brexit, un texto muy sencillo, de solo 137 palabras, no demorará su calendario de salida ni la activación a finales de este mes del artículo 50. Pero lo cierto es que el panorama se ha enturbiado para la primera ministra. En las elecciones de Irlanda del Norte, celebradas la semana pasada, el Sinn Féinn republicano, activo defensor de la permanencia en la UE, subió un 4% y se quedó a solo un escaño del ganador de los comicios, el unionista y euroescéptico DUP, que perdió diez diputados. Ese nuevo equilibrio de fuerzas hará que Irlanda del Norte, donde ganó la permanencia en el referéndum, pelee contra el Brexit duro de May, un poco en la línea de lo que está haciendo Escocia. Otro nubarrón para la primera ministra es la compra por parte de PSA, multinacional francesa, de Opel y Vauxhall. El Brexit duro podría poner ahí en riesgo 4.500 empleos británicos bien pagados en la industria de la automoción, amenazada toda ella por la aventura nacionalista del Leave.
www.abc.es | 5/03/17
Irlanda no votó en el referéndum que determinó la salida del Reino Unido de la Unión Europea, pero pagará una gran factura por el Brexit. La desconexión europea del mayor socio comercial de Dublín puede poner en riesgo una recuperación meteórica, por lo que el país ha reiterado en los últimos meses la importancia de mantener intactos los acuerdos comerciales entre los países de la Isla. Con el plazo marcado en su momento por Cameron para activar el conocido artículo número 50 a punto de vencer, el «Tigre Celta» considera que merece un sillón privilegiado en la mesa de negociación. Fue uno de los mensajes que quiso transmitir el primer ministro irlandés, Enda Kenny, en la presentación del «All-Island Civic Dialogue», un proyecto gubernamental que ha recogido durante meses las propuestas de representantes empresariales y políticos para afrontar el Brexit. «Es necesario proteger el crecimiento de nuestra economía y mantener una relación comercial cercana tanto con la Unión Europea como con el Reino Unido. Incluso si este último abandona el mercado único», afirmó el Taoiseach durante el evento. El aperturismo ha sido un ingrediente esencial para cocinar el milagro irlandés. El país tuvo que ser rescatado por Europa en 2010 y tardó tres años en saldar el conjunto de su deuda. Desde entonces, el crecimiento ha sido constante. La austeridad y el capital extranjero han convertido a Irlanda en uno de los países del Viejo Continente que más ha crecido durante los últimos años. En 2015, de hecho, la inversión de grandes empresas provocó que el PIB se disparara hasta el 26% (ver gráfico). El Brexit puede frenar en seco este avance económico. El Reino Unido es el segundo destino más importante para las exportaciones –allí van el 15% de las ventas del país, según la oficina del Gobierno– y el primer origen de las importaciones irlandesas. Una negociación rígida impondría nuevos aranceles y tumbaría estos datos. El Gobierno ha vaticinado que un Brexit «duro» en el que Reino Unido abandonara el mercado único podría llegar a lastrar hasta un 1,2% el PIB este año, mientras que el Banco de Irlanda ha rebajado recientemente tres décimas su previsión de crecimiento en 2017 (hasta el 3,3%) por la incertidumbre que generará este acontecimiento. Desde que se produjo la votación, el recorte de la institución acumula nueve décimas. «La presencia del Reino Unido en el mercado único es fundamental para Irlanda y creemos que ellos no quieren abandonarlo. Es necesario mantener una estrecha colaboración entre todas las partes durante las negociaciones para mantener el crecimiento económico», sostuvo Danny McCoy, el presidente de la Confederación de Empresarios de Irlanda, la patronal del país, durante un encuentro con la prensa organizado por el Gobierno irlandés en el que estuvo presente ABC. Una empresa, dos países Energía, transporte o turismo son algunos de los sectores amenazados. Pero por encima de todos ellos está la industria agroalimentaria. Según fuentes gubernamentales, esta industria aportó 8,6% del empleo total y representó el 12,3% de las exportaciones irlandesas en 2014. El año pasado el sector obtuvo un récord de ventas al exterior, de las cuales el 40% se dirigieron al Reino Unido. «La salida del Reino Unido de la Unión Europea puede llegar a ser una catástrofe para Irlanda. Los políticos no se han dado cuenta de que la Isla funciona como una sola economía y sin divisiones. Si no hay ningún tipo de acuerdo comercial, el impacto va a ser severo», sostuvo en otro encuentro Gabriel D’Arcy, presidente de LacPatrick, una de las mayores empresas de productos lácteos del país. Su caso refleja la realidad de un gran número de compañías irlandesas. La mitad de su producción se localiza en Irlanda y la otra mitad en Irlanda del Norte, perteneciente al Reino Unido. Con el Brexit, y siempre que no haya algún tipo de acuerdo comercial, LacPatrick se verá abocada a los controles fronterizos. Una situación que, en la región del Úlster, pone en riesgo cientos de puestos de trabajos. «Somos bastante pesimistas», explica D’Arcy. Según un análisis del «Economic and Social Research Institute», el endurecimiento de las fronteras entre Irlanda y Reino Unido podría desplomar hasta un 20% el comercio entre ambos países. Incluso la estabilidad social está amenazada. Las distintas fuentes consultadas para este reportaje han advertido que una frontera rígida entre Irlanda y sus vecinos del Norte. Podría reavivar los conflictos enterrados hace décadas. Irlanda cuenta con la Unión Europea para evitar esta situación. Así lo destacó el primer ministro en el «All-Island Civic Dialogue». Kenny recordó que el Brexit había sido un proceso aprobado por los británicos, no por los europeos ni los irlandeses. «Se trata de un acontecimiento político, no económico», sentenció.
www.abc.es | 4/03/17
El Partido Unionista Democrático (DUP) de Irlanda del Norte ha vencido por un estrecho margen en las elecciones a la Asamblea de Irlanda del Norte celebradas este jueves. Los comicios, que han destacado por el buen resultado del nacionalista Sinn Féin, decidirá el futuro Gobierno del Úlster.
www.europapress.es | 4/03/17
La comisión que investiga en Irlanda las casas de acogida dirigidas por órdenes religiosas católicas en el siglo XX ha informado este viernes de que ha descubierto un «gran número» de esqueletos humanos en cámaras subterráneas de un centro de monjas en la localidad de Tuam, al oeste del país. Al presentar hoy algunas de sus conclusiones, la llamada «Comisión sobre Madres y Bebés» se declaró «conmocionada» por el hallazgo de «un gran número de restos humanos» en, al menos, diecisiete de las veinte cámaras subterráneas excavadas por los expertos forenses en las últimas semanas. «Entre los restos hay un número de individuos de edades comprendidas entre las 35 semanas de gestación y los dos y tres años», explicó su portavoz respecto al centro de Tuam, en funcionamiento como casa de acogida para madres solteras entre 1925 y 1961. El Gobierno de Dublín estableció la comisión en 2014 para aclarar este asunto, después de que se denunciara la posible existencia de 800 esqueletos de niños en una fosa cercana a un centro religioso de las Hermanas del Buen Socorro. En concreto, sus pesquisas tratan de arrojar luz sobre los altos índices de mortalidad infantil registrados en esas instituciones durante el pasado siglo, las prácticas de enterramientos de los fallecidos, sus políticas de adopciones y ciertos programas de vacunación experimental. El Gobierno ha estimado que unas 35.000 madres solteras pasaron por alguno de los diez centros de acogida gestionados por órdenes de hermanas católicas desde la creación del Estado irlandés en 1922 y los años sesenta. En 2013, otra investigación oficial reveló el comportamiento de las monjas católicas en las llamadas «Lavanderías de la Madgalena», donde entre 1922 y 1996 miles de internas trabajaron en un régimen de semiesclavitud y abusos. Entre los motivos que llevaban a la reclusión de las mujeres, el informe citó «abusos familiares» y «actitudes inmorales», las cuales implicaban en ocasiones embarazos fuera del matrimonio. Algunas de esas mujeres, consideradas «inmorales» por la sociedad de la época, acabaron en casas de acogida como la regentada entre 1926 y 1961 por las Hermanas del Buen Socorro en Tuam, en el condado irlandés de Galway (oeste de Irlanda). El caso de Tuam salió a la luz cuando un estudio de la historiadora Catherine Corless descubrió certificados de defunción que sugerían que casi 800 niños yacían en el espacio que ocupaba un tanque séptico del edificio de ese convento conocido como «El Hogar». Según esa experta, la mortalidad infantil en esos lugares llegó a ser de entre el 30 y el 50 por ciento durante las décadas de 1930 y 1940 como consecuencia de las duras condiciones de vida y la negligencia de las religiosas. Ante las sospechas de que puede haber más casos como este, las pesquisas de la comisión se extienden a otras instituciones de monjas del país y no se descarta la participación de la Policía irlandesa (Garda) si se hallan indicios de que se cometieron delitos. Además de la fosa de Tuam, existen otros tres centros de las Hermanas del Sagrado Corazón de Jesús, ya inactivos, que tienen en sus dominios las llamadas «parcelas de ángeles», donde se cree que podrían estar enterrados unos 3.200 niños. En torno a una de esas casas de acogida gira el argumento de la película «Philomena», que recibió cuatro candidaturas a los Oscar en 2014 y que relata los esfuerzos de una mujer por encontrar a su hijo, dado en adopción sin su permiso a una familia estadounidense. Según la cinta y el libro en el que está basada, Philomena Lee se topó con los intentos de las monjas por entorpecer su búsqueda, dejando entrever que quemaron todos los registros y que obtuvieron beneficios económicos por las adopciones.
www.abc.es | 3/03/17
Theresa May ha ofrecido este viernes su primer discurso en Escocia desde que llegó al poder, con motivo del congreso de los tories escoceses, que se celebra en Glasgow. Fue una sentida defensa de la unidad del Reino Unido, en la que acusó al Gobierno separatista del SNP de estar «obsesionado con la independencia». Advirtió a Nicola Sturgeon, la premier escocesa, que «la política no es un juego» y le recordó que proteger la integridad del Reino Unido es una «prioridad personal» para ella. La presencia de May en Escocia revestía un gran interés político, porque el Gobierno separatista del SNP está amenazando ya con demandar un segundo referéndum de independencia, pese a que en septiembre de 2014 perdió el anterior por diez puntos. Nicola Surgeon ha declarado varias veces que la nueva consulta es «altamente probable». Se escuda para justificarlo en que Escocia se está viendo arrastrada a un Brexit duro, que la dejará fuera del mercado único europeo, a pesar de que el 62% de los escoceses votaron por la permanencia. El nuevo referéndum tendría que ser autorizado por Londres, como ocurrió con el anterior con el acuerdo que alcanzaron David Cameron y Alex Salmond. Pero tanto en su discurso como en una entrevista matinal con BBC Escocia, May eludió concretar si permitiría un nuevo referéndum de independencia. En su alocución en el congreso de su partido ni siquiera citó la amenaza de otra consulta, la espada de Damocles que pende ya sobre Gran Bretaña. Para refutar el argumento de Sturgeon, May aseguró que «mientras el SNP aboga por mantener los lazos con Bruselas, nosotros queremos devolver las decisiones a manos de los escoceses». También ofreció el dato de que el mercado doméstico británico resulta a día de hoy cuatro veces mayor para las empresas escocesas que el de la UE, al que desdeñó como «el tercero, tras el doméstico y el del resto del mundo». May defendió ardorosamente las ventajas de la unión entre Inglaterra, Gales, Irlanda del Norte y Escocia, a las que definió como «cuatro naciones, pero un único corazón y un único pueblo». Hablando de las bondades de la integridad del Reino Unido, dejó una frase que supone una gran incongruencia con el hecho de que abogue por salir del mercado único europeo, al que van el 41% de las exportaciones británicas: «Las duraderas fortalezas económicas [de la unión de Escocia e Inglaterra] son obvias. Nuestro mercado doméstico perfectamente integrado significa que no hay barreras al comercio ni fronteras». Esa misma ventaja es la que tenía el Reino Unido en la UE, pero May la soslaya para abogar por un Brexit duro, pretextando que el mundo es muy grande y asegurando que se abren inmensas oportunidades fuera de la UE. Un mantra de los últimos meses que repitió en Escocia. En Glasgow advirtió que «estoy determinada a que salgamos de la UE como un único Reino Unido», atajando así la pretensión de Sturgeon de un traje a medida para Escocia que conserve su acceso al mercado único. Como un guiño, comentó que en las negociaciones con la UE tendrá presente los intereses de Escocia, pero añadió al segundo que también los de Inglaterra, Gales Irlanda del Norte. Apelación sentimental A diferencia del modo en que el Gobierno español aborda el pulso independentista catalán, el discurso de May fue sobre todo una apelación emocional a los lazos que unen a Escocia e Inglaterra, deteniéndose en varios ejemplos concretos. Recordó la cooperación de ingleses y escoceses en los días de la Revolución Industrial y que Fleming, un escocés, descubrió la penicilina en 1928 trabajando en un hospital de Londres. Incluso habló de Harry Potter, «que ha vendido 500 millones de libros y fue escrito en un café de Edimburgo por una escritora de Gloucestershire». La alocución fue un ejercicio de nacionalismo británico, destacando datos como que «somos la quinta economía del mundo con solo el 1% de su población». El Partido Conservador vive un gran momento en Escocia, tras el hundimiento del laborismo, que era hegemónico allí y se ha venido abajo tras cultivar un filonacionalismo que no ha servido para más que dar alas al SNP. May recordó que en las elecciones escocesas del año pasado los conservadores fueron segundos por primera vez en 25 años y superaron a los laboristas por vez primera en 60. Parte de ese éxito es la líder local tory, la formidable Ruth Davidson, un valor en alza, con un conservadurismo moderno y sin complejos. Risueña y valiente, es una cristiana devota que ha salido del armario y es lesbiana. En la campaña del referéndum de la UE, Davidson defendió la permanencia, batiéndose con su correligionario Boris Johnson en un espectacular debate televisado en el estadio de Wembley.
www.abc.es | 3/03/17
El Gobierno de Dublín quiere que el acuerdo sobre el Brexit contenga una disposición expresa que prevea la entrada automática en la Unión Europea de la región de Irlanda del Norte, actualmente de soberanía británica, en caso de que sus habitantes optasen por unirse a la República de Irlanda. El primer ministro irlandés, Enda Kenny, se ha reunido esta semana con los principales responsables europeos para exponer este principio que podría aplicarse con el mismo fundamento jurídico en el caso de Gibraltar respecto a España. Irlanda y España son los países más afectados por el Brexit en términos de comercio y libre circulación de personas. Pero además tienen en común un condicionante territorial similar que había quedado difuminado dentro del espacio comunitario y que ahora reaparecerá con la salida del Reino Unido de la UE. Kenny se ha reunido con el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, con el del Consejo, Donald Tusk, y ayer con el del Parlamento, Antonio Tajani, y el negociador europeo para el Brexit, el francés Michel Barnier, para lograr el respaldo de todos ellos a sus aspiraciones. De todos ha obtenido una declaración pública y expresa de que los acuerdos de paz de Viernes Santo siguen en vigor, incluyendo la posibilidad de que la población de Irlanda del Norte pudiera optar por su unificación con la República de Irlanda. Kenny ha invocado el precedente de la antigua República Democrática Alemana, que se integró automáticamente en la UE en el mismo momento en que se produjo la unificación germana. Los gibraltareños perderán también su condición de ciudadanos europeos una vez que se consume el Brexit, pero podrían utilizar el mismo principio para recuperarla, a través de un acuerdo con España que es un país miembro. La única diferencia entre el caso de la antigua Alemania del Este e Irlanda del Norte y la Roca es que la primera era un país soberano reconocido internacionalmente, mientras que Irlanda es en estos momentos una región del Reino Unido y Gibraltar un territorio colonial. Fronteras Para irlandeses y británicos, la cuestión fronteriza es muy sensible porque depende de los acuerdos de paz que pusieron fin a décadas de terrorismo y confrontación entre protestantes y católicos. En este sentido, tanto Irlanda como el Reino Unido han dicho que intentarán mantener el «espacio de libre circulación» que permite el movimiento de personas entre los dos países. El hecho de que Irlanda no forme parte del territorio Schengen puede favorecer una solución particular que mantenga esa especificidad. En el caso de Gibraltar, sin embargo, la situación es diferente porque España sí forma parte de Schengen y Gibraltar se convertirá en territorio de un país tercero, porque las reglas de la libre circulación ya no se podrán aplicar como hasta ahora.
www.abc.es | 3/03/17
El presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani, ha asegurado este jueves que la institución que preside tendrá en cuenta "las preocupaciones" del Gobierno de Dublín en las "complejas" negociaciones del 'Brexit' tras reconocer "los vínculos profundos políticos y económicos que vinculan a Irlanda y Reino Unido" y el hecho de que "el Brexit será un desafío particular para Irlanda".
www.europapress.es | 2/03/17
La tensión entre los unionistas del DUP y el Sinn Fein puede mantener a la región autónoma sin Gobierno
La tensión entre los unionistas del DUP y el Sinn Fein puede mantener a la región autónoma sin Gobierno
Tal y como advirtieron durante la campaña del referéndum los ex primeros ministros Tony Blair y John Major, ambos europeístas, el triunfo del Brexit ha reabierto el problema territorial escocés. En el conjunto del Reino Unido el Leave se impuso por 51,8%-48,1%, pero en Escocia la permanencia ganó con el 62% de los votos. La primera ministra escocesa, la separatista Nicola Sturgeon, se ha servido de ese dato para empezar a amenazar con un segundo referéndum de independencia, el llamado «indyref2». Asegura que todavía no ha tomado la decisión, pero añade que la «pura intransigencia» de May con su Brexit duro está empujando al SNP hacia otra consulta. El lunes, «The Times» publicó que el Gobierno de May teme que Sturgeon lance la petición de un segundo referéndum separatista a finales del mes que viene, como réplica inmediata a la activación del artículo 50 que inicia la salida de la UE. La inquietud por el futuro de la unión ha vuelto al tapete político y depreció la libra a su nivel más bajo en dos semanas. Separatista convencida La primera ministra escocesa ha replicado a la información con un artículo en el mismo periódico, que significativamente titula «La intransigencia de May nos está empujando a un segundo referéndum». Lo cierto es que a Sturgeon tampoco hay que empujarla mucho: se trata de una separatista convencida que nunca ha renunciado a ese objetivo maximalista, a pesar de que cuando se convocó el referéndum de 2014 los nacionalistas proclamaron que zanjaría el debate territorial «por una generación». Los unionistas ganaron por diez puntos, pero los nacionalistas han olvidado pronto sus palabras y ya vuelven a presionar. La consulta tendría que ser autorizada por el Gobierno de Londres, como hizo Cameron en su día con un acuerdo con Alex Salmond. Pero May, más dura que su predecesor, podría negarse, abriendo un gran debate constitucional. El argumento de Sturgeon es que el Partido Nacionalista Escocés (SNP) se presentó a las elecciones escocesas del año pasado prometiendo en su programa un segundo referéndum si se sacaba a Escocia de la UE y eso ya ha ocurrido. «Nuestro manifiesto electoral decía: "El Parlamento escocés debe tener derecho a convocar otro referéndum si hay un cambio significativo y material en las circunstancias de 2014", como que Escocia sea sacada de la UE contra su voluntad», explica la primera ministra, que recuerda que con ese programa sumó más votos y escaños en las elecciones al Parlamento de Holyrood que la suma de laboristas y conservadores. Escocia marcará la semana política, porque el viernes Theresa May participará en el congreso de los tories escoceses. Sturgeon reprocha también que en el referéndum de 2014 los unionistas prometieron que Escocia seguiría en la UE y que su voz sería escuchada en plano de igualdad en el Reino Unido, pero nada de eso ha ocurrido. May ha activado el Brexit duro sin pedir luz verde a Escocia, Gales e Irlanda del Norte, por entender que es un tema de relaciones internacionales que compete al Gobierno central. El problema de Sturgeon es que plantea el segundo referéndum como una vía para que Escocia pueda seguir en la UE, cuando lo cierto es que quedaría fuera, como ha señalado el Gobierno español con el ejemplo catalán.
www.abc.es | 28/02/17
El primer ministro de Irlanda, Enda Kenny, ha asegurado este miércoles durante una reunión del gobernante Fine Gael que "muy pronto" aclarará su futuro político, del que depende también la propia formación política.
www.europapress.es | 22/02/17
La democracia está en crisis. Y cada vez son más los indicadores que apuntan a ello: una abstención en las elecciones cada vez más alta, los resultados electorales cada vez más volátiles, la pérdida de afiliados constante por parte de los partidos, la incapacidad de la Administración, la debilidad política, el temor a las urnas por parte de quien gobierna, la desafección de los ciudadanos, la dificultad para encontrar nuevos políticos, la fiebre por la campaña electoral, el afán compulsivo de protagonismo, el estrés de los medios de comunicación o la indiferencia de los votantes. Marine Le Pen tiene posibilidades de competir por el Elíseo. Mientras, Donald Trump ya ejerce desde el Despacho Oval. Todo esto es lo que David van Reybrouck, un filósofo belga, define como el «síndrome de la fatiga democrática». La causa, según apunta en su libro «Contra las elecciones. Cómo salvar la Democracia», es «consecuencia normal de la santificación del sistema representativo electoral». En su opinión, después de dos siglos utilizando los comicios, empieza a advertirse un desgaste acelerado. ¿Podría haber otro tipo de democracia que no se basara en limitarse a votar cada cuatro o cinco años? A eso dedica su libro, que traducido a diecisiete idiomas y con varias ediciones, lo va a llevar al Parlamento alemán a exponer sus ideas y, quién sabe, si a sembrar allí la idea que defiende: «Las elecciones se han revelado como un proceso totalmente antidemocrático». [Ve el vídeo resumen al final de esta pieza y activa los subtítulos] David van ReybrouckEl periodista José María Carrascal apuntaba en La Tercera de este mismo medio el jueves 9 de febrero que «la democracia ya no es garantía de buen gobierno. Puede ser tan destructiva y corrupta como la dictadura (...) extendida a partidos y organizaciones afines, con lo que la corrupción se generaliza». A lo que añadía que «a estas alturas de la historia podemos decir que la democracia en sí no garantiza un buen gobierno». Para el filósofo belga, gran parte de este problema es que la única manera de intervenir de los ciudadanos en la política es mediante una papeleta cada cuatro años. «Ha habido muchos análisis que dicen que la cupa es de la gente, o de los políticos, o de los partidos… pero nunca se oye decir que la culpa es de los procedimientos, y los procedimientos son problemáticos», señala a ABC durante su visita a Madrid van Reybrouck. Después explica que hace casi doscientos años, Tocqueville viajó de Francia a Estados Unidos y ya en 1830 apuntó el problema que después sufrirían los políticos cada vez más acusado. Se encontró con que los meses previos a las elecciones, el aire estaba enrarecido y el país paralizado. ¿Por qué se ha vuelto ahora un problema? «A diferencia de hace unos años, la gente cada vez se interesa más en la política pero desconfía más del sistema. Las redes sociales han cambiado el panorama: nos facilitan la comunicación, y la tensión va en aumento», comenta, y utiliza una metáfora, de esas tan presentes en sus trabajos, para explicarlo: «Es como si todos los votantes estuvieran en enormes campos de fútbol y los políticos fueran los jugadores, que se pelean y debaten mientras la gente mira, pero les separa un cristal. Cada cuatro años pueden ir a votar, pero en ese tiempo anterior, todos los gritos que han lanzado contra los políticos han chocado contra el cristal, no han influido nada en lo que pasa en el campo. Tenemos que encontrar formas de canalizar esa rabia, porque en el fondo tiene algo positivo». «Necesitamos democratizar la democracia. La mejor forma es involucrando a las personas en la toma de las decisiones»David van Reybrouck Su propuesta se basa en los procedimientos ya aplicados hace más de dos mil años en Atenas. Entonces el sorteo era indiscutiblemente el procedimiento más democrático de todos. En la actualidad, «el Parlamento podría ser la cámara en la que hay ciudadanos escogidos a través de las elecciones y el Senado podría ser el lugar en el que están los políticos escogidos por sorteo», comenta este especialista. Pero, ¿de dónde debería partir esta iniciativa que otorga tanto poder a los ciudadanos? En su opinión, cuando los partidos políticos están considerados como unas instituciones tan corruptas, deberían ser ellos mismos quienes propusieran, escalonadamente, iniciativas para que los ciudadanos participen en la democracia. Irlanda, Islancia y Holanda ya lo han hecho: han encargado a varios ciudadanos, por sorteo y remunerados que redacten leyes específicas, que, en todos los casos, tienen que ver con una reforma de la constitución o de algunos artículos concretos. Se reúnen una vez al mes y tienen derecho a que los informen expertos para poder deliberar. El último paso lo tiene el Gobierno que se toma sus recomendaciones como vinculantes o no para debatirlas en el parlamento. ¿De qué se encargarían estos ciudadanos de un hipotético Senado elegido por sorteo? De la «constitución líquida», defiende van Reybrouck. «En la democracia actual y la española en concreto tenemos la Constitución, que va a servir para los próximos doscientos años, y acuerdos de gobierno que van a durar cuatro, pero no hay ningún documento para los próximos veinte años; sería muy interesante que este nuevo órgano se encargara de elaborar las prioridades. Sería muy positivo para los ciudadanos españoles si ellos mismos fueran los autores de uno de los documentos más importantes, que está entre la Constitución y los acuerdos gubernamentales». «Lo curioso es que en España utilizáis todos los días un sistema parecido al sorteo, que se llama encuestas de opinión, y lo hacéis de la peor forma posible», comenta el filósofo. «En Irlanda la gente no comenta sus problemas, cuelga el teléfono o dicen lo que les sale en ese momento, a pesar de que el resultado de esa encuesta influirá en decisiones políticas», dice. Utiliza el caso de las encuestas que apuntaban a la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea y la victoria de Hillary Clinton en Estados Unidos: «Tenemos que encontrar mejores formas de dar voz a la gente. La democracia es el gobierno en el que la gente decide, y las elecciones y los referéndums son una forma, pero el sorteo, aunque suene raro, es quizá la forma más inteligente de reformar esa democracia». Hacia la dictadura de las elecciones Las elecciones se ponen de moda en el siglo XVIII, con el triunfo de la Revolución francesa, que «no fue el final de la aristocracia y el principio de la democracia, a pesar de lo que nos enseñaron en el colegio. Ellos querían empezar una mejor aristocracia, que no fuera hereditaria, sino electa, y las elecciones eran la mejor forma de que esta aristocracia fuera posible», comenta. Las elecciones, a finales de este siglo, legitimizaron este mandato electoral. Pero el derecho a votar solo lo tenía la élite («que comparte la misma raíz etimológica, curiosamente que elecciones»). «En lo profundo de nuestra democracia representativa actual hay un procedimiento elitista y necesitamos democratizar la democracia. La mejor forma es involucrando a las personas en la toma de las decisiones, y la manera más justa de hacerlo es a través de sorteo», sentencia. En su opinión, las personas elegidas por sorteo son más libres que los políticos electos porque no tienen que preocuparse de ganar las próximas elecciones y no se tienen que ceñir a las normas del partido. «Fundar un nuevo partido no basta para resolver la crisis de la democracia. A nivel europeo tenemos el ejemplo de Varoufakis, el antiguo ministro griego, del DiEM-25 (Democracy in Europe Movement 2025); una especie de Podemos a nivel europeo. Estoy de acuerdo en que hay un déficit democrático, pero resolverlo con un nuevo partido no es suficiente, porque no deja de ser seguir con una democracia representativa». Y vuelve a poner una metáfora, esta vez alimenticia: «Si la democracia representativa es una especie de sopa, para que tomen las decisiones hay que seleccionar qué utilizar de esa sopa. Las elecciones serían el cucharón que tiene agujeros, donde solo sale elegida la élite. Sugiero que en el sorteo se utilice el cucharón de siempre, el que no tiene agujeros, para obtener un poco de todo», y vuelve a Varoufakis para sugerir que el político griego está empeñado en utilizar el cucharón tradicional de las elecciones. Su propuesta, aunque en España suene descabellada, cada vez tiene más aceptación entre los políticos europeos. «Si fuera el presidente de un partido político en España y viera que hasta el 80 por ciento de los españoles creen que los partidos son corruptos y cómo la gente desconfía del sistema, me lo tomaría muy en serio y haría todo lo posible para recuperar la confianza de los ciudadanos. Pero los políticos españoles de ahora son como los belgas de hace cinco años: les duele un poco una muela pero no van al dentista porque les va a doler, esperando que al final la caries no salga. Pero al final acabará saliendo». «Contra las elecciones. Cómo salvar la democracia». David Van Reybrouck Taurus, 2017. 240 páginas. 18,90 euros. E-book: 10,99 euros
www.abc.es | 21/02/17
Este lunes a las cinco en punto de la tarde, Ciudadanos ha presentado en el Congreso de los Diputados una propuesta no de ley (PNL) sobre la regulación del uso medicinal de los productos derivados del cannabis. Se trata de la primera vez que se hace una propuesta de este tipo en España y si bien ahora mismo se trata de un primer paso para instar al Gobierno a regular el cannabis medicinal, tanto el partido naranja como el Observatorio Español de Cannabis Medicinal (OECM), de donde surgió la iniciativa, son optimistas y confían en que saldrá adelante. «Esperamos que los temas de salud estén por encima de las diferencias políticas. Hemos hablado con todos los partidos (falta el PSOE) y todos se han mostrado de acuerdo, salvo el PP que no tiene una postura pero esperamos que se una a la iniciativa», confía Manuel Guzmán catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad Complutense de Madrid y miembro del OECM. La propuesta, explica Guzmán, recoge las reinvindicaciones que se han transmitido siempre desde el observatorio y que se asemejan a las que ya existen en países como Canadá o Alemania. «Los puntos princiapales son facilitar el acceso a las terapias con cannabis medicinal para los pacientes que lo necesiten, regular el cultivo del cannabis ya se por parte de empresas, enfermos y el propio Estado, regular el proceso de venta y dispensación del cannabis, ya sea en farmacias hospitalarias o lugares específicos y, por último, crear un organismo para hacer un seguimiento del impacto que esta medida puede tener en la salud pública», explica Guzmán. Ya hay estudios clínicos que demuestran que, en el caso del cáncer, los cannabinoides pueden ser útiles para paliar algunos efectos de la enfermedad como la pérdida de apetito, el dolor, o los efectos de la quimioterapia, como las náuseas o los vómitos. Además, también atenúa los síntomas motores, como la espasticidad, en el caso de la esclerosis multiple y disminuye el dolor en general, ya se en caso de migrañas, artritis, etc. Los tratamientos médicos con cannabis para graves enfermedades, parten de una planta, que en España, ahora mismo, es ilegal. Conservadurismo de izquierdas y de derechas «El cannabis con fines terapéutico tiene evidencia científica, por eso, trata de regular el acceso a un tratamiento a los enfermos españoles, de la misma manera que lo hacen otros pacientes en el mundo como el caso de Estados Unidos, Canadá, Irlanda, Australia...», explica Francisco Igea, diputado y portavoz de Sanidad de Ciudadanos. Han defendido su postura desligándose de otros partidos, a su juicio, «conservadores, tanto de izquierdas como de derechas y que optan por no moverse». La negativa a la regulación del cannabis, tiene que ver, asegura «con símbolos más que con realidades y eso es lo que nos diferencia respecto a otros partidos, cuando hay un problema lo analizamos, y si hay evidencia vamos a por ello sin complejos». Igra confía en que la propuesta saldrá adelante aunque en caso de no hacerlo no descartan presentar un proyecto de ley completo.
www.abc.es | 20/02/17
Nicholas Burns (Búfalo, 1956) fue uno de los diplomáticos más destacados del Departamento de Estado del segundo gobierno de George W. Bush, el de la post invasión y guerra civil en Irak; también el que presenció el estallido de la peor crisis económica desde la Gran Depresión. Como subsecretario de Estado para Asuntos Políticos, Burns trató muchos de los temas más polémicos de la Administración Bush, incluyendo las negociaciones con la India sobre su programa de armas nucleares y el futuro de Kosovo, según escribía «The Washington Post» cuando el diplomático decidió echarse a un lado tras 27 años de carrera diplomática para más tarde dedicar sus vastos conocimientos sobre Relaciones Internacionales a la enseñanza como profesor en la Escuela John F. Kennedy de Harvard. A Burns se le recordará especialmente por haber sido el principal negociador de EE.UU. sobre Irán en esos años, encabezando el esfuerzo por romper el estancamiento de una resolución de la ONU que imponía nuevas sanciones a la República Islámica. En su visita a Madrid esta semana, el hoy profesor de Harvard ha impartido la conferencia magistral «Diplomacia y Política Exterior estadounidense en la era Trump» organizada por la Fundación Rafael del Pino y ha tratado con ABC las primeras semanas del nuevo presidente de Estados Unidos. ¿Cómo valora los primeros movimientos diplomáticos de Trump? Creo que Trump está renegando de 70 años de diplomacia de EE.UU., desde Franklin D. Roosevelt hasta ahora, en tres puntos principalmente: EE.UU. se refuerza con alianzas por medio de OTAN y el presidente Trump ha sido muy ambivalente incluso hostil con la OTAN, UE, Japón, etc; luego, yo creo en el mercado y en el tratado de libre comercio con la UE o con Asia Pacífico con el TPP, y Trump es muy hostil con todo esto. Por último, creo en la inmigración y en aceptar refugiados. Dos de mis abuelos llegaron a EE.UU. desde Irlanda cuando eran muy jóvenes. Cada americano y cada familia de Estados Unidos tienen la misma historia. El veto musulmán es antidemocrático. Trump quiere cerrar la frontera. Con políticas como el veto de viaje a siete países musulmanes, está tomando una dirección distinta, que rompe con lo anterior y que es muy negativa. ¿Cómo vivió usted la rueda de prensa de Trump con Netanyahu en la que parece que inauguró una nueva posición de EE.UU. en el conflicto? Estoy decepcionado, he sido diplomático estadounidense durante mucho tiempo y creo firmemente en que tenemos la responsabilidad de apoyar un Estado israelí pero también un Estado palestino. No creo que la solución de un solo Estado sea práctica ni deseable. Viví varios años en Jerusalén y como diplomático coordiné el programa de asistencia económica de los Estados Unidos a la población palestina en Cisjordania. Los conozco bien y esta gente merece justicia y su propio Estado, como también los israelíes. Dos estados, no uno. Un solo estado no tiene cabida. ¿Qué supondría trasladar la embajada de EE.UU. a Jerusalén? Mover la embajada es un gran error. España tiene la misma posición que nosotros en este aspecto. En 1948 tomamos la posición que no tendríamos embajada en Jerusalén. Queríamos ser el árbitro. Si movemos la embajada, perderíamos la objetividad y dejaríamos atrás ese estatus. Nos posicionaría con el lado de los israelíes. Soy un gran amigo de Israel y vivo el diálogo en la universidad en la que estoy como profesor, y lo que quiero es que mi país ayude a construir la paz. No creo que lo que pasó el miércoles sea un buen inicio para la Administración Trump. Muchos candidatos presidenciales han prometido en las últimas décadas mover la embajada y no lo han hecho finalmente. Espero que sigamos así. Donald Trump parece priorizar el aislamiento de Irán reforzando vínculos con el mundo suní. Yo apoyo el acuerdo nuclear con Irán y no creo que el Gobierno de Trump rompa con él. Va a continuar. Respaldo lo que Trump está haciendo en el sentido de lo que Irán trata de influir en el mundo suní de la región. Irán es una fuerza negativa en Yemen, Siria, Irak o Líbano. Y apoyaré si aumenta su apoyo a Arabia Saudí, Kuwait, Catar y Jordania, que tradicionalmente han sido amigos de EE.UU., para evitar que sea Irán el principal poder en esta parte del mundo suní. En este sentido creo que Trump va por el buen camino Donald Trump saluda al auditorio en un evento organizado por AIPAC (Comité de Asuntos Públicos Estados Unidos-Israel)- AFP ¿Por qué los dos estados es la única solución? Israel es un Estado judío y democrático. Si eventualmente llega a ser un solo Estado con la inclusión de los palestinos de Cisjordania y Gaza, cuya población va camino de ser mayor que la israelí, en unas elecciones estos pedirán que el Estado no sea judío porque ya no serán minoría. La única manera que tiene Israel de mantener un Estado democrático y judío es dejando a los palestinos que tengan su Estado en Cisjordania y Gaza. La solución de un estado es muy peligrosa. La apoyan la extrema derecha israelí y los elementos menos democráticos de la comunidad palestina. En ambas sociedades esta gente quiere la victoria total sobre el otro bando. Y esa solución no generará la paz. En cambio, creo que la solución de dos estados sí traerá la paz. Hace 26 años empezamos a trabajar con George H. W. Bush, yo en el consejo de seguridad, la posibilidad de una solución de dos estados en la conferencia de paz en Madrid sobre Oriente Próximo y no creo que debamos dejarlo atrás. Tenemos que retomar el espíritu que nació precisamente en Madrid. ¿Qué debe hacer ahora Netanyahu? Bush visitó tras el 11-S un mezquita de Washington y ofreció sus respetos al islam como religión de pazCreo que el primer ministro Netanyahu debe negociar con la autoridad palestina Mahmud Abbas, conocido también como Abu Mazen. Él es el líder electo y el responsable, y entiendo por qué Israel no negocia con Hamas, enemigo del Estado de Israel. Pero Abu Mazen es alguien que potencialmente puede ser una fuerza de paz. Ambos bandos son responsables de lo que estamos viendo hoy. Los palestinos tienen que ser realistas, rechazar la violencia, aceptar el Estado de Israel así como los israelíes tienen que hacer lo mismo con los palestinos. En los últimos 20 años todos han aceptado en algún momento la solución de dos estados, desde Abbas a Netanyahu, Obama y Clinton, el Gobierno de España… Si el miércoles empezó una nueva diplomacia y de un solo estado, no creo que vaya a funcionar. No van a apoyarlo muchos árabes ni muchos israelíes, ni americanos como yo. ¿Qué pensó cuando Trump firmó el veto de viaje a la población siete países musulmanes y no incluyó Arabia Saudí? Me opuse y me opongo al veto de viaje, no deberíamos tener un veto que mantenga a una persona fuera de América por su religión. Fue un veto musulmán y eso es antidemocrático. Me opongo. No estoy interesado en los países que cierran la puerta a inmigrantes y refugiados. Espero que la justicia continúe bloqueando el veto porque es un error, es malo para América, para su imagen. Crea problemas porque muestra una apariencia de que no queremos musulmanes y la comunidad musulmana en EE.UU. es muy exitosa y patriótica. Usted fue subsecretario de Estado con George Bush, ¿qué diferencias ve al Trump actual con Bush en su respuesta tras el 11-S? Veo una gran diferencia. En las semanas después del 11-S, Bush visitó un mezquita de Washington D.C. y ofreció sus respetos al islam. Él dijo que no estaban en guerra contra el islam, sino contra a Al Qaida. Trump no ha dicho nada en favor de los musulmanes ni ha visitado una mezquita. Es muy peligroso para nuestro país. Somos una nación multirreligiosa y multiétnica. Tenemos que mostrar respeto a otras religiones, culturas y etnias porque es una parte muy importante en una democracia. Me opongo a lo que ha hecho Trump. «Los políticos exitosos unen, no dividen» Un artículo en The New Yorker apuntaba cómo Trump podía conseguir aún más poder tras un posible atentado terrorista. Trabajé para Hillary Clinton en campaña. La apoyé. Para mí, los políticos exitosos son los que unen a la gente, no los que dividen utilizando el miedo. Trump lo está haciendo y no quiero mi país sea invadido por el miedo. Ni un solo refugiado sirio ha causado un ataque terrorista en Estados Unidos, hemos tenido muy pocos problemas acogiendo a cientos de refugiados. Es una parte muy delicada de la democracia y creo que Trump debe ser el presidente de todos y no dividirnos. ¿La polémica con la renuncia de Flynn cambiará la nueva relación entre Rusia y los Estados Unidos? Como diplomático, traté de muy de cerca entre 1990 y 1995 todo lo relacionado con la Unión Soviética y luego Rusia, y creo que ahora Trump está hablando demasiado bien de Rusia, cuando han hackeado nuestros sistemas y han interferido en las elecciones. No ha sido crítico con lo que ha hecho en Crimea o Ucrania. Es muy importante ser realistas y duros con el gobierno ruso. Muchos republicanos no están de acuerdo con él. EE.UU. necesita una gran investigación sobre cómo Rusia trata de influir en nuestra política. En Europa vemos cómo apoya a Marine Le Pen contra Emmanuel Macron. También tenemos el caso de Alemania. Rusia es una gran amenaza contra nuestras democracias y nuestras alianzas. Espero que Trump sea duro y responda a Rusia, no lo sé sí lo será pero lo espero. Hay un consenso en EE.UU. en ambos partidos que no debemos creer al Gobierno ruso, que es muy agresivo con Estados Unidos. Trump es ingenuo con Rusia. Foto de archivo de 2006 en la que Nicholas Burns, entonces subsecretario de Estado de EE.UU., habla con Miguel Ángel Moratinos, ministro de Exteriores de España- AP ¿Es estabilidad lo que busca Trump con el acercamiento a Rusia? No creo que lo que busque sea una mayor estabilidad. Es importante hablar con Rusia y tratar con Rusia sobre Corea del Norte, Afganistán, Irán… pero Rusia está en Crimea y en el Este de Ucrania, y es totalmente ilegal. Particularmente, en lo que respecta a la amenaza a nuestro sistema democrático, es un enemigo, tenemos que ser fuertes y contener la influencia rusa. Trump es muy débil con Rusia. En lo que Trump parece dar en el clavo es que Europa debe ir hacia el 2% del PIB en defensa. Como antiguo embajador de EEUU ante la OTAN, ¿qué opina al respecto? Apoyo que Europa refuerce su papel en la OTAN y llegue al mínimo del 2%. Cuando era embajador de la OTAN hablaba de este tema todo el tiempo y que llegarán a esa meta, puesto que Estados Unidos pasaba del 3,6%, y España muy poco con 0,9. Que la rica Europa aumente sus esfuerzos en la OTAN lo apoyo totalmente y deben mostrar mayor fortaleza en la Alianza. ¿Enviará el nuevo Gobierno tropas sobre el terreno a Siria? No sé si EE.UU. mandará tropas a Siria. Tenemos ya, pero no un gran contingente. No estoy de acuerdo con que lleve al ejército en Siria, tenemos que estar ahí y combatir al Estados Islámico con fuerzas especiales pero no necesitamos decenas de miles de estadounidenses en Siria. Es indeseable llevarlos allí en medio de una guerra civil como esta. ¿Es bueno para EE.UU. ayudar a Rusia en Siria? No creo que EE.UU. deba luchar junto a Rusia, que es una fuerza destructiva y negativa, y más si ves el bombardeo en Alepo en el que mató a tantos civiles inocentes. ¿Qué balance hace de la década en Irak? Creo que fue una de las guerras más controvertidas en nuestra historia. Fui embajador ante la OTAN en el inicio de la guerra de Irak y apoyé la guerra. Con perspectiva, fue un error. Cuando entras en un país y lo ocupas ocho años tienes la responsabilidad de ayudar a la gente, nos equivocamos yendo allí pero también dejando el país. Espero que Trump siga financiando la ayuda a los gobiernos y los intereses diplomáticos. Es muy importante.
www.abc.es | 18/02/17
La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha recomendado al Gobierno crear un impuesto como forma de disuadir del uso de bolsas de plástico en vez de optar por establecer un precio mínimo, tal y como ha planteado el Ejecutivo en el Proyecto de Ley sobre reducción del consumo de bolsas de plástico. A juicio de este organismo, la fórmula planteada no es la «más adecuada» ya que introduce distorsiones desproporcionadas. El organismo regulador presidido por José María Marín Quemada ha publicado este viernes un informe sobre el citado Proyecto de Real Decreto sobre reducción del consumo de bolsas de plástico, que busca trasponer la una Directiva Comunitaria de 2015 a la legislación española. El organismo ha apuntado que, desde la perspectiva de la promoción de la competencia y la regulación económica eficiente, es mejor utilizar «una figura impositiva» a estas bolsas de un solo uso por "distintos" motivos. El informe, realizado a petición del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, en ejercicio de las competencias consultivas, ha señalado que entre ellos, fijar un precio mínimo «no es la opción más adecuada» porque reduciría la efectividad de la medida a medio y largo plazo, frente a un impuesto que permite internalizar más eficientemente el daño que se produce al medio ambiente. En ese sentido, estima que con un impuesto sería «el conjunto de consumidores los que soportarían el recargo del producto nocivo» y los contribuyentes los que podrán beneficiarse de los ingresos obtenidos en la imposición. Irlanda La CNMC pone de ejemplo la experiencia de otros países donde se han puesto en marcha medidas fiscales y, en particular cita el caso de Irlanda, donde la «eficacia» en conseguir el objetivo de reducción del consumo de bolsas ha sido «muy alta en el corto plazo». Sin embargo, el organismo ha advertido de que el éxito de esta impuesto descansaría en que se complementara con «otras iniciativas» como campañas de sensibilización y/o de gestión de residuos que eviten o minimicen el impacto del plástico sobre el medio ambiente. Por el contrario, los especialistas de la CNMC han explicado que la efectividad de incrementar el coste a medio y largo plazo puede verse reducida, por lo que recomienda seguir los efectos de la medida y, en su caso, modificar la figura fiscal para lograr con más seguridad, los objetivos establecidos para España en la reducción del consumo de bolsas de plástico. El Proyecto de Real Decreto busca desincentivar el uso de las bolsas de plástico por los efectos negativos sobre el medio ambiente. El texto elaborado por el Gobierno ha planteado fijar un precio mínimo de entre 5 y 30 céntimos por bolsa vendida para mitigar el impacto adverso que sus residuos en el medio ambiente y en actividades como el turismo. También se ha buscado evitar la pérdida de recursos materiales y económicos que supone abandonar las bolsas de plástico y su dispersión en el medio ambiente. Entre 100 y 200 bolsas por ciudadano y año La CNMC recuerda que España está en el grupo intermedio de los países de la UE con un uso de entre 100 y 200 bolsas por ciudadano al año. Por el contrario, el uso de bolsas de plástico de múltiples usos es casi nula. Así, el proyecto normativo ha fijado como objetivo que a 31 de diciembre de 2019, el consumo anual de bolsas de plástico ligeras no supere las 90 unidades por persona y que, a 31 de diciembre de 2025, el consumo anual de estas bolsas no supere las 40 unidades por persona. El Proyecto de Ley que prepara el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente busca adelantar al 1 de enero de 2018 la prohibición de que los comercios distribuyan bolsas de plástico de forma gratuita y para ello pretende subir los precios actuales en los comercios que ya cobran por las bolsas a los consumidores que las solicitan. Según la directiva europea, los Estados miembros deberán adoptar, al menos, una de las siguientes medidas: a) la adopción de medidas que garanticen que el nivel de consumo anual no supera las 90 bolsas de plástico ligeras por persona a más tardar el 31 de diciembre de2019, y 40 bolsas de plástico ligeras por persona a más tardar el 31 de diciembre de 2025, o un objetivo equivalente expresado en peso; b) la adopción de instrumentos que garanticen que, a más tardar el 31 de diciembre de 2018, no se entreguen gratuitamente bolsas de plástico ligeras en los puntos de venta de mercancías o productos, a menos que se apliquen instrumentos igualmente eficaces. El proyecto de Real Decreto recoge que a partir del 1 de enero de 2018 quedará prohibida la entrega gratuita a los consumidores de bolsas de plástico en los puntos de venta de bienes o productos. Asimismo, establece que los comerciantes cobrarán una cantidad (desde un mínimo de 5 hasta un máximo de 30 céntimos en función de las características y usos), por cada bolsa de plástico que proporcionen al consumidor. Excepciones En todo caso, quedan excluidas de esta prohibición, y podrán entregarse de manera gratuita las bolsas de plástico muy ligeras que sean necesarias por razones de higiene o que se utilicen como envase primario para contener alimentos a granel a efectos de prevenir el desperdicio alimentario. Además, el texto ha recogido que también a partir del 1 de enero de 2018, queda prohibida la comercialización de bolsas de plástico ligeras oxodegradables. El texto también recoge que las medidas contenidas en este real decreto no podrán generar un incremento del gasto público. El Gobierno deberá llevar a cabo campañas de sensibilización al menos en el primer año desde la entrada de vigor de este proyecto de real decreto, y cumplir con las obligaciones europeas de marcado de las bolsas compostables, así como el procedimiento para la obtención de información en materia de bolsas al objeto de poder cumplir con la obligación periódica de suministro de información a la Comisión. En cuanto al impacto económico de esta medida, el análisis del impacto normativo admite que es previsible que el real decreto produzca un impacto en la economía general en un doble sentido. Por una parte, ha señalado que la gestión del Registro de Productores de Producto, que gestionará Agricultura y la realización, de forma obligatoria, de campañas de sensibilización suponen un gasto que deberá ser asumido por los Presupuestos Generales del Estado. En cuanto al impacto presupuestario en las comunidades autónomas, y Entidades Locales en su caso, ha señalado que sólo se producirá en lo que respecta a la realización de las campañas de sensibilización. Por otro lado, el Departamento señala que la mayoría de las empresas del sector de la distribución está ya cobrando un precio por la bolsa de plástico que oscila entre 0,01 céntimo de euro y 0,05 según el tamaño de la bolsa (se considera que estos precios incluyen el coste de fabricación). Incremento de costes El proyecto de Real Decreto ha supuesto un incremento de coste desde estos precios, que serán asumidos por el consumidor que decida comprar las bolsas y que tienen como objetivo un efecto disuasorio. Por ello, precisa que el impacto económico en el consumidor se irá reduciendo conforme reduzca su consumo de bolsas. En cualquier caso, basándose en los datos facilitados por el sector sobre el consumo de bolsas en 2014, el gasto en el consumo de bolsas se incrementaría aproximadamente en 788 millones de euros si se mantuviera el nivel de consumo de 2014 (último dato disponible). No obstante, ha señalado que en la medida en que los objetivos de reducción del consumo de bolsas de plástico ligeras establecidos por la directiva comunitaria e incorporados en el real decreto y los fijados para las bolsas de más de 50 micras, pasan por reducir el consumo de todas las bolsas por habitante (las ligeras desde 147 en 2014 hasta 90 en 2020 y 40 en 2025 y un 30% las de más de 50 micras), se espera que el gasto asociado al consumo se reduzca paulatinamente.
www.abc.es | 17/02/17
La salida del Reino Unido de la Unión Europea ha puesto en jaque el crecimiento de la Eurozona. Aunque todavía se desconocen las condiciones en las que se producirá el Brexit, resulta evidente que sean cuales sean este tendrá consecuencias para todos los países del Viejo Continente, especialmente para aquellos que mantengan fuertes lazos comerciales con el Reino Unido. Es el caso de Irlanda, que desde el pasado mes de noviembre ha realizado una serie de consultas entre políticos, empresarios y representantes sociales para determinar las consecuencias de este proceso y proponer soluciones que logren minimizar su impacto. Las conusiones de este proyecto, denominado «All-Island Civic Dialogue on Brexit» han sido presentadas este viernes en Dublín. El primer ministro irlandés o Taoiseach, Enda Kenny, ha sido el encargado de inaugurar el evento, que ha contado con una acogida multitudinaria. El primer ministro, que logró sobrevivir hace apenas dos días a una moción de censura, ha querido resaltar que el Brexit supone una «amenaza» para la economía irlandesa y ha pedido «ayuda» a la Unión Europea para mitigar el impacto de este proceso. «El Brexit es una política del Reino Unido, no de Irlanda o de la Unión Europea. Las negociaciones deben tener en cuenta que se trata de una medida política, no económica», ha asegurado el primer ministro. Kenny, que ha defendido que Irlanda cuenta con «circunstancias únicas», ha abogado por mantener la situación actual de apertura en la frontera entre las dos Irlandas. De hecho, todo su discurso ha estado marcado por un mensaje aperturista y de defensa del mercado único europeo. «Pretendemos mantenernos como una economía abierta y conservar las relaciones que tenemos actualmente con el Reino Unido», ha afirmado el primer ministro. Respecto a las medidas concretas que tomará Irlanda para sobrellevar el Brexit, Kenny ha anunciado que el país prepara una estrategia de inversión en sectores estratégicos que se presentará en las próximas semanas. El sector agroalimentario y el energético son los que arrojan más dudas en Irlanda tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea, pero no son los únicos. El transporte o el turismo también están amenazados. Recientemente, el Banco de Irlanda ha rebajado tres décimas, hasta el 3,3%, su previsión de crecimiento para el país por el impacto de la salida del Reino Unido. Desde que se produjo la votación el pasado mes de junio, el supervisor ha recortado hasta nueve décimas sus previsiones para el PIB irlandés. «La negociación del Brexit es el proceso más importante para Irlanda desde que se independizó», ha sostenido en el «All-Island Civic Dialogue on Brexit» Kenny.
www.abc.es | 17/02/17
La imputación del exgobernador Miguel Ángel Fernández Ordóñez y los jefes de supervisión del Banco de España por el caso Bankia puede suponer un contratiempo en los planes del Gobierno de recuperar peso e influencia en la UE. El Ejecutivo aspira a que España se reincorpore en mayo de 2018 a la cúpula del Banco Central Europeo (BCE) aprovechando la salida de su vicepresidente, Vítor Constancio. El golpe a la imagen del supervisor nacional, según señalan fuentes financieras, no ayudará en esa carrera. España no tiene ningún representante en el comité ejecutivo del supervisor comunitario desde la salida de José Manuel González-Páramo en 2012. Entonces se desdeñó al candidato español, Antonio Sáinz de Vicuña, por el luxemburgués Yves Mersch. Esto fue visto como un varapalo a España, ya que se rompía la regla no escrita de que los cuatro principales países del euro (Alemania, Francia, Italia y España) estuvieran presentes en el órgano de máxima dirección del BCE. «Estaba claro que nos bajaban, por lo menos, a la segunda división», admite Luis de Guindos en su reciente libro, «España amenazada». El ministro de Economía ha comentado en público y en ese libro que su homólogo alemán Wolfgang Schäuble le garantizó verbalmente que la primera vacante en Fráncfort sería para España. Y esa es la del vicepresidente o mano derecha de Mario Draghi, que el portugués Constancio dejará en mayo del próximo año al concluir su mandato de ocho ejercicios no renovables. Para esa fecha es probable que la investigación que lleva a cabo la Audiencia Nacional sobre la fusión y salida a Bolsa de la entidad esté cerrada o a punto de hacerlo, o en el mejor de los casos el juicio oral a punto de iniciarse, y por tanto las declaraciones de los investigados seguirán siendo noticia. Por ahora los antiguos responsables del banco central nacional solo están siendo investigados y no han sido acusados. El juez instructor, Fernando Andreu, ha llamado a declarar a los ocho exdirectivos del Banco de España y la CNMV imputados entre los días 13 y 16 de marzo (ver calendario). La causa judicial afectaría a la imagen internacional del Banco de España solo en caso que de esa instrucción concluya en acusación y se considere que fue negliente y prevaricó. Fuentes del sector explican que más que el proceso judicial, en el que se indaga si las cuentas de Bankia al salir a Bolsa eran o no falsas, lo que puede poner en entredicho la reputación del Banco de España, es la comisión de investigación del Congreso de los Diputados, pues es donde los grupos parlamentarios van a centrarse en aflorar cuál fue el papel de las autoridades, entre ellas el supervisor nacional. En este sentido, nadie duda en señalar que el Banco de España actuó por instrucción del Gobierno de Zapatero. Ayer, De Guindos pidió no investigar solo Bankia sino ampliar la comisión a toda la crisis bancaria y especialmente a por qué en 2009 y 2010 no se hizo una reestructuración financiera, apuntando a la dejadez del Ejecutivo socialista en esa materia. La duración de esa investigación parlamentaria será también clave de cara a las negociaciones de ese puesto en el BCE con el resto de estados miembros. Si la comisión se crea a principios de marzo podría tener listas sus conclusiones entre tres y seis meses. Otros países interesados «Ahora mismo no hay ninguna preocupación en Europa, puede que se tenga en cuenta que la institución está por encima de sus personas», aclaran en una entidad. «Va a pasar como con el déficit público: si no cumples, al menos tendrás que dar explicaciones suficientes», señalan desde otro banco. Más aún cuando esa carrera se antoja reñida. La salida de Constancio ha provocado ya movimientos de estados que observan el sillón con apetito. Hay dos países que destacan. En primer lugar, Irlanda, que designó a finales de 2015 como gobernador de su banco central al prestigioso macroeconomista Philip R. Lane, un serio candidato pese a que, como España, el país recibió un rescate bancario de FMI, Comisión Europea y, el propio BCE. El otro estado que suena con fuerza es Países Bajos, con su gobernador, Klaas Knot. Ambos cumplen con una de las reglas tácitas del BCE: si el presidente es de un país con fuerte peso en la Eurozona, el vicepresidente debe ser de un estado pequeño (y viceversa). Las siguientes vacantes serán la del consejero belga Peter Praet en enero de 2019. Ese año, el italiano Draghi dejará también su cargo de presidente. Es el Gobierno el que deberá presentar un candidato para su aprobación de común acuerdo por el resto de países. Lo normal es que provenga del banco central nacional, por lo que la imputación de la antigua cúpula del Banco de España podría no ayudar. Máxime cuando se debe a Bankia, cuya caída obligó al país a pedir el rescate bancario. La edad del actual gobernador, Luis María Linde, lo descarta además para el puesto: el propio supervisor tuvo que cambiar la ley para que siguiera en el cargo al cumplir más de 70 años.
www.abc.es | 16/02/17
Desde ayer hasta mañana miércoles, el Parlamento británico debate las enmiendas a la ley que dio permiso al Gobierno para iniciar el proceso de salida de la UE, que fue aprobada la semana pasada con una mayoría de 384 votos. La ley es cortísima, solo 137 palabras, pero aun así los partidos de la oposición han presentado numerosas enmiendas. Theresa May las ha criticado y acusa a los laboristas de tratar de dilatar la aplicación del Brexit y desoír el mandato en las urnas de los británicos. Lo cierto es que las enmiendas no parece que vayan a quitarle el sueño a la premier. El lunes, el Partido Laborista se vio derrotado en las dos que presentó. Una pedía que May acuda cada dos meses al Parlamento a detallar cómo van las negociaciones de salida. Fue rechazada por 333-284, con una mayoría para el Gobierno de 49 votos. La otra solicitaba que el Ejecutivo consulte la activación del Brexit y sus pasos a Gales, Escocia e Irlanda del Norte. Pero de desestimó por 333-276, mayoría de 57 votos. Los laboristas confían en tener más suerte con su petición de que se establezcan ya garantías a los ciudadanos comunitarios que hoy residen en el Reino Unido sobre que su situación no se verá alternada tras el Brexit. También confían en sacar adelante su enmienda para que dentro de dos años, cuando se culminen las negociaciones, el acuerdo final tenga que ser validado por el Parlamento. Estas dos enmiendas podrían salir adelante gracias al apoyo de diputados tories rebeldes. De todas formas, todo el debate tiene mucho de juegos florales. El Brexit es ya imparable y el Partido Laborista no ha sabido convertirse en la voz de los que votaron por la permanencia, mayoría entre las clases más ilustradas, los jóvenes y los residentes de grandes ciudades. Por otra parte, en esta mañana de martes arrecian las críticas contra el speaker de los Comunes, John Bercow, por rechazar que Trump hable ante el Parlamento durante su visita de Estado por «racista y sexista». Los críticos creen que Bercow se ha extralimitado. Aunque el reglamento establece que el Gobierno debe pedir autorización en casos así a los speakers de los comunes y los lores y al gran chambelán.
www.abc.es | 7/02/17
El Gobierno propondrá a todas las fuerzas políticas incluir la mutilación genital femenina dentro de la futura ley de Violencia Intrafamiliar, que regulará una serie de medidas para prevenir una práctica que, solo en España, están en riesgo de sufrirla más de 17.000 niñas. Así lo ha avanzado en el Día Mundial de Tolerancia Cero contra la Mutilación Genital Femenina que se celebra este lunes el secretario de Estado de Igualdad, Mario Garcés, durante la presentación de una plataforma europea de formación, dirigida a más de 5.000 profesionales de todos los ámbitos para prevenirla. Según ha explicado Garcés, ahora es «un momento fundamental» porque coincide con la negociación del pacto de Estado contra la violencia de género, que también tendrá un apartado sobre la ablación «como una de las excrecencias y singularidades más abyectas que puede tener» la violencia machista. En este sentido, ha explicado que también la futura ley de Violencia Intrafamiliar la incluirá, porque procede «muchas veces del propio consentimiento de las familias». De esta forma, y buscando el consenso con todos los grupos y la opinión de la sociedad civil, introducirá «mecanismos e instrumentos necesarios de concienciación, de socialización o de culturalización», así como medidas dirigidas «para que no vuelva a ocurrir». «Es un problema de justicia, de derechos humanos, de salud», ha resaltado Garcés, que ha recordado que, en Europa, más de medio millón de mujeres y niñas están en riesgo de ser mutiladas, 17.000 de ellas en España, una cifra que, ha dicho, probablemente sea mayor. Otras medidas en marcha A ello se unen otras iniciativas ya en marcha, como la ley de protección de la infancia y la adolescencia, la modificación del Código Penal, que castiga con entre 6 y 12 años la ablación o el protocolo de actuación para los médicos que detecten esta práctica. Garcés ha resaltado el papel que jugará la plataforma europea para erradicar una de las prácticas «más litúrgicas y deleznables que existen», que en la actualidad han padecido 200 millones de mujeres y niñas en el mundo y otros 140 millones están en riesgo de ello. Fátima Djarra, mediadora africana de Médicos del Mundo, única ONG española participante en esta iniciativa, ha destacado el papel que juegan personas que, como ella, trasladan el mensaje a sus países de la necesidad de decir no a una práctica considerada «ancestral, cultural y religiosa». «La mediación es fundamental, porque es un tema tabú entre las mujeres, y los hombres ni siquiera oyen hablar de la mutilación genital femenina o la comparan con la circuncisión», ha relatado. Médicos del Mundo trabaja en la erradicación de la ablación desde 2006, en los que ha formado a 1.200 profesionales sanitarios en la materia, ha realizado más de 3.000 atenciones sociales y sanitarias y ha desarrollado proyectos preventivos en siete comunidades autónomas. En 2015, atendió a casi 500 personas de 24 nacionalidades a través de 16 mediadoras y 47 educadoras formadas en este ámbito. Su presidente, José Félix Hoyo, ha valorado la importancia de la plataforma, integrada en el proyecto europeo End FGM y que contiene 13 módulos formativos sobre las consecuencias de la mutilación genital para la salud, el papel del sistema judicial y de la policía o del sector educativo. También recoge información sobre la situación en 11 países europeos (Bélgica, Chipre, Francia, Alemania, Irlanda, Italia, Países Bajos, Portugal, España, Suecia y Reino Unido). Un proyecto que, para directora de la red End FGM, Liuska Sanna, puede por fin traer un «cambio real» para millones de mujeres y niñas de todo el mundo.
www.abc.es | 6/02/17
Un día después del apoyo masivo de los Comunes a la ley que dio luz verde al Brexit (498 votos a favor y solo 114 en contra), el Gobierno presentó al Parlamento el llamado «libro blanco», un documento de 77 páginas que había demandado la oposición y que pasa por ser su hoja de ruta para la negociación con los 27. Los laboristas lo han despreciado diciendo que «no dice nada y llega tarde». El «libro blanco» vuelve a probar que Theresa May intentará sorber y soplar al mismo tiempo en sus conversaciones ante la UE, porque ratifica su apuesta por un Brexit duro (salida total del mercado único y la unión aduanera y fin de la libre llegada de comunitarios), pero al tiempo reclamará trajes a medida de libre comercio para los sectores estelares de la economía británica, como los servicios financieros y las exportaciones de vehículos y productos químicos. Es notable también que después de tantas críticas agrias a la bota legal europea, ahora el Gobierno anuncia que se convertirán en leyes británicas las normas laborales y medioambientales europeas, que por lo tanto no resultan tan nocivas para el Reino Unido como se repitió en la campaña del referéndum. El «libro blanco» para las negociaciones con Bruselas fue presentado por el ministro para salida de la UE, el eurófobo David Davis, que hizo gala de su habitual soniquete nacionalista y proclamó que «fuera de la UE los mejores días del Reino Unido están por venir». También repitió un eslogan de su primera ministra que reza que Gran Bretaña será ahora «un país independiente y verdaderamente global». Se da la paradoja que ese supuesto espíritu global comienza dando un portazo a quienes eran sus socios desde hace 43 años y cerrándose a una UE a la que el país vende el 44% de sus exportaciones. Doce principios El «libro blanco» incluye doce principios para las negociaciones. En comercio, se abandonarán el mercado único y la unión aduanera, pero se buscarán nuevos acuerdos de libre comercio y de fronteras. En inmigración se acabará la llegada sin trabas de comunitarios, pero no se hará de modo drástico, por respeto a las necesidades de mano de obra de las empresas. Además el Gobierno acepta que tendrá que someter la nueva fórmula de control de inmigrantes a una votación en el Parlamento, que también podrá votar el acuerdo final que se alcance con la UE dentro de dos años. En relación a los expatriados, se expresa el deseo de ofrecer cuanto antes garantías a los 3,3 millones de comunitarios que ahora mismo viven en la UE y a los 900.000 británicos residentes en los 27, el mayor número de ellos en España (308.805). El Gobierno expresa también su voluntad de que la raya entre Irlanda del Norte e Irlanda, que será tras el Brexit su frontera terrestre con la UE, resulte lo más porosa posible y siga siendo prácticamente inexistente, como ahora. El Reino Unido abandonará la jurisdicción del Tribunal Europeo de Justicia y se anuncia una expansión de las competencias que otorgará Londres a Gales, Irlanda del Norte y Escocia. Un cuento de hadas La patronal británica, la CBI, ha vuelto a recordar al Ejecutivo que convertirse en un país sometido a los aranceles imperantes en la Organización Mundial de Comercio sería «dañino» para las empresas británicas y reclama un sistema de control de la inmigración que permita a las compañías seguir disponiendo de la mano de obra foránea que necesitan. El sindicato GMB tachó el «libro blanco» del Brexit directamente de «cuento de hadas que no ha tenido en cuenta el impacto sobre los empleos». Pero la euforia se ha apoderado de los brexiters. Primero por su gran triunfo parlamentario de la noche del miércoles, que hace la salida ya totalmente irreversible; y segundo, porque el Banco de Inglaterra volvió a elevar al alza ayer las previsiones de crecimiento para este año, que han pasado del 1,4% al 2%. La libra se apreció. Los pronósticos agoreros sobre la economía británica se están incumpliendo aparatosamente.
www.abc.es | 2/02/17
Todavía no lleva ni mil días como Rey (hoy cumple 956), pero a Don Felipe ya se le nota el peso de la responsabilidad en su aspecto. Las canas cubren gran parte de su barba, ha perdido peso y la espontaneidad que derrochaba cuando era Príncipe la reserva ahora para ocasiones especiales. Hubo un tiempo en el que a alguno de sus colaboradores más próximos le preocupaba que el aire de actor de Hollywood que Don Felipe tenía en plena juventud no le ayudara a transmitir la autoridad sobria que se esperaba de un Rey. Pero dos años y siete meses en la cúspide del Estado de un país con serios problemas han bastado para dar a Don Felipe ese aura de gravedad, aunque sigue siendo el Rey más joven de Europa. Este lunes 30 de enero cumple 49 años y lo hace en unas circunstancias más favorables que en su anterior aniversario, cuando a los problemas habituales (la salida de la crisis económica, el separatismo catalán, el interminable caso Nóos…) se sumó la imposibilidad de dotar a España de Gobierno. Entonces estuvo un mes sin salir apenas del Palacio de La Zarzuela tratando de desatascar el mayor bloqueo de la democracia. Al final, fueron necesarios diez meses, cinco rondas de consultas con los representantes políticos y otras elecciones generales para que España se dotara de gobierno, y esas circunstancias condicionaron enormemente la actividad del Rey. Hubo que cancelar cuatros viajes oficiales o de Estado, de los que solo se ha podido recuperar uno hasta la fecha -el de Arabia Saudí-, y aún quedan pendientes Japón -que se retomará lo antes posible-, Reino Unido -aún sin fecha- y Corea del Sur -que ha quedado postergado indefinidamente por los problemas internos del país-. Además, hay otros muchos países que han cursado invitaciones al Rey para que les visite, como Irlanda, a donde se irá después del Reino Unido. Este año, una vez restablecida la normalidad, será el de la recuperación de la política exterior. Don Felipe también ha empezado a recibir la visita de mandatarios extranjeros. Este lunes, mantendrá un encuentro con el presidente de Ecuador, Rafael Correa, antes de acudir al Palacio Real para rendir un gran homenaje a Miguel de Cervantes, con motivo de la clausura del IV centenario de la muerte del genial escritor. El miércoles recibirá al presidente de Alemania, Joachim Gauck; el 10 de febrero le visitará el de italia, Sergio Mattarella, y a finales de febrero, será el presidente de Argentina, Mauricio Macri, quien realizará un viaje de Estado a España acompañado de su esposa, Juliana Awada. Será la primera visita del máximo nivel que reciba nuestro país en 600 días, tras el parón por el bloqueo político. También hubo un tiempo en el que a Don Felipe se le reprochaba que él había crecido entre algodones, en comparación con las generaciones de su abuelo, Don Juan, y sus padres, Don Juan Carlos y Doña Sofía, que habían conocido la dureza del exilio. Pero Don Felipe tampoco lo ha tenido fácil. Cuando nació, a la una menos cuarto de la tarde del 30 de enero de 1968, su futuro era incierto como miembro de una Familia Real todavía en el exilio, aunque sus padres vivieran en Madrid. Y lo siguió siendo hasta que el 22 de noviembre de 1976 Don Juan Carlos fue proclamado Rey y él se convirtió en Heredero de la Corona. Creció y se formó mientras España progresaba y aprendía a vivir en democracia, y cuando empezaba a esfumarse el problema más grave de aquellos años, el terrorismo de ETA, aparecieron otros que amenazaron con poner en peligro lo conseguido: el terrorismo islámico y la crisis económica. Después de años de presiones para que se casara y garantizara la continuidad de la dinastía, contrajo matrimonio con Doña Letizia, una periodista divorciada que no respondía al perfil esperado, pero que entró en Zarzuela como una ráfaga de aire fresco y renovación y que, doce años y medio después de la boda, sigue siendo una mujer con ideas propias y una madre cariñosa y exigente con sus dos hijas: la Princesa de Asturias, de once años, y la Infanta Sofía, que este año cumplirá diez y recibirá su Primera Comunión. Don Felipe maduró a la sombra de un padre que cosechó los mayores reconocimientos nacionales e internacionales por haber traído la democracia y el progreso a España, y vio cómo todos esos logros podían quedar eclipsados por unos comportamientos concretos en la vida privada. Tomó nota y aprendió la lección: su conducta institucional y personal debía ser intachable. Prudente y reflexivo hasta el extremo, Don Felipe no deja lugar a la improvisación. Empeñado en separar su vida oficial de la privada, nunca ha organizado ningún acto público especial con motivo de sus cumpleaños, pero sí aprovecha la expectación mediática que suscitan estas fechas para poner el foco en asuntos que considera relevantes, como ha ocurrido hoy, que compartirá su aniversario con el del hombre al que considera el español más importante de la historia: Miguel de Cervantes.
www.abc.es | 29/01/17

Ricardo Martinelli sale de Panamá para una reunión en el Parlamento Centroamericano (Parlacen). La noticia se dio a conocer a las 10:10 a.m. del miércoles 28 de enero de 2015.

El hombre que gobernó esta nación en el quinquenio 2009-2014 abandonaba el país en medio de una investigación que le iniciaba la Corte Suprema de Justicia, por supuestos delitos contra la administración pública, a raíz de la compra de comida deshidratada por $44.9 millones durante su mandato.

Partió a la ciudad de Guatemala, donde está la sede del Parlacen, el foro centroamericano que un día bautizó como “cueva de ladrones”. Su avión privado salió del país a las 9:19 a.m. y aparte del exmandatario llevaba como pasajeros a Alma Cortés, exministra de Trabajo; Charlote Bronzino y Sebastián González, representantes del partido Cambio Democrático (CD) en el Parlacen.

“No tengo nada de qué esconderme”, dijo a un canal de televisión regional que lo entrevistó ese día. También les aseguró que las acusaciones a su secretario privado Adolfo Chichi De Obarrio, [prófugo] eran “ilógicas e irracionales”. Por aquellos días una fiscalía anticorrupción buscaba indagar a De Obarrio, también por el caso de la comida deshidratada.

En el Parlacen no fue bien recibido. “Martinelli no tiene inmunidad. Si el parlamento panameño no da inmunidad, tampoco la damos nosotros”, manifestó Rafael Espada, el entonces vicepresidente del organismo, en una sala repleta de periodistas, y políticos que esperaban que el Parlacen se pronunciara sobre el futuro judicial de uno de sus diputados. Por ley, un presidente de la República de Panamá cuando termina su periodo, automáticamente tiene derecho a un puesto en el Parlacen.

Abandonó Guatemala la tarde del jueves 29 de enero. En el istmo los medios de comunicación seguían el rastro de su avión a través de una página en internet. La nave, con matrícula N799RM, hizo escala en el aeropuerto Opa-Locka, de Florida, después apareció en Canadá, y más adelante fue detectada en Irlanda. En Panamá, su vocero, Luis Eduardo Camacho, daba entrevistas en la televisión y en la radio, en las que decía que su jefe tenía múltiples reuniones con líderes mundiales para dar a conocer la violación a sus derechos humanos. Nunca dio los nombres de las personas con las que supuestamente Martinelli se reuniría.

Días después, el expresidente empezó a divulgar mensajes en Twitter desde Miami, Estados Unidos, lugar donde presuntamente vive hoy día. Desde allí analiza la realidad del país, reta a sus adversarios, da consejos políticos, se reúne con sus seguidores, y de vez en cuando aparece en bares y restaurantes con amistades. La Corte Suprema de Justicia, en tanto, mantiene abiertos al menos una docena de procesos en su contra.

El más adelantado es el que se le sigue por la supuesta comisión del delito contra la inviolabilidad del secreto y el derecho a la intimidad. Este caso surgió a raíz de que el Ministerio Público pusiera a consideración de la Corte un expediente de una fiscalía especial donde se da cuenta de que durante la administración pasada se habrían violado las comunicaciones de, al menos, 150 personas. Actualmente, la máxima corporación de justicia tramita su extradición.

Lo defiende un extenso equipo de abogados en el que figuran un exprocurador, varios exfiscales y juristas expertos en defender políticos con cuentas pendientes en el Ministerio Público. Sin darle la cara a la justicia desde las redes sociales le ha prometido a los panameños que su partido, Cambio Democrático, volverá a gobernar a partir de 2019. Garantiza que “el cambio” regresará. ¿Cómo era “el cambio” a dos años y medio de gobierno?

Justamente, el 26 de enero de 2012, la Asamblea Nacional, entonces presidida por el diputado de CD Sergio Gálvez, sesionó hasta la medianoche para intentar aprobar el proyecto de ley que le daba vida a la polémica Sala Quinta en la Corte Suprema de Justicia.

Los diputados opositores de esa época, aglutinados en una reducida bancada del Partido Panameñista (una buena parte había saltado a las filas de CD) y un temeroso Partido Revolucionario Democrático (PRD), argumentaban que con esa propuesta legislativa Martinelli buscaba inmunidad para no rendir cuentas por los escándalos de corrupción y, además, pretendía la reelección.

El proyecto finalmente fue aprobado tiempo después, pero una vez convertido en ley tuvo que ser derogado por la presión ciudadana que en las calles se opuso a la medida.

Para entonces el país reclamaba conocer detalles del acuerdo con el conglomerado italiano Finmeccanica para adquirir equipo de seguridad por $250 millones. El ministro de Seguridad Pública de la época, José Raúl Mulino, quien se negaba a dar información sobre la millonaria compra por considerar el pacto de carácter confidencial por asuntos de seguridad, denunció lo que consideraba una “campaña” por parte de los medios de comunicación y de opositores.

Precisamente, la sociedad civil era el blanco constante de los ataques. Por ejemplo, el empresario I. Roberto Eisenmann libraba una batalla jurídica con la Dirección General de Ingresos (DGI), que estaba al mando de Luis Cucalón (hoy en arresto domiciliario) luego de que se le acusara de evadir impuestos en perjuicio de la Autoridad de Turismo de Panamá. Eisenmann, crítico de la gestión de Martinelli, denunció que se trataba de “una auditoría política” por decir que Martinelli se había convertido en “un destructor de instituciones”.

Ese enero también tuvo relevancia la construcción de la cinta costera tres, un proyecto que estaba a cargo de la empresa Odebrecht. Federico Suárez, ministro de Obras Públicas, pasó por alto la Ley de Transparencia al negar información sobre el desglose de los costos y el diseño de la millonaria obra. Para entonces, a la constructora se le habían aprobado tres estudios de impacto ambiental para distintos componentes: un rompeolas turístico, la nueva avenida de Los Poetas, y la interconexión de la avenida de Los Poetas con la Balboa.

El Ministerio de Obras Públicas (MOP) incluso pagó más de un cuarto de millón de dólares a la empresa Cinco Sentidos Publicidad para que divulgara el plan de reordenamiento vial. El MOP licitó un túnel y se construía un viaducto. Suárez tampoco le dio respuesta a esta interrogante sobre la megaobra, que dos años después en la campaña presidencial de 2014, el llamado gurú del mercadeo, el brasileño Joao Santana (hoy investigado por el caso Odebrecht), se encargaría de promocionar.

“Era el rey”. Así se autoproclamó un día, y tenía todos los motivos para sentirse así. Su partido CD tenía el control de la Asamblea, luego de que se consolidara el transfuguismo masivo. Diputados que eran del PRD y de su exaliado Partido Panameñista terminaron en las filas del colectivo del presidente de la República. Sin esfuerzo aprobaban leyes, mientras calladamente había millonarios fondos de las partidas circuitales, dinero que hasta hoy no se sabe cómo fue invertido, ya que se está a la espera de auditorías de la Contraloría para saber si los 71 diputados se gastaron, al menos, $700 millones. Esta cifra la dio a conocer el exministro de Economía y Finanzas Frank De Lima.

Pero Martinelli también controlaba la Corte, y se le acusaba de usar a instituciones como la DGI como instrumento para perseguir a sus detractores. La Conferencia Episcopal Panameña, que no suele hacer referencia a asuntos políticos, se pronunció incluso para advertir que el país no estaba a salvo del regreso del autoritarismo. Se les unieron los partidos políticos de oposición y grupos de la sociedad civil, quienes manifestaron que la democracia y la institucionalidad estaban en peligro. Advirtieron también del deseo del Ejecutivo por controlar el Tribunal Electoral, único organismo al que los tentáculos de Martinelli no alcanzó. “Este es un país que no merece un gobierno del estilo de Ricardo Martinelli. Es un gobierno autoritario, y cuyo único fin, por más que lo niegue, es perpetuarse en el poder, y todo lo que está haciendo es para lograr ese objetivo. El próximo paso es tomarse el Tribunal Electoral”, dijo, el 14 de enero de 2012, Francisco Sánchez Cárdenas, entonces presidente del PRD.

Uno de los escándalos que a comienzo de 2012 aún estaba en el imaginario colectivo fue el que se originó luego de que se diera a conocer que el Estado había cedido un terreno en Paitilla al vendedor de flores César Segura. Pero detrás de la transacción estaban dos comerciantes miembros del círculo cero de Martinelli: Gabriel Btesh (prófugo) y Felipe Pipo Virzi (con impedimento de salida del país mientras se investiga por varios casos). Segura pactó vender el terreno a Btesh y Virzi en $2 millones, pero, los medios de comunicación advirtieron del caso, y luego de un largo proceso judicial, la finca fue devuelta al Estado.

También estaba vivo el denominado caso Juan Hombrón, en el que estuvo directamente implicado Demetrio Jimmy Papadimitriu, el que era considerado la mano derecha de Martinelli. Resulta que Anabelle Villamonte, directora de Titulación, de la Autoridad Nacional de Tierras, adjudicó gratuitamente 54 hectáreas con frente de playa en Juan Hombrón (Coclé) a sociedades anónimas vinculadas a la familia de Papadimitriu.

Son solo algunos de los capítulos que vivió Panamá durante el gobierno de Martinelli, el hombre de las megaobras, de la danza de los millones, de las grandes promesas. El que una vez dijo que “se podía meter la pata y no la mano”.

 

impresa.prensa.com | 28/01/17
El gigante del software ha defendido en reiteradas ocasiones que la demanda de EEUU es una solicitud de datos extraterritorial que puede estar vulnerando el derecho internacional.
www.silicon.es | 25/01/17
El Tribunal Supremo británico ha fallado a las nueve y media de la mañana de este martes que el Gobierno debe someter a un voto del Parlamento la activación del artículo 50 del Tratado de Lisboa, que iniciará la salida de la UE. En noviembre, el Alto Tribunal dio la razón a dos activistas, una gestora de fondos y un peluquero, que pidieron que la decisión fuese visada previamente por el voto de los diputados. El Ejecutivo recurrió aquella decisión ante el Supremo, pero ha sido derrotado. Sin embargo, el Gobierno ha salvado la seria amenaza para su Brexit duro que suponía la demanda de Escocia de que la salida tuviese que ser visada obligatoriamente por el Parlamento escocés. El Supremo ha fallado que el Gobierno puede activar el Artículo 50 sin necesidad de recibir luz verde de las cámaras de Gales, Irlanda del Norte y Escocia. El tribunal argumenta que el asunto en debate, la retirada del Reino Unido de la UE, no afecta a las competencias que tienen transferidas esos tres territorios y recuerda que solo al Gobierno y al Parlamento les competen las relaciones internacionales y con la UE. El Ejecutivo ha encajado el fallo con tono más bien altivo. El Número 10 ha emitido de inmediato un comunicado: «El pueblo británico votó dejar la UE y el Gobierno desarrollará esa decisión, activando según lo previsto el Artículo 50 a finales de marzo. La sentencia de hoy no cambia eso». El Gobierno da además por descontado que el Parlamento no se opondrá al inicio de la desconexión: «Es importante recordar que el Parlamento apoyó el referéndum por un margen de seis a uno y además ha expresado ya su apoyo al calendario [de salida] presentado». Los once jueces del Supremo tomaron la decisión por ocho votos a favor y tres en contra. Durante los dos últimos meses recibieron una gran presión de la prensa conservadora eurófoba, que los tachó de antipatriotas y los ridiculizó en sus portadas. T odo el debate jurídico lo iniciaron activistas que abogaban por que se respetasen los procedimientos de la democracia británica. Aunque la sentencia supone un desdoro político para May, no tendrá grandes efectos prácticos y se cree que no demorará su plan para activar el Artículo 50 antes de finales de marzo. El argumento jurídico del tribunal se basa en que la salida de la UE supone «un cambio tan fundamental que según la constitución del Reino Unido requiere modificaciones que han de pasar por la legislación parlamentaria». El Gobierno argumentaba que la ley de unión a Europa de 1972 no impedía al Ejecutivo tomar la decisión de retirarse de los tratados europeos. Pero el Supremo replica que hay «una diferencia vital» entre retirarse de algunos acuerdos y dejar por completo la UE. El fiscal general del Estado, Jeremy Wrigth, reconoce que «el Gobierno está decepcionado, pero cumplirá», como no podía ser de otra manera. Gina Miller fue el rostro de la reclamación judicial. Se trata de una empresaria de 51 años, nacida en La Guyana, una atractiva mulata que hasta fue modelo brevemente de joven y hoy posee un fondo de inversiones y un alto nivel de vida. «No es una victoria para mí. Es una victoria para la democracia», ha declarado a las puertas de juzgado, en medio de una gran expectación. «Ha sido un proceso arduo», reconoció Miller, que lamentó «el nivel de abuso personal». La activista sufrió un duro acoso en las redes sociales y por pare de la prensa más brexiter, que la venían a presentar como una rica extranjera que trataba de violentar la voluntad del pueblo británico. «Este caso iba de procedimiento legal, no de política», argumenta ella, «porque solo el Parlamento tiene la potestad de garantizar derechos al pueblo británico y solo el Parlamento puede retirárselos». Los jueces le han dado la razón a su argumentación, indiscutible en una democracia parlamentaria. El Partido Laborista ha anunciado ya que no bloqueará la activación del Artículo 50. Jeremy Corbyn, su líder, valoró así la sentencia: «Hoy el Gobierno ha sido forzado por el Tribunal Supremo a aceptar la soberanía del Parlamento. Los laboristas respetamos el resultado del referéndum y la voluntad del pueblo británico y no frustraremos el proceso de invocación del Artículo 50». Sin embargo, anuncia enmiendas en el trámite parlamentario para «evitar que los conservadores usen el Brexit para convertir a Gran Bretaña en un paraíso fiscal en la costa de Europa». También exige un control por el Parlamento del desarrollo de las negociaciones y un voto final del Parlamento para dar su aprobación al acuerdo definitivo con la UE. Por su parte el Partido Liberal Demócrata, el más europeísta, ha anunciado que votará contra la activación del Artículo 50, salvo que el Gobierno acepte convocar un nuevo referéndum sobre el acuerdo final que se alcance con Bruselas. Pero los liberales son hoy residuales, tras desplomarse en las urnas después de gobernar en coalición con David Cameron. La decisión del Alto Tribunal de hace dos meses se consideró entonces un serio revés para la primera ministra, pero hoy el debate resulta casi más protocolario que otra cosa, al no obstaculizar los laboristas la activación del Artículo 50. De todas formas, se esperan votos rebeldes en la bancada de Corbyn, que se desmarcarán de su directriz de tolerar el Brexit. Diputados que representan a circunscripciones donde ganó muy claramente el Remain votarán en contra de activar el Artículo 50, para no perder simpatías en sus feudos. Pero serán una minoría que no frenará la marcha del proceso de salida. Lo que se cree que hará ahora May es presentar de inmediato al Parlamento una ley muy sencilla y clara para activar el artículo 50, que le permita superar los trámites legales rápidamente, a fin de cumplir su promesa de iniciar el proceso de desconexión antes de finales de marzo. En diciembre, la Cámara de los Comunes ya aprobó una proposición no vinculante que dio por bueno el calendario del Gobierno.
www.abc.es | 24/01/17
El máximo órgano judicial desesetima que tenga que someterse también a votación en Escocia, Gales e Irlanda del Norte
www.elperiodico.com | 24/01/17
La ola de frío que ha atravesado España esta semana y que junto con otra serie de factores es la responsable de que el precio de la electricidad esté pulverizando sus propios récords día tras día ha devuelto a la actualidad un viejo debate: el precio de la energía eléctrica en España. Y a la hora de hacer comparaciones entre países no hay nada mejor que la oficina de estadísticas europea, Eurostat, que pone en negro sobre blanco que España tiene la tercera electridad más cara de Europa para los hogares antes de impuestos. En el primer semestre del año pasado, último periodo completo para el que hay datos disponibles, el precio del kilowatio hora de electricidad para los hogares tenía un precio de 0,172 euros, solo superado por los 0,186 euros de Reino Unido y los 0,188 de Irlanda. Destacan en el lado opuesto los 0,080 euros que pagan en Bulgaria antes de impuestos las familias por el kilowatio/hora de electricidad, seguidos de los 0,092 de Bulgaria y los 0,094 de Dinamarca. El precio de la electricidad en Europa no es un asunto menor, tanto para familias como para industrias, ya que no hay que perder de vista que es uno de los elementos de competitividad de un país en el terreno internacional. A diferencia de lo que ocurre con los precios de los combustibles fósiles, como el petróleo, cuyo precio se negocia en los mercados internacionales, en el caso de la energía eléctrica se trata de una cuestión de cada país con lo que el abanico es muy amplio, tal y como se aprecia en el gráfico adjunto. Desde la Comisión Europea se trabaja desde hace años, en concreto desde 1990, para aumentar la liberalización de este sector, lo que supone derribar barreras de entrada a eléctricas de otros países, y el consiguiente aumento de la competencia para que los consumidores podamos elegir libremente compañía suministradora así como el origen de la electricidad que contratamos (petróleo, carbón, gas natural o renovables), y siempre con la máxima transparencia. En cuanto a la evolución de los precios en las últimas horas, el precio mayorista de la electricidad de ayer se situó en una media de 79,01 euros por megavatio hora (MWh), lo que supone un 8% menos que los 88 euros fijados para el viernes, pero el nivel más elevado para un día de fin de semana desde diciembre de 2013, según datos del operador del mercado ibérico, Omie. La demanda prevista era ayer de 535 gigavatios hora (GWh), un 15% inferior los 633 GWh pronosticados para el viernes. El mayor volumen en lo que va de semana de energía negociada en las subastas con las que se fija el precio para el día siguiente se dio el miércoles y ascendió a 650 GWh. Fuentes del sector han indicado que pese a la menor demanda, se mantienen algunos de los factores que están tensando la oferta en los últimos días, entre ellos el bajo nivel de recurso hidráulico y el elevado precio del carbón y del gas, así como la mayor exportación a Francia por la indisponibilidad de algunas de sus centrales nucleares, informa Ep. Para encontrar un día de fin de semana con un precio tan elevado como el de mañana, es necesario remontarse al sábado 21 de diciembre de 2013, cuando se alcanzaron los 80,82 euros por MWh. Tras la escalada de precios durante aquel mes, el Gobierno decidió suspender el anterior sistema de subasta eléctrica (Cesur) y sustituirlo por el actual, en el que el precio regulado deja de consistir en una referencia trimestral y queda vinculado al precio de cada hora en el mercado. Los precios horarios se aplican a los consumidores domésticos que dispongan de contadores inteligentes y tarificación por horas, entre los que figuran los usuarios que tienen contratado el Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC) y disponen de estos aparatos. El precio mayorista de la electricidad, conocido como «pool», tiene un peso cercano al 35% sobre el recibo final, mientras que alrededor del 40% corresponde a los peajes y cerca del 25% restante, al IVA y al Impuesto de Electricidad. El Gobierno ha congelado para 2017 los peajes y cargos eléctricos con los que los consumidores sufragan los costes regulados. ALGUNOS CONSEJOS PARA REBAJAR EL RECIBO Discriminación horaria en contador Hay que pedir a la compañía eléctrica que nos haga un cambio en el contador para que pueda medir el consumo de la electricidad por horas. De ese modo nos podremos acoger a la discriminación horaria por la que ahora en invierno es más barata entre las 22h y las 12h. Solicitar tarifa PCPV Además hay que solicitar que nos cambien la tarifa de elecricidad que se nos aplica para acogernos a la del Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC), que sale más a cuenta en general para los consumidores que la otra, conocida como «pool». Rebajar potencia Para acabar de rebajar el recibo de electricidad hay que rebajar la potencia que tenemos contratada ya que, si no se nos va nunca la luz en casa es porque la tenemos demasiado alta. Hacer los tres cambios a la vez interesa ya que la compañía nos cobrará sólo una vez los 10 euros que cuesta hacer cada gestión.
www.abc.es | 22/01/17
La compañía estadounidense Facebook anunció este jueves que construirá su tercer centro de datos en Europa en la localidad danesa de Odense (centro del país). El proyecto, que se espera esté operativo en 2020, incluye dos grandes naves que estarán situadas en una zona industrial de 55.000 metros cuadrados, reveló en la presentación en Odense el director de centros de datos de Facebook, Niall McEntegart, sin concretar el presupuesto, de «varios cientos de millones de dólares». McEntegart aseguró que será una de las instalaciones de ese tipo más eficientes del mundo desde el punto de vista energético, gracias entre otros factores a que el clima nórdico ayudará a mantener fríos los servidores. El de Odense es el tercer centro de datos presentado en Europa de la compañía, después de los de Luleå (Suecia) y de Clonee (Irlanda). El Gobierno danés destacó en un comunicado que el anuncio de Facebook sigue al del gigante tecnológico Apple, que hace dos años presentó un proyecto similar para Viborg (oeste de Dinamarca), y se mostró confiado en que reforzará su posición como país atractivo para acoger centros de datos globales.
www.abc.es | 19/01/17
Los comicios se celebrarán el 2 de marzo tras la crisis política desatada tras la dimisión del vicepresidente principal, el nacionalista Martin McGuinness
Los comicios se celebrarán el 2 de marzo tras la crisis política desatada tras la dimisión del vicepresidente principal, el nacionalista Martin McGuinness
www.elperiodico.com | 16/01/17
Los comicios se celebrarán el 2 de marzo tras la crisis política desatada tras la dimisión del vicepresidente principal, el nacionalista Martin McGuinness
www.elperiodico.com | 16/01/17
El ministro para Irlanda del Norte del Gobierno británico, James Brokenshire, ha anunciado la convocatoria de elecciones anticipadas a la Asamblea para el próximo 2 de marzo tras la dimisión del viceministro principal de Irlanda del Norte y dirigente del Sinn Fein, Martin McGuinness, en protesta por la "arrogancia" de la ministra principal, la unionista Arlene Foster.
www.europapress.es | 16/01/17
Stonehenge, en el sur de Inglaterra, patrimonio de la humanidad de la Unesco desde 1986, es probablemente el monumento megalítico más famoso del mundo. También un filón turístico. Cada año recorren sus impresionantes columnas 1,3 millones de visitantes, previo pago de una entrada de 15 libras. La verdad es que la experiencia no resulta tan mística como se presupone, pues dos factores merman el encanto. El primero es que cada hora pasan por allí 600 turistas. El segundo es que a pesar del amplísimo entorno verde y sin construcciones, si se mira hacia abajo se ve algo muy poco megalítico: el tráfico constante de una carretera por la que transitan 24.000 vehículos al día. Tras treinta años de debate desde que se propuso por vez primera, el Gobierno ha dado por fin luz verde para soterrar el tráfico de la carretera A303 a su paso frente a Stonehenge. Se construirá un túnel de doble carril, que acabará con las congestiones que actualmente se registran. La arteria es clave en la conexión de Londres con el turístico suroeste de Inglaterra. La obra forma parte de una inversión de 2.293 millones de euros en la A303. Pero va para largo. Los trabajos comenzarán en 2020 y acabarán en 2029. El caso de Stonehenge resume bien las luces y sombras de Inglaterra. La luz es el fabuloso marketing con que venden todo lo suyo. El monumento es objeto de una promoción constante, con todo tipo de noticias más o menos científicas que mantienen viva la llama. Por ejemplo, el año pasado un investigador aseguró que las columnas sostenían una tarima de madera y que el objeto del círculo era el culto a los cielos. También se completó hace dos años el escaneado del subsuelo en varios kilómetros alrededor, lo que reveló la existencia a tres kilómetros de un enorme anillo, formado por 90 monolitos de piedra. A veces las noticias rozan la parapsicología. Hace dos semanas, la BBC dio cuenta de que golpeando las columnas se escuchan sonidos que en su momento pudieron tener un significado en clave. La sombra de Inglaterra son sus malas infraestructuras, con unas carreteras que no aguantan comparación con la red de autovías española. En la calzada que lleva de Londres al suroeste, el 33% del recorrido es de carril único. El túnel no ha suscitado unanimidad. La llamada Stonehenge Alliance, una asociación de amigos del monumento, exige que sea más largo, de 4,3 kilómetros. Creen que con solo 2,9 se convertirá en "una bomba de relojería para Stonehenge". También lamentan que las obras destruyan los numerosos túmulos funerarios que han ido apareciendo. English Heritage y National Trust, los organismos que velan por el patrimonio, concuerdan en que lo mejor es un túnel "lo más largo posible". Más realistas, reconocen "las limitaciones presupuestarias". A ciencia cierta, poco se sabe del origen del monumento. En el siglo XII la leyenda aseguraba que el mago Merlín había traído las piedras de Irlanda. A finales del XIX, la zona llegó a ser elegida para hacer ejercicios militares, lo que hoy parece un disparate. Pero en 1901, muy conscientes ya de su inmensa valía, se acometió la primera restauración. La que hoy se disfruta data de 1964.
www.abc.es | 16/01/17
Era una posibilidad con la que en los corrillos de Londres se venía especulando desde el 23 de junio, cuando el Leave ganó el referéndum. ¿Qué puede hacer el Reino Unido si al final pierde el acceso al mercado único europeo de 500 millones de ciudadanos? ¿Cómo puede seguir siendo competitivo económicamente? Pues convirtiéndose en una suerte de paraíso fiscal gigante, jugando a los impuestos bajos para atraer a las grandes multinacionales. Es decir, copiar la estrategia que ha venido siguiendo Irlanda con gran éxito, pero de un modo todavía más agresivo, toda vez que los británicos estarían fuera de Europa y serían libres de rebajar su fiscalidad sin cortapisas comunitarias. La gran novedad de este domingo es que el ministro de Economía, el moderado Philip Hammond, opuesto al sector brexiter del Gobierno, reconoció por vez primera que la vía del paraíso fiscal puede ser la salida para la Gran Bretaña post Brexit. El líder laborista Jeremey Corbyn, más bien euroescéptico, advirtió de los riesgos: «Es la receta para generar una guerra comercial con Europa. No es muy sensato. Es una estrategia extraordinariamente arriesgada». «El país no se rendirá, haremos lo que tengamos que hacer para seguir siendo competitivos»Philip Hammond Lo cierto es que Theresa May ya había insinuado que los impuestos bajos para las empresas serán una de las bazas del Reino Unido post Brexit. A finales del año pasado, en un discurso ante empresarios, prometió que el país tendrá el impuesto de sociedades «más bajo del G20». Ahora mismo está en el 20% (25% en España), pero se ha anunciado que en 2020 será del 17%, y hasta se especula con que podía quedar en el 15%. El Reino Unido, en su día una potencia fabril donde nació la revolución industrial, es hoy un país de servicios. Su primera industria es la City de Londres, especializada en seguros y finanzas, con 450.000 empleos directos. A pesar de que con su chovinismo habitual los británicos se ufanan de sus plantas de automoción, lo cierto es que fabrican la mitad de coches que España. Dejar el mercado único y la unión aduanera, como parece que pretende May, sería un mazazo para la City, que trataría de resarcirse ofreciendo ventajas fiscales agresivas. Votó por el Remain Hammond insinuó la vía del paraíso fiscal en una entrevista con el diario alemán «Welt am Sonntag». Cuando le preguntaron por esa posibilidad, respondió: «A muchos de nosotros que votamos por la permanencia nos gustaría que el Reino Unido mantuviese un reconocible estilo de economía europeo, con impuestos tipo europeo y regulación a la europea. Personalmente espero que podamos mantenernos en la corriente del pensamiento económico y político europeo. Pero si nos fuerzan a ser algo diferente, entonces lo seremos». El ministro advirtió que si se les cierra el mercado único, «el país no se rendirá, haremos lo que tengamos que hacer para seguir siendo competitivos». Lo que se ha interpretado como una alusión al paraíso fiscal.
www.abc.es | 15/01/17
La agencia de calificación Moody's aprecia un aumento de los riesgos políticos en la zona del euro en 2017, que podrían desafiar la continuidad del área, pero mantiene estables sus perspectivas de solvencia soberana. Así se refleja en su informe anual sobre la perspectiva para los países de la zona del euro, que no constituye una acción de calificación sino una actualización a los mercados. La vicepresidenta de Moody's Investors Service, Sarah Carlson, considera que la perspectiva estable para la calificación de la región refleja un crecimiento estable aunque tenue, una política fiscal neutral y una caída modesta de la deuda en 2017. "Sin embargo, el nivel de endeudamiento público históricamente alto limitará la capacidad de estimular el crecimiento o absorber impactos futuros y frenará las calificaciones de la región en el futuro predecible", señaló Carlson. El aumento de la incertidumbre política en muchos países europeos todavía no ha afectado adversamente a la calificación de crédito de la región pero podría generar cambios políticos que desafíen la gobernabilidad e, incluso, la continuidad de la zona del euro. Los riesgos de salida de algunos países siguen siendo, según Carlson, un riesgo en la sombra y han aumentado recientemente. Moody's ha bajado la calificación de crédito de algunos países de la zona del euro. Italia, la única con perspectivas negativas Casi el 80% de los países de la zona del euro, 15 de 19, tienen perspectivas estables en sus calificaciones, tres de ellos -Irlanda, Eslovenia y Chipre- tienen perspectivas positivas y sólo Italia tiene perspectivas negativas. Carlson destaca que en muchos países de la zona del euro han surgido partidos a la derecha y a la izquierda del espectro político que desafían el consenso político establecido. Moody's prevé que pocos de estos partidos contrarios al consenso vayan a formar gobiernos pero la mayor parte de ellos tiene el potencial de influir el debate político, al hacer políticamente más costoso para las formaciones de centro abogar por las reformas económicas y fiscales impopulares. Las elecciones en 2017 en Francia, Alemania, Holanda y, quizá, en Italia revelarán en qué medida se apoya a estos partidos emergentes, entre los que se encuentra el Frente Nacional, Alternativa para Alemania (AfD), el Partido de la Libertad y la Liga Norte.
www.abc.es | 12/01/17
El euro cumple tres lustros en circulación. Su corta existencia ha sido un camino de altibajos, de luces y sombras y en los últimos años hasta de supervivencia. La gran crisis ha hecho que lo que nació como símbolo y pilar del proyecto comunitario de integración económica, monetaria y política pase a dividir a los socios entre acreedores y deudores, y a los ciudadanos a discutir si su adopción ha tenido más beneficios o más perjuicios. En marzo de 2011, en un Portugal al borde del rescate, una taxista lisboeta se quejaba en conversación con este periodista de la fuerte subida de precios que productos básicos como la leche han sufrido desde la entrada en circulación de la moneda única el 1 de enero de 2002. El encarecimiento de la cesta de la compra y de los servicios es una de las críticas recurrentes de los consumidores. El litro de leche se vendía en España a principios de ese año a 0,5 euros, y hoy a 0,7 euros de media; la barra de pan ha pasado de costar 27 céntimos a rondar los 60; un café ha subido de los 0,7 euros a 1,2 de media; una entrada de cine costaba entonces 3,6 euros, y ahora unos 7 euros; un menú del día ha subido de 6 a 11 euros de media, y un billete de metro de 10 viajes en Madrid ha pasado de 5 a 12,2 euros. Esa subida generalizada de los precios se produjo en un primer momento por el llamado efecto redondeo al convertirlos de la peseta al euro, momento que fue aprovechado por muchas empresas para subir sus tarifas, en parte para cubrir los costes derivados de la conversión: nuevo etiquetaje, cambio en la contabilidad, adaptación de las cajas y las máquinas expendedoras, etc... Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el IPC ha subido entre enero 2002 y noviembre de 2016 un 36%. Estabilidad de precios Ahora bien, uno de los efectos positivos de la entrada en vigor de la moneda única ha sido el control de la inflación. En las décadas anteriores el IPC de muchos de los países que hoy integran la Eurozona alcanzó niveles muy elevados. En España, hasta mediados de los años 80, se movía entre el 10% y el 20%, y en 1977 superó el 28%. Desde la adopción del euro la inflación se ha movido siempre, con sus picos, alrededor del 2%, entre el máximo del 5,3% registrado en 2008 y el mínimo del -1,4% al que se hundió en 2009. El gran impacto que la puesta en circulación del euro tuvo en la economía fue un inmediato abaratamiento de los tipos de interés, que el BCE redujo para impulsar la actividad en países que, como Alemania, a principios del 2000 no crecían lo suficiente. Esa reducción del precio del dinero abarató el crédito y por tanto se impulsó el consumo privado, la inversión y, en último término, la economía, dando paso a varios años de «boom» económico. Sin embargo, fue ese escenario de dinero barato y fácil el que ayudó en España a inflar la burbuja inmobiliaria y provocar una falsa sensación de riqueza. La construcción y la promoción alcanzaron cifras de actividad récord, el sector acaparó casi el 18% del empleo del país, la banca se volcó en la financiación del ladrillo y las familias y las empresas se endeudaron en exceso. El pinchazo de esa burbuja potenció en España la recesión. De esta forma, lo que había generado un enorme entusiasmo y hasta euforia económica terminó en una gran decepción. Convergencia económica La entrada primero en la Unión Europea y la adopción de la moneda única después han permitido a España asemejarse a las grandes potencias del Viejo Continente. De hecho, una de las razones estratégicas para la creación del euro era favorecer una convergencia económica de los diferentes países de la zona. Es decir, que los más retrasados se igualasen a los más ricos. Cuando España ingresó en la UE en 1986 la renta por habitante del país no alcanzaba el 72% de la media comunitaria. A partir de 1996, cuando Europa comienza a dar los primeros pasos hacia el euro, supera ya el 80%, y en 2002, cuando la moneda sale a la calle, es del 95,3%, según datos de Eurostat. Es en 2005 cuando España alcanza la plena convergencia y en los ejercicio posteriores llega a superar a países como Italia. La crisis frenó en seco ese progreso: el PIB per cápita español ha retrocedido al 95,8%. El euro eliminó el riesgo de tipo de cambio entre los distintos países, lo que redujo el coste de las empresas al hacer negocios fuera de sus fronteras, favoreciendo así el comercio y la inversión extranjera. Ahora bien, buena parte de ese mayor flujo inversor financió las citadas burbujas de consumo y la inmobilaria y encubrió debilidades estructurales tanto nacionales como de la propia Unión y una ausencia de convergencia real entre las economías nacionales y sus políticas fiscales y laborales. La gran recesión ha terminado por poner en evidencia esas diferencias –y sobre todos sus consecuencias– entre unos socios y otros. Los rescates de Grecia, Irlanda, Portugal y Chipre han llevado a ciudadanos y gobernantes a hablar de un norte –Alemania, Austria, Finlandia– acreedor que en teoría paga el supuesto derroche del sur –España, Italia, Portugal, Grecia, Irlanda– deudor. Esos países del norte, por ejemplo, son reacios a mutualizar esos riesgos mediante los llamados eurobonos, y han llegado a plantear la creación de dos euros: uno para ricos y otro para pobres. Mientras, populistas del sur plantean incluso la salida del euro como solución a la crisis, esgrimiendo que la moneda beneficia solo a los vecinos ricos y que la imposibilidad de devaluarla según los intereses particulares de cada socio obliga a la austeridad. La propia cotización del euro es una singladura de altibajos. Su mínimo histórico (0,825 dólares) con respecto a la divisa estadounidense lo marcó en 2000, antes de entrar en circulación; su máximo se registró en 2008, cuando rozó los 1,6 dólares. La moneda única ha pasado nueve de sus quince años de historia en crisis, pero también es cierto que el proyecto europeo ha supuesto un proceso de integración regional y convergencia económica sin precedentes a nivel global.
www.abc.es | 8/01/17
Dolors Montserrat habla rápido, con la intensidad de alguien que siente que le faltará tiempo para sacar adelante su proyecto. Ajena al mundo sanitario, esta abogada de 43 años que rebosa cercanía, representaba el rostro más joven y centrista del Partido Popular. Ahora es también la cuota catalana del último Ejecutivo de Rajoy, un cupo que asumió desde el primer día —«Quiero ser el acento catalán de este gobierno», dijo en su toma de posesión–. Al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad llega dispuesta a insuflarle nueva vida, tras unos años convulsos con la ministra Ana Mato y dos sucesores de paso, Alfonso Alonso y Fátima Báñez. —Acaba de presentar en el Congreso un ambicioso plan de gobierno ¿Cómo hará para que no quede en un programa de buenas intenciones? —Creo que hace falta mucha organización en Sanidad. Necesitamos, por ejemplo, una puerta única compartida por los servicios sanitarios y sociales. Estamos enviando a personas a los hospitales cuando puede que lo que necesiten es un centro sociosanitario o una residencia. Con los mismos recursos podremos llegar más lejos. —Ha anunciado un plan para reducir las listas de espera. ¿Cómo piensa atajarlas? ¿Con más médicos, más quirófanos a pleno rendimiento...? —La base del plan de listas de espera será el portal de transparencia del sistema nacional de salud. Nos dará un diagnóstico de la situación. Queremos que las comunidades autónomas vuelquen toda su información: las consultas, las pruebas que hacen, los profesionales sanitarios que tienen... Necesitamos tener un mapa del sistema de salud y copiar lo que ya se está haciendo en algunas comunidades y sabemos que funciona. Conocer es mejorar, que nadie tenga miedo. —¿Sospecha que las comunidades están maquillando sus listas de espera? —No, no lo creo. Simplemente quiero que seamos más transparentes para mejorar. El Ministerio de Sanidad quiere cohesionar, no centralizar. «La financiación autonómica debería tener un apartado especial para sanidad» —El Gobierno reparte un dinero que las comunidades gastan como desean. ¿Es partidaria de que la sanidad tenga un presupuesto finalista? —No, sería demasiado rígido. Sí creo que la financiación autonómica debería contar con un apartado especial destinado a la sanidad para garantizar que se cumple, al menos, con lo acordado en el consejo interterritorial de salud. —El Congreso está a favor de corregir la reforma que dejó a los «sin papeles» sin tarjeta sanitaria y puso copago farmacéutico a los pensionistas. ¿La derogará? —No, no voy a derogarla. Ahora el sistema sanitario es más universal. Antes los parados que perdían el desempleo no tenían derecho universal al sistema sanitario y esto es la pura realidad. Antes la sanidad era más injusta y no se quejaba nadie y ocurría con el PSOE gobernando. Yo me pregunto dónde estaban entonces las izquierdas. Si los grupos parlamentarios quieren derogar el real decreto que sean ellos los que digan a los parados que se van a quedar sin sanidad, no voy a ser yo. «Si los grupos parlamentarios quieren derogar la reforma sanitaria que le digan a los desempleados que se quedarán sin sanidad» —Y el copago farmacéutico de los pensionistas, ¿se eliminará? —No, pero se revisará. Ahora se paga en función de la renta y reconocemos que no es justo que paguen lo mismo los que tienen una renta de 18.000 que los de 100.000 euros. Se establecerán tres tramos: uno para los que ganan de 0 a 18.000 euros, otro de 30.000 a 60.000 y de 60.000 a 100.000 euros. El copago farmacéutico siempre ha existido, aunque ahora parezca que ha sido Rajoy quien lo puso. El actual es más justo porque los desempleados que pierden la prestación por desempleo no pagan por sus medicinas y antes pagaban el 20 por ciento. —Su primera medida como ministra fue anunciar una ley del alcohol, una iniciativa en la que fracasaron sus predecesores. ¿No teme las presiones de la industria? —No, porque entienden que es una ley solo para menores. No va a ser parecida a otros proyectos anteriores. Los anteriores eran muy intervencionistas. A mí no me interesa que se regule la distancia entre un bar y un colegio o un recinto deportivo. Lo importante es que no se venda alcohol a menores. —Sí se ha pedido que se regule la publicidad del alcohol. ¿Lo hará? —No lo tengo claro aún. Debo escuchar a todos los sectores implicados. Quiero una ley con el máximo consenso posible, porque si no, no saldrá adelante y nuestros hijos seguirán bebiendo en la calle. «Nos plantearemos sanciones económicas para los padres de los menores que se nieguen a ir a cursos de sensibilización» —Sin prohibiciones y sanciones es difícil que una norma se cumpla. —Es cierto, pero tengo claro que debemos concienciar a la sociedad. Que si alguien ve a un menor beber en una plaza, llame a la policía y que el agente pueda pedirle el DNI y hacerle un control de alcoholemia. No se va a detener a nadie, aunque si da positivo se llamará a los padres o tutores para informarles que su hijo está bebiendo. Si dan un móvil falso, la Policía acompañará al chaval a su casa y la familia recibirá un aviso para acudir a un curso de sensibilización con su hijo, similar a los que hace Tráfico. Habrá algún padre irresponsable que se niegue a ir, entonces, si el chico es reincidente, quizá haya que plantearse algún tipo de sanción económica. Imagínese que lo pillan cinco veces bebiendo y no van al curso. Entonces puede que se planten sanciones, pero no quiero que sea una ley coercitiva sino de sensibilización. —¿Endurecerán las multas para los locales que vendan a menores o para los adultos que lo compren para ellos? —Esto último es más difícil, pero sí queremos que el que venda a un menor tenga una sanción grave. Revisaremos las multas actuales con Interior. —A muchos les sorprendió que una ministra de Sanidad anunciara un Erasmus nacional, incluso parece que al propio titular de Educación —Soy ministra de Sanidad pero también la ministra de los jóvenes. Creo que la movilidad juvenil favorecerá una generación de jóvenes más emancipada, emprendedora, solidaria y con una visión global de España. Ayudará a crear cohesión territorial. Si un chaval de cuarto de la ESO se va a Irlanda a estudiar y se le convalida el curso a la vuelta, no entiendo por qué no va a poder hacerse cuando se vaya a un instituto de otra comunidad autónoma. —¿No tendría más sentido hacer un esfuerzo para que nuestros hijos aprendan otro idioma en otro país? —Planteo un programa voluntario, dejémoslo a la elección de los padres. No sabe la cantidad de mensajes que he recibido aplaudiendo la iniciativa. —Quizá lo ha propuesto pensando más en los alumnos de comunidades nacionalistas —No, lo hice pensando en todos. Lo bonito de este programa es que será un intercambio, puro y duro, que no llevará una beca asociada. La idea es que los colegios se pongan de acuerdo e intercambien plazas que les queden libres, como ya hacen algunos colegios con instituciones extranjeras. A lo mejor hay un padre que quiere que su hijo recupere sus raíces y estudie en la comunidad donde nació. —Cada vez más parejas españolas acuden fuera de España en busca de un «vientre de alquiler». ¿Está en la agenda del Gobierno regularizarlo? —Cada partido político deberá hacer antes su debate interno. Cuando tengan un posicionamiento claro, como ministra de Sanidad, propondré al Comité de Bioética de España que haga un informe para tomar una decisión. —Y ahora ¿cuál es su opinión? —No la tengo formada. Lo que tengo claro es que bajo ningún concepto se debe apoyar la mercantilización del cuerpo de la mujer. —Entonces ¿vería con buenos ojos una maternidad subrogada que funcionara de forma altruista, como las donaciones de sangre o de órganos? —No lo sé. Insisto, los partidos deben hacer su debate interno, yo también. Sí pienso que deberíamos regular mejor el actual registro de gametos. «Debemos regular mejor el actual registro de donantes de óvulos y esperma» —¿Le preocupa que un donante de esperma o de óvulos pueda donar sin control en varias clínicas? —Me preocupa encontrarnos con un problema grave. Para dar seguridad a las familias debemos regular muy bien y de forma estricta para que no nos encontremos con problemas como los que ya se han visto. Creo que fue en el Reino Unido donde una pareja tuvo un hijo sin saber que eran hermanos. —¿Se siente doble cuota en este Gobierno, por catalana y mujer? —No. Bueno, puede que por ser catalana, pero no por ser mujer. El Partido Popular es un partido de grandes y muchas mujeres. —¿No es partidaria de las cuotas? —No creo en las cuotas, pero todavía son necesarias para llegar a la igualdad real. «Mi niño me dice: "Recuérdale a Rajoy que tienes un hijo en Barcelona"» En San Sadurní de Noya, su pueblo natal, Dolors Montserrat es solo «Dolo», la hija de otra Dolors Montserrat, una histórica diputada del PP en Cataluña. Allí, en esa tierra de cava paladeó el sabor de la huerta y hoy, asegura, mantiene el gusto por los alimentos naturales, sin procesar. Se define como una persona sana. Nunca ha fumado, sigue al máximo la dieta mediterránea, le encanta montar en «bici» y se relaja con bikram yoga, una variedad del yoga que consiste en practicar asanas (ejercicios) en una habitación climatizada a 40 grados. En realidad, lo practicaba porque desde que Mariano Rajoy le nombró ministra de Sanidad ha sido incapaz de encontrar un hueco en su agenda. «A partir de enero, seguro que lo encontraré». Dolors Montserrat es también madre en solitario de un niño que está a punto de cumplir seis años y aún no entiende muy bien lo que significa ser ministra. «Yo prefiero decirle que soy abogada porque esa es mi profesión; la política es un servicio público. Pero él me dice que no todos los abogados salen en la televisión. Cuando me nombraron le expliqué que mi jefe Rajoy me había dado más trabajo y él me contestó: “¿Más?, vale mamá, pero recuérdale a Rajoy que tienes un hijo en Barcelona”. Ahora cuando me ve en la tele pide que cambien el canal». Al Ministerio le dedica su vida de lunes a viernes. Cuando termina el Consejo de Ministros corre hasta el puente aéreo para llegar a tiempo a buscarle a la salida del cole. «Ese tiempo, hasta que le dejo otra vez el lunes por la mañana en el colegio es solo para él. Le doy tiempo de calidad, frente a cantidad». El peor momento de la semana es cuando toca hacer la maleta para volver a Madrid, una maleta pequeña para no facturar en el avión con ropa para cinco días que cada vez le cuesta más cerrar. En Madrid aún no le ha dado tiempo a personalizar su despacho. Tan solo un par de fotografías -con su madre y de su primer consejo de ministros- y una pequeña bandera catalana junto a la europea y española para dejar claro que ella es el acento catalán del Ejecutivo de Rajoy.
www.abc.es | 27/12/16
Europa y Estados Unidos se recuperan de la crisis a velocidades distintas. Mientras en el Viejo Continente predominan las tasas de crecimiento bajas, con excepciones puntuales como España, la primera potencia mundial acelera y encara el final de 2016 con un crecimiento trimestral que supera el 3%. Los bancos centrales de una y otra región actúan condicionados por este desarrollo dispar. Y esto está impactando en gran medida en la negociación entre el euro y el dólar. La moneda común ha caído esta semana a su nivel más bajo de los últimos trece años frente al billete verde: 1,0358 dólares. Después de mantenerse prácticamente todo el año entre los 1,14 y los 1,08 dólares, el euro ha perdido un 5% de su valor respecto a la divisa estadounidense desde noviembre. Un desplome que se agudizó con el triunfo de Trump en las elecciones presidenciales. Las medidas proteccionistas anunciadas en campaña por el candidato republicano han apuntalado el descenso de la moneda común, que ya adolecía de cierta debilidad por la incertidumbre política que ha rodeado este año varios países del Viejo Continente. La decisión de la Reserva Federal (Fed) de subir los tipos de interés un cuarto de punto ha resultado la puntilla que necesitaba la divisa comunitaria para establecerse en mínimos de la última década. Más que la decisión en sí, la moneda europea se ha visto afectada por las perspectivas para 2017. La Fed prometió tras su anuncio tres incrementos más el año que viene; el Banco Central Europeo (BCE), que ha repetido en varias ocasiones que mantendrá sus estímulos a medio plazo, alertó el día siguiente de que la subida del precio del dinero podría evidenciar las «debilidades» de la eurozona. «En los últimos años las políticas monetarias han encaminado a ambas divisas a la paridad. Lo cierto es que si realmente se acometen tres subidas de tipos en Estados Unidos el año que viene, lo normal es que el dólar sobrepase al euro», vaticina Rodrigo García, analista del bróker «online» XTB. La política también ha tenido su impacto en estos movimientos. Los mismos mercados que se desplomaron cuando se produjo el Brexit han recibido a Donald Trump con los brazos abiertos. De hecho, el Dow Jones ha registrado en las últimas semanas varios máximos históricos. Sorprendentemente, los inversores se han entregado al cambio político en EE.UU. y consideran que este servirá para ampliar el crecimiento e impulsar unos niveles de inflación sólidos en el país americano. En cambio, el horizonte europeo aparece mucho más encapotado, con sombras como las dudas sobre la banca, la negociación del Brexit o el auge del populismo que amenazan la raquítica recuperación económica. Con estas previsiones, la paridad entre el euro y el dólar parece más cercana que nunca. La caída de la moneda comunitaria hasta el nivel del billete verde ha sido un hito que ha merodeado las previsiones de analistas desde prácticamente el nacimiento del euro. La crisis de deuda soberana, los rescates financieros a Irlanda o Portugal o incluso la amenaza del «Grexit» en el verano de 2015 hicieron saltar las alarmas, pero lo cierto es que esta nunca ha caído hasta los niveles mínimos que registró hace dieciséis años. Era 2000 y, como ahora, la fortaleza de la economía estadounidense y las dudas sobre los efectos en la economía del Viejo Continente de la nueva divisa –que ya cotizaba pese a que no había entrado en circulación– provocaron el desplome del euro, que se vio sobrepasado por el billete verde y cayó hasta el que hoy es su mínimo histórico: 0,827 dólares. En la actualidad, las opciones de que el dólar valga más que el euro aumentan con el paso de las semanas. Hace un mes, cuando se produjo la victoria electoral de Donald Trump, los expertos coincidían en que la paridad se podría lograr a finales del año que viene. Ahora las previsiones sostienen que no habrá que esperar tanto. Barclays, por ejemplo, ya ha dado por hecho que las políticas del BCE y de la Fed provocarán que la moneda común caiga por debajo del dólar en los primeros meses de 2017. «Al margen de las citas políticas europeas que tendrán lugar el año que viene, esta divergencia podría generar un escenario de paridad entre el segundo y el tercer trimestre del próximo año», vaticina Daniel Pingarrón, analista de IG Mercados. ¿A quién beneficia un euro débil? Según los expertos consultados, a la propia Europa. Al menos a corto plazo. Rodrigo García explica que países exportadores como Francia o Alemania se benefician de estos cambios monetarios, que «pueden reactivar la economía europea de nuevo». Un dólar fuerte, por el contrario, empuja a la baja el precio de las materias primas y perjudica los países emergentes, que tienen una gran cantidad de deuda en esta divisa. El petróleo, pese a que se negocia también en dólares y se vende en euros, cuenta con su propio ritmo. «El crudo nunca es constante y en su precio entran tantos factores que es difícil cómo le afectarán estos cambios de divisas», explica García. Por el momento, la recuperación del precio del barril de Brent, derivado del último pacto de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) es una de las razones por las que la Reserva Federal se ha animado a subir los tipos. Condicionantes Todas estas previsiones están sujetas a que se cumplan las expectativas actuales. Pingarrón recuerda que la Reserva Federal ya aseguró cuando subió los tipos de interés a finales de 2015 que se producirían cuatro subidas a lo largo de este año y finalmente solo ha sido una y de un cuarto de punto. Factores como la debilidad de China, que dio muestras de registrar un estancamiento en su crecimiento, han condicionado en 2016 al banco central al plantear nuevas subidas de tipos. «Para ver la paridad en el cruce, tendrían que darse dos condiciones: dudas en el mercado sobre la irreversibilidad del Euro, y que los tipos en EE. UU. escalaran por encima del 1%, sin que existiesen expectativas de que el Banco Central Europeo fuese a proceder a subir los tipos a continuación», concluye el analista de IG.
www.abc.es | 26/12/16
Europa y Estados Unidos se recuperan de la crisis a velocidades distintas. Mientras en el Viejo Continente predominan las tasas de crecimiento bajas, con excepciones puntuales como España, la primera potencia mundial acelera y encara el final de 2016 con un crecimiento trimestral que supera el 3%. Los bancos centrales de una y otra región actúan condicionados por este desarrollo dispar. Y esto está impactando en gran medida en la negociación entre el euro y el dólar. La moneda común ha caído esta semana a su nivel más bajo de los últimos trece años frente al billete verde: 1,0358 dólares. Después de mantenerse prácticamente todo el año entre los 1,14 y los 1,08 dólares, el euro ha perdido un 5% de su valor respecto a la divisa estadounidense desde noviembre. Un desplome que se agudizó con el triunfo de Trump en las elecciones presidenciales. Las medidas proteccionistas anunciadas en campaña por el candidato republicano han apuntalado el descenso de la moneda común, que ya adolecía de cierta debilidad por la incertidumbre política que ha rodeado este año varios países del Viejo Continente. La decisión de la Reserva Federal (Fed) de subir los tipos de interés un cuarto de punto ha resultado la puntilla que necesitaba la divisa comunitaria para establecerse en mínimos de la última década. Más que la decisión en sí, la moneda europea se ha visto afectada por las perspectivas para 2017. La Fed prometió tras su anuncio tres incrementos más el año que viene; el Banco Central Europeo (BCE), que ha repetido en varias ocasiones que mantendrá sus estímulos a medio plazo, alertó el día siguiente de que la subida del precio del dinero podría evidenciar las «debilidades» de la eurozona. «En los últimos años las políticas monetarias han encaminado a ambas divisas a la paridad. Lo cierto es que si realmente se acometen tres subidas de tipos en Estados Unidos el año que viene, lo normal es que el dólar sobrepase al euro», vaticina Rodrigo García, analista del bróker «online» XTB. La política también ha tenido su impacto en estos movimientos. Los mismos mercados que se desplomaron cuando se produjo el Brexit han recibido a Donald Trump con los brazos abiertos. De hecho, el Dow Jones ha registrado en las últimas semanas varios máximos históricos. Sorprendentemente, los inversores se han entregado al cambio político en EE.UU. y consideran que este servirá para ampliar el crecimiento e impulsar unos niveles de inflación sólidos en el país americano. En cambio, el horizonte europeo aparece mucho más encapotado, con sombras como las dudas sobre la banca, la negociación del Brexit o el auge del populismo que amenazan la raquítica recuperación económica. Con estas previsiones, la paridad entre el euro y el dólar parece más cercana que nunca. La caída de la moneda comunitaria hasta el nivel del billete verde ha sido un hito que ha merodeado las previsiones de analistas desde prácticamente el nacimiento del euro. La crisis de deuda soberana, los rescates financieros a Irlanda o Portugal o incluso la amenaza del «Grexit» en el verano de 2015 hicieron saltar las alarmas, pero lo cierto es que esta nunca ha caído hasta los niveles mínimos que registró hace dieciséis años. Era 2000 y, como ahora, la fortaleza de la economía estadounidense y las dudas sobre los efectos en la economía del Viejo Continente de la nueva divisa –que ya cotizaba pese a que no había entrado en circulación– provocaron el desplome del euro, que se vio sobrepasado por el billete verde y cayó hasta el que hoy es su mínimo histórico: 0,827 dólares. En la actualidad, las opciones de que el dólar valga más que el euro aumentan con el paso de las semanas. Hace un mes, cuando se produjo la victoria electoral de Donald Trump, los expertos coincidían en que la paridad se podría lograr a finales del año que viene. Ahora las previsiones sostienen que no habrá que esperar tanto. Barclays, por ejemplo, ya ha dado por hecho que las políticas del BCE y de la Fed provocarán que la moneda común caiga por debajo del dólar en los primeros meses de 2017. «Al margen de las citas políticas europeas que tendrán lugar el año que viene, esta divergencia podría generar un escenario de paridad entre el segundo y el tercer trimestre del próximo año», vaticina Daniel Pingarrón, analista de IG Mercados. ¿A quién beneficia un euro débil? Según los expertos consultados, a la propia Europa. Al menos a corto plazo. Rodrigo García explica que países exportadores como Francia o Alemania se benefician de estos cambios monetarios, que «pueden reactivar la economía europea de nuevo». Un dólar fuerte, por el contrario, empuja a la baja el precio de las materias primas y perjudica los países emergentes, que tienen una gran cantidad de deuda en esta divisa. El petróleo, pese a que se negocia también en dólares y se vende en euros, cuenta con su propio ritmo. «El crudo nunca es constante y en su precio entran tantos factores que es difícil cómo le afectarán estos cambios de divisas», explica García. Por el momento, la recuperación del precio del barril de Brent, derivado del último pacto de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) es una de las razones por las que la Reserva Federal se ha animado a subir los tipos. Condicionantes Todas estas previsiones están sujetas a que se cumplan las expectativas actuales. Pingarrón recuerda que la Reserva Federal ya aseguró cuando subió los tipos de interés a finales de 2015 que se producirían cuatro subidas a lo largo de este año y finalmente solo ha sido una y de un cuarto de punto. Factores como la debilidad de China, que dio muestras de registrar un estancamiento en su crecimiento, han condicionado en 2016 al banco central al plantear nuevas subidas de tipos. «Para ver la paridad en el cruce, tendrían que darse dos condiciones: dudas en el mercado sobre la irreversibilidad del Euro, y que los tipos en EE. UU. escalaran por encima del 1%, sin que existiesen expectativas de que el Banco Central Europeo fuese a proceder a subir los tipos a continuación», concluye el analista de IG.
sevilla.abc.es | 25/12/16
w3architect.com | hosting p2pweb.net
afromix.org | afromix.info | mediaport.net | webremix.info